20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Los más viejos y defectuosos son los más caros

Monedas, billetes y estampillas postales resultan un legado cultural e invaluable desde el punto de vista histórico.

Las estampillas son muy apreciadas por los coleccionistas yucatecos. (Milenio Novedades)
Las estampillas son muy apreciadas por los coleccionistas yucatecos. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Los más viejos y defectuosos son los más carosCompartir en Twiiter Los más viejos y defectuosos son los más caros

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Poco a poco Yucatán comienza a recuperar el interés por la numismática y la filatelia; la entidad tiene en sus monedas, billetes y estampillas postales un legado cultural e invaluable desde el punto de vista histórico; los expertos en la colección de estas piezas las buscan para conocer y corroborar pasajes de la historia local y nacional que fueron “plasmados” en estos artículos.

Cada uno, desde su elaboración manual, hasta hoy que se crean con modernos equipos electrónicos, son tesoros; los conocedores encuentran “detalles” de error que hacen únicas las piezas, antes de que el emisor detecte el problema y los corrija.

En entrevista, el investigador Fernando González Ortega, secretario de las Sociedades Numismática y Filatélica Peninsulares A.C, que preside Orlando Cámara García, indicó que la numismática es una ciencia y se calcula que en Yucatán existen al menos dos mil personas que son aficionados, coleccionistas y expertos, aunque estos últimos son pocos, quizá unas 20 personas.

“El numismático es una persona que sabe sobre monedas, de dónde salió, cuántas se hicieron, con qué propósito y características históricas, porque te plantea y te da una situación política, económica social e histórica”, señaló.

Considera que luego de pasar del ámbito nacional al internacional la convención que organizan, se vislumbra un futuro de la numismática prometedor, porque de ser una ciencia que casi nadie fomentaba o adquiría, ahora se retoma el interés; hay niños que les nace el interés por ella.

La historia no tiene precio, se fija un costo para la comercialización, siempre que las partes logren un acuerdo; el monto también varía sobre el tipo de moneda, si son escasas, comunes, de oro o de plata.

Las monedas antiguas que son raras de encontrar tienen mayor valor histórico y comercial; citó como ejemplo una que tiene la figura de Felipe III, la cual fue hecha “entre 1598 y 1607 antes de que se les pusieran una referencia de años, en esa condición es difícil de encontrar, son únicas porque no hay dos monedas iguales de la época; actualmente, todas son igual, ya que se hacen con un mismo troquel, en esa época se hacían a mano, a martillazos, son únicas y encontrarlas en ese estado es muy difícil”.

Esto, dijo, le da un valor muy alto e histórico, porque es una moneda que habla de la época en la que servía para mandar a España, en gran medida, y otra parte se quedaba como intercambio monetario. Indicó que cuando alguna moneda, billete o estampilla se crea con un error, según el número que emitan, sube su valor; si hacen millones no valen. Los numismáticos han descubierto errores en los billetes, en las leyendas de letras chiquitas, a pesar de las revisiones que se le aplican antes de que se autorice su circulación. 

Convención internacional

Organizada por la Sociedad Numismática Peninsular, los días 21 y 22 de febrero pasado se realizó en Mérida la primera Convención Internacional de Numismática y Filatelia, en la cual participaron expositores y se impartieron cinco conferencias sobre el tema.

Participaron expertos y aficionados de Veracruz, Nuevo León, Tamaulipas, Colima, Distrito Federal, Quintana Roo, Campeche y Yucatán, así como de Cuba y Houston, Estados Unidos; en ese marco se rindió homenaje al experto en este tema Horacio Villamil Ginnetty y al presidente de la agrupación, Orlando Cámara García; también se presentó el libro “Fichas y monetaria de la Península de Yucatán”, del numismático René Bagundo Crespo.

Este tipo de eventos se organizan con mayor fuerza para despertar interés por esta especialidad.

La numismática y la filatelia son consideradas ciencias auxiliares de la arqueología, ya que los expertos de estos temas se especializan en conocer el origen y participación en la historia de cada pieza, su uso, social, político y económico.

Disparó la Revolución estampillas del Mayab

Durante la Revolución, Yucatán fue uno de los pocos estados autorizados para emitir estampillas; se elaboran seis piezas especiales que pocos poseen en sus colecciones particulares, y que forman parte del interés de compilación.

A principios de siglo, cuando se acabaron las estampillas porque no había llegado del centro de la República la remesa, se hicieron de emergencia tres con el apoyo de un estudio de fotografía; hay dentadas y cortadas, explicó el filatélico José Márquez González.

En entrevista, el especialista comentó que durante la época revolucionaria se hicieron timbres normales y cada vez que subía un poder al gobierno hacía una reimpresión, como sello y cada uno realizaba un resello. Otros estados también tuvieron emisiones.

El especialista indicó que la emisión de estampillas es controlada por el Gobierno Federal, ningún Estado debe emitirlas, salvo excepción como ocurrió en la Revolución, pero nunca para crear un ambiente separatista.

Explicó que la primera cancelación de una estampilla la hace el Presidente para que se puedan vender.

Por su tamaño, son miles de estampas a coleccionar, Márquez González tiene más de 50 mil piezas que valora de acuerdo con el Catálogo Scott de Estados Unidos, que entiende y puede manejar; también hay catálogo francés y alemán. México, dijo, ya no tiene catálogo especializado.

Cuando un coleccionista compra sólo adquiere una pieza, compra más si tiene amigos con los cuales intercambiar, con en su caso, tiene uno en Kazajistan que lo está ayudando a armar un álbum de ese país.

Para adquirir estampillas sólo pueden obtenerlas entre ellos, porque no hay lugares especializados en este tema. Mencionó, por ejemplo, que en Santa Lucía algunos ofertan timbres, pero son repetidos o dañados. La mejor manera de conseguirlas es un club.

Recordó que comenzó a coleccionar porque le gustaron las estampillas de unas cartas que vio. 

Consideró que México tiene muchos sitios que merecen ser promocionados en las estampillas postales. En el país, dijo, en los años 90’s se emitió una estampilla ordinaria de turismo de Sinaloa con un error, cuando cambió de nuevos pesos a pesos, por cada plana había una con error, la cual cuesta ahora 120 dólares; indicó que logró adquirirla con un socio en 650 pesos, es lo más caro que ha pagado. 

Por Mérida
  • Cuando Mérida cumplió 450 años de fundada se canceló una estampilla conmemorativa que tiene de fondo el palacio municipal.

Encapsuladas

  • El cantautor Enrique “Coky” Navarro es considerado un buen numismático, pero ya se retiró; él mandó hacer varias monedas alusivas a eventos relevantes de Mérida y Progreso.
  • En 2015 participó el Ministerio de Cultura de Cuba en la convención en Mérida, lo cual le dio carácter internacional; en 2016 se realizará el siguiente evento de talla internacional, los días 20 y 21 de febrero.
  • Los coleccionistas adquieren las monedas antes de que se pongan en circulación, encapsuladas, porque no se limpian ni se tocan.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios