24 de Septiembre de 2018

Yucatán

Rommel Uribe, en la mira por tráfico de influencias

Regidores del PRI inician una investigación contra el exfuncionario, quien es considerado como el “poder detrás del trono”.

Uribe en
comparecencia de junio de 2010 por el concurso para otorgar planta de reciclaje. (SIPSE)
Uribe en comparecencia de junio de 2010 por el concurso para otorgar planta de reciclaje. (SIPSE)
Compartir en Facebook Rommel Uribe, en la mira por tráfico de influencias Compartir en Twiiter Rommel Uribe, en la mira por tráfico de influencias

SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.-  Considerado como el “poder detrás del trono” en las últimas administraciones municipales emanadas del Partido Acción Nacional, Rommel Uribe Capetillo está sujeto a una investigación por parte de los ediles del Partido Revolucionario Institucional por el presunto tráfico de influencias que aún mantiene el exoficial mayor en el trienio de Renán Barrera, para la “luz verde” de importantes negocios beneficiados con el erario del Ayuntamiento.

La bancada de regidores del PRI en el Ayuntamiento de Mérida abrió una investigación sobre presunto tráfico de influencias en esta administración municipal que apunta hacia el exoficial mayor Rommel Uribe Capetillo.

Los regidores consideran que el Ayuntamiento de Mérida no ejerce con transparencia los recursos públicos asignados al municipio, porque el pago de contratos y servicios importantes sólo es para las empresas que reciben el visto bueno del exfuncionario.

Ante estas situaciones que comienzan a aflorar, los regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) están documentando los casos de diversas anomalías cometidas en el municipio, para actuar en consecuencia, esto, porque incluso el “respeto” a esos acuerdos afecta no sólo el derecho de competencia en las licitaciones a otros proveedores, sino que se corre el riesgo de no cumplir con los servicios programados.

Indicaron que por años Uribe Capetillo ha sido “el poder detrás el trono”, en diversas administraciones municipales, intensificando su influencia en el gobierno municipal que encabezó César Bojórquez Zapata, cuando fue Oficial Mayor del municipio, después de este gobierno, el PAN perdió las elecciones y el PRI recuperó la administración en Mérida.

Sin embargo, los manejos que se le consintieron durante el gobierno municipal de Bojórquez Zapata, le permitieron a Rommel hacer las conexiones necesarias para garantizar su influencia en la actual administración que encabeza Renán Barrera Concha, a pesar de que algunas de las decisiones del munícipe no se han consolidado, como la puesta en operación de la Planta de Separación de Residuos Sólidos y la adjudicación de más viviendas a la empresa recolectora SANA.

Asignación de contratos a empresas, con el visto bueno del exoficial mayor

Señalado como el “organizador de los padrinos” que financiaron la campaña de Barrera Concha, lo cual se refleja –como informó en su momento MILENIO NOVEDADES– en el nombramiento de varios directores y asesores que hoy cobran de los recursos públicos, Uribe Capetillo tiene además el apoyo y la relación con el hermano del primer edil de Mérida, lo cual le permite garantizar los contratos de adjudicación de obra.

Se presume que Rommel Uribe es la principal herencia de la administración de César Bojórquez, por su presunto vínculo con el alcalde Renán Barrera en el manejo de los recursos de este Ayuntamiento directamente con el oficial mayor Mario Alberto Martínez Laviada y el hermano del alcalde Jorge Barrera Concha.

La investigación que realizan los regidores de oposición, indica hasta el momento que por trabajo de esta “tríada” se han cerrado operaciones de adjudicaciones y licitaciones públicas, las más importantes que se han dado en estos primeros 10 meses de la administración municipal panista, principalmente en infraestructura en calles y demás trabajos de obra pública.

Bola cantada

  • Es “bola cantada” quiénes serán los ganadores en las licitaciones de obra pública; mientras tanto  la planta de separación de basura, sigue sin operar.
  • La empresa no ha cumplido aún por problemas de tiempos y de inversión, ya que se requieren de 160 millones de pesos para operar nuevamente.

Vinculado

Desde la administración de César Bojórquez Zapata, Rommel Uribe Capetillo ha sido vinculado y denunciado por los acuerdos fraudulentos que han impedido que opere de nuevo la planta de separación de basura. El acuerdo es de una inversión mínima de 160 millones de pesos.

El oficial mayor en el trienio de Bojórquez Zapata ha sido denunciado como uno de los socios de la empresa que ganó la licitación. Pese a los requerimientos del Alcalde para que comience en julio, los otros inversionistas han señalado que será hasta octubre porque no han concluido siquiera con la primera etapa del proyecto.

En un principio el alcalde Renán Barrera Concha había dicho que esa planta estaría lista para operar en marzo, ya que las licencias de construcción y permisos para el desmantelamiento de la planta de separación fueron otorgadas en la pasada administración.

Ocho funcionarios ligados 

La presunta influencia de Rommel Uribe Capetillo en el manejo del municipio, que incluso ha desatado debates entre los regidores del PRI por la creación de plazas y aumentos de sueldos poco claros, está ligado a cuando menos ocho personajes claves en la actual administración municipal.

De estos funcionarios de la actual administración municipal, siete tienen cargos de directores considerados “A” y uno es subdirector, porque ese es el cargo máximo de esa área.

En esa relación está Jorge Muñoz González, quien después de fungir como asesor externo del municipio por lo cual se calcula devengaba un ingreso mínimo de 35 mil pesos, cuando fue nombrado como director de Comunicación Social, obtuvo un sueldo de 55 mil pesos.

Siete de los funcionarios ligados a Uribe tienen cargos de directores en la administración municipal

Después de varias críticas por su desempeño, se manejó que dejaría el puesto, pero sólo se hizo un enroque y fue nombrado director de la Unidad de Planeación y Gestión Estratégica, la cual se creó pese a la renuencia de los regidores del PRI que alegaron en la sesión en la cual se aprobó por mayoría este puesto, que estaban duplicando funciones, porque realiza el trabajo que  desempeñan en la Unidad Municipal de Innovación y Gestión Empresarial (Umige) y el Consejo de Planeación para el Desarrollo del Municipio de Mérida (Copladem), el sueldo de un director A es de 59 mil 384.

En su momento MILENIO NOVEDADES reveló que uno de los funcionarios claves en la administración municipal que también sería cuota de Rommel Uribe es Roger Echeverría Calero, director de Servicios Públicos Municipales, está en la categoría A, él es señalado por realizar contratos que no han pasado por la autorización del Cabildo.

El exoficial mayor también puso a Irving Berlín Villafaña, quien regresa a la administración municipal, como director de Cultura. Mario Romero Escalante, director de la Policía Municipal de Mérida, él lleva varios años en la corporación policiaca, donde siempre estuvo como subdirector en diferentes administraciones municipales.

El director del Catastro Municipal, Heyder Cetina Rodríguez; la lista incluye a Jorge Gamboa Wong, quien es el director de Administración, es decir el que solicita y autoriza permisos para la contratación de servicios.

Claudia Canto Mézquita, quien ha sido tesorera, regidora y este año no sólo logró que su puesto tuviera esa denominación, sino que además ahora tiene un sueldo de 78 mil 399 pesos, que se autorizó en un proyecto que “goleó” a los propios regidores.

Cierra la lista Elgar Pech y Canul, subdirección de Ecología y Residuos Sólidos, según el tabulador del municipio el sueldo para este puesto es de 38 mil 222 pesos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios