21 de Septiembre de 2018

Yucatán

'Ballena murió por causa natural'

Necropsia no reveló patologías crónicas determinantes en la muerte del mamífero.

Pescadores ribereños hallaron a la ballena el domingo pasado. El cetáceo tenía problemas de parásitos y el interior estaba muy degradado. (Milenio Novedades)
Pescadores ribereños hallaron a la ballena el domingo pasado. El cetáceo tenía problemas de parásitos y el interior estaba muy degradado. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Ballena murió por causa natural'Compartir en Twiiter 'Ballena murió por causa natural'

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, YUCATÁN.- La ballena varada en Progreso tenía problemas de parásitos y el interior estaba muy degradado; sin embargo, el resultado preliminar de la necropsia no reveló lesiones internas, ni patologías crónicas que pudieran ocasionar su muerte; es decir, su deceso fue por causa natural, indicó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El estudio de la Profepa integra información aportada por Raúl Díaz Gamboa, quien dirige el Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Yucatán (Picmmy) de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), mismo que reportó en su análisis preliminar de la necropsia, que el ejemplar era un macho juvenil inmaduro de 14.5 m de largo y pesaba unas 25 toneladas, de la especie Balaenoptera physalus denominada ballena de aleta o rorcual común.

El reporte indica que se halló 'la presencia de un copépodo ectoparásito de la especie Penella balaenopterae en la región lateral posterior izquierda al inicio del pedúnculo caudal... y una malformación circular expuesta en la región ventral media del pedúnculo caudal'.

Reiteró que el examen externo no evidenció signos de interacción humana ni de depredación; en la necropsia se comprobó que el interior estaba muy degradado con algunos órganos intactos, pero sin evidencia de lesiones internas, ni patologías crónicas; las cámaras estomacales estaban vacías, aunque tenían múltiples úlceras gástricas profundas no perforadas, lo que indica un padecimiento en el sistema digestivo.

Los especialistas tomaron muestras de la capa de grasa, sangre, piel y parénquima pulmonar para realizar análisis toxicológicos y moleculares; se colectaron las barbas (estructura alimentaria bucal) para hacer estudios más detallados de la alimentación que llevó. Estos análisis tardarán un poco más de tiempo en concluirse. 

Análisis del Cinvestav

Especialistas del Cinvestav Mérida realizan el análisis toxicológico y molecular del ballenato que recaló en el puerto de Progreso, para determinar si en el agua hubo algún elemento que fue transferido al cetáceo, señaló el investigador Raúl Díaz Gamboa.

El nivel del estudio que se aplicará permitirá determinar si hubieron factores que pudieran haber afectado a este cetáceo, tenía ulcerás, sí pero no había perforación y la malformación circular expuesta no estaba en ningún órgano, sino en el músculo.

El entrevistado quien es coordinador del Programa de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Yucatán (PICMMY) de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), destacó la importancia que tienen lograr el rescate y exhibición del esqueleto de este mamífero acuático, para la investigación y la educación, hasta donde sabe en el país, sólo en Baja California tienen una estructura ósea similar en exposición.

El trabajo a nivel molecular que se realiza en el Centro de Investigación  y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) Mérida, es determinar si en el agua habían toxinas que pudieran haberse transferido al ballenato.

Como hemos informado, el domingo 28 de febrero,  en las escolleras de la Terminal Remota un grupo de pescadores encontró una ballena varada la cual remolcó hasta la orilla, donde reportaron el hecho a las autoridades municipales y éstas a su vez a las federales y estatales, quienes con el apoyo de voluntarios y maquinaria pesada, lograron llevar al cadáver del cetáceo hasta la playa, donde el lunes pasado se le hizo la autopsia y luego fue enterrado, esperando que pasen de uno a dos años, para recuperar sus huesos.

Cabe señalar que el investigador del  Cinvestav, Jorge Herrera Silveira ha señalado  que el monitoreo que realizan del calidad del agua, en este caso de la costa de Yucatán, se mantiene, no ha mejorado pero tampoco se ha agravado al grado de pensar sea el factor de muerte de las especies.

Díaz Gamboa indicó que los estudios preliminares dejan un hecho claro, ninguno de los rumores que se han corrido como supuesta causa de muerte de este ejemplar de Balaenopteraphysalustambién conocida como  “ballena de aleta” o “rorcual común”, ha sido la causa, ni explosiones, ni estuvo atado a nada, porque en el exterior no habían huellas que comprobaran esos supuestos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios