24 de Junio de 2018

Yucatán

Sacan "de la basura" un programa de reciclaje

Descontrol en el manejo de 800 toneladas de basura al día pone a trabajar al Ayuntamiento.

Al no haber estímulo económico, la gente no separa los desechos. (Milenio Novedades)
Al no haber estímulo económico, la gente no separa los desechos. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Sacan "de la basura" un programa de reciclajeCompartir en Twiiter Sacan "de la basura" un programa de reciclaje

Ingrid Mendoza/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Con una deficiente recolección de desechos, escasos botes de basura en las calles, fallas en la planta de tratamiento de residuos y una población con pobre cultura ecológica se enfrentará el Ayuntamiento de Mérida, que pretende revivir un programa de reciclaje para revertir el actual panorama.

Así, con la intención de recuperar la imagen de ciudad limpia, el Ayuntamiento pondrá en marcha este mes una campaña que llevará el eslogan “Sé parte y asume tu parte, separa los residuos sólidos urbanos que generes en casa”.

Y es que al día en la ciudad se generan unas 800 toneladas de basura, sin que hasta el momento los ciudadanos y autoridades asuman su responsabilidad con el medio ambiente, pues no se realiza una efectiva separación de los residuos, entre sólidos e inorgánicos.

Para muestra, el director de Ecología y Residuos Sólidos Municipales, Elgar Pech Canul, precisó que sólo el 20 por ciento de la población identifica los colores asignados a la separación de desechos.

El funcionario recordó que en administraciones anteriores se llevó a cabo un programa en el que los ciudadanos tenían la responsabilidad de sacar la basura en bolsas de un color establecido: las verdes eran para los residuos orgánicos, el naranja para inorgánicos y el blanco para sanitarios.

El programa promovía la separación de residuos no tuvo buena recepción de la ciudadanía, la cual se quejó de que los perros rompían las bolsas de desechos orgánicos y la regaban en las calles, debido a que los camiones recolectores no tenían un horario fijo, además de que debían invertir en la adquisición de bolsas de colores.

El plan de reciclaje duró aproximadamente un mes ante la poca respuesta de la ciudadanía, por lo que las autoridades decidieron que lo mejor era seguir como hasta ahora, con un color único y sin obligar al meridano a tener que separar sus residuos.

Señaló que actualmente la mayoría de la gente saca la basura en bolsas negras, sin separar los desechos, por lo que Pech Canul considera necesario retomar una campaña de limpieza.

El programa será reforzado, dijo, con pláticas sobre el medio ambiente y la separación de residuos para que la gente perciba los resultados de la separación, ya que no existe un reglamento que obligue a los meridanos a cumplir con el programa de reciclaje.

Falla planta de residuos

Para que Mérida consolide una cultura ambiental, diferentes ayuntamientos han aplicado programas y métodos y hasta apostaron por la creación de una planta de residuos sólidos para hacer más eficiente el manejo y uso de la basura.

No obstante, durante la administración municipal pasada dicha planta resultó ineficiente y con muchas deficiencias en su operación; por ejemplo, no contaba con un rompebolsas y, por consiguiente, los sacos que entraban a la planta no se abrían, dijo Oliver Hoffman, director de la empresa Tratamientos de Reciclados del Sureste S.A. de C.V.

Por si fuera poco, dijo, las bandas de separación eran cortas y no daba tiempo para realizar una eficiente separación.

El proyecto de crear la planta surgió con el propósito de separar los residuos de manera correcta y reutilizar los materiales que pudieran servir, así como generar, a partir de los desechos, energía. Con la administración de Renán Barrera Concha se anunció que se retomará la ejecución de la planta, únicamente que se reestructurará el diseño.

La empresa encargada de poner en marcha el proyecto, Tratamientos de Reciclados del Sureste S.A. de C.V, anunció que tiene un 35 por ciento de avance, y espera que en septiembre ya esté en funcionamiento.

En la actualidad, la planta cuenta con la primera fase, que es la separación y tratamiento de residuos, y dos o tres meses después de su apertura iniciará la segunda fase, que consiste en el biodigestor, lugar donde se elaborarán todos los materiales orgánicos para la generación de electricidad.

Cabe señalar que la obra tiene influencia de diseños europeos, que fueron adecuados a las condiciones de la ciudad. Se espera que el biodigestor tenga capacidad de mil toneladas al día, con la opción de adicionar 400 toneladas.

Apatía por su entorno

En pleno Centro Histórico de Mérida los contenedores de basura con leyendas de orgánico e inorgánico permanecen llenos de desechos que no corresponden a lo indicado, lo que es una muestra de que los programas de reciclaje no han tenido los resultados esperados, señalan especialistas en ecología.

La gente muchas veces no tiene conocimiento de cuáles son los tipos de residuos, incluso es un problema para los extranjeros, quienes al desconocer el idioma suelen confundir los contenedores.

El director de Ecología y Residuos Sólidos Municipales, Elgar Pech Canul, consideró que los botes de basura son prácticos, aunque reconoció que se debe analizar la ubicación en los que son colocados, ya que muchas veces los residuos de los contenedores rebasan el límite.

Señaló que una de las medidas a implementar será reforzar la recolecta, aumentando el número de veces que se recoja la basura. También precisó que resulta confuso para los extranjeros, a pesar de que en todas las partes del país se realiza este tipo de separación de basura.

El funcionario agregó que quizás sea tiempo de replantear la estrategia y emplear mecanismos de usar colores con leyendas específicas.

Humberto Sauri Duch, secretario técnico del Plan Estratégico de Yucatán, ha indicado que Mérida enfrenta un problema de desinterés por su entorno, pues la gente desconoce las leyes ambientales, la cuales tampoco se ejercen.

Como ejemplo, mencionó a Europa, donde no existen contenedores de basura en cada esquina, como se observa en la ciudad, y permanece siempre limpia.

“En Europa no hay botes de basura como aquí, y eso es porque la gente no ensucia, no tira la basura en la calle; la ciudad más limpia no es la que asea todos los días, sino la que crea menos desechos”, indicó.

“Así es en Europa, la gente tiene conciencia ambiental y sabe que no sólo está prohibido tirar basura, pues además es penalizado por las autoridades; la conciencia ecológica es una labor que llevó mucho tiempo en lograrse, no fue de la noche a la mañana”, apuntó.

Sauri Duch mencionó que todos los programas, proyectos y mensajes enfocados a la concientización ambiental no han tenido éxito porque las autoridades no han aplicado las medidas necesarias para reforzar las leyes y las acciones.

En contraparte, la vicepresidente de la Asociación Mérida Verde A.C, George Ann Huck, declaró que el Ayuntamiento de Mérida tiene un gran reto para concientizar a la gente en el tema de reciclaje, y afirmó que los empleados de los basureros son quienes mejor conocimiento tienen de la separación de la basura y a su vez aprovechan los residuos para sacar beneficio propio.

Señaló que durante el proceso de recolección de basura se observa la manera ágil y sencilla de separar el papel, las botellas de pet, latas de aluminio y todo lo que sirve para sacarle provecho.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios