16 de Noviembre de 2018

Yucatán

Arropan a víctimas de violencia intrafamiliar

Invitada al programa, la magistrada Ligia Aurora Cortés Ortega exhortó a las víctimas a denunciar y acercarse a las autoridades o a una organización de ayuda.

La magistrada Ligia Aurora Cortés Ortega, flanqueada por sus anfitriones Jorge Barrera y Esperanza Nieto. (Milenio Novedades)
La magistrada Ligia Aurora Cortés Ortega, flanqueada por sus anfitriones Jorge Barrera y Esperanza Nieto. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Arropan a víctimas de violencia intrafamiliarCompartir en Twiiter Arropan a víctimas de violencia intrafamiliar

MÉRIDA, Yuc.- La violencia intrafamiliar no respeta niveles socioeconómicos, causa patrones que los hijos repiten y es el origen de muchos problemas en nuestra sociedad, advirtió en el programa Salvemos una Vida la magistrada Ligia Aurora Cortés Ortega, quien dirige la Asociación Altruista Yermo y Parres.

Durante una hora, a través de AMOR 100.1 FM de Grupo SIPSE y bajo la conducción de Esperanza Nieto y Jorge Barrera, la presidenta de la sala penal del Tribunal Superior de Justicia de Yucatán abordó el tema de la violencia en la familia.

En la primera de dos partes, la invitada habló sobre el maltrato y la víctima, pueden ser tanto hombres como mujeres y de cualquier estrato social. El trabajo que se realiza en la asociación que encabeza, dijo, es atraer a la víctima, escucharla y luego, de acuerdo con el problema, canalizarla para que reciba el tratamiento adecuado.

Tras elogiar el programa radiofónico Salvemos una Vida, que se trasmite todos los viernes a partir de las 11 de la mañana, indicó que es importante escuchar el tiempo que sea necesario a la afectada (o), los cuales en su mayoría llegan con baja autoestima, producto de la violencia y en la que muchas veces son víctimas de sus propios padres.

Entre otros casos, mencionó el de una joven que se quejaba porque su madre estaba “manejada” por su padre, que muchas veces se negaba a contribuir en la economía del hogar, y como hija le exigía tener atención económica hacia ellos, pero la madre se la toma contra ella. Esta situación ocasionó que la adolescente, de 13 años de edad, haya tratado de salir por la “puerta falsa” cuatro veces, y por ello fue canalizada a Salvemos una Vida.

La abogada Ligia Aurora Cortés reiteró la importancia de este programa, pues fue precisamente de esta manera como esa jovencita pudo llegar hasta ella y le abrió nuevas oportunidades. La recibió diciéndole que si en su casa no había lo que buscaba, que es el amor, respeto, amistad y alegría, fuera con ellos para que trataran de aliviar ese trauma y enojo que iba adquiriendo hacia su madre, que se desquitaba con ella pegándole por lo que sucedía con su marido.

La conductora Esperanza Nieto lamentó la violencia tan fuerte que se puede dar en una familia, donde cualquiera de sus integrantes puede ser el agresor, y se da en todos los estratos sociales.

“Muchos piensan que esto ocurre entre la gente pobre, por falta de cultura, cuando no es así”, subrayó la licenciada Cortés Ortega, tras subrayar que lo valida con los casos que ve en la asociación y en los procesos que lleva como magistrada, y enfatizó que no importa género ni religión, sino salvar la vida de la persona, su dignidad, la igualdad que tiene.

También alertó acerca del bullying, al mencionar que es un reflejo de una mala formación familiar, ya que son patrones que se van repitiendo, y señaló que cuando alguien se sienta víctima de una agresión, no dude en denunciar ante el DIF o acercarse a alguna asociación de ayuda.

“A las personas que he atendido les he dicho que no se queden con ese golpe en el corazón porque son los patrones a seguir, y eso buscamos evitar. Hay que escucharlos, guiarlos, amarlos y canalizarlos a instituciones gubernamentales, que son para eso”, dijo.

Pérdida de valores en la sociedad 

En un momento del programa, Jorge Barrera mencionó que hoy día hay mucha pérdida de valores y ve positivo que se haya aprobado una ley contra aquellos que suben a la red fotos con contenido sexual de una compañera, compañero o conocido. “La importancia de esto es que ya se legisló, y por eso el que lo haga tendrá un castigo”, acotó la jurista.

Al abundar sobre el caso de la adolescente, recordó que se veía impotente al ser víctima del maltrato tanto de su padre como de su madre, y se preguntaba hacia dónde iba, que estaba fastidiada de la vida, por lo que se le dijo: “nos importas a nosotros porque Dios te ama, te dio la vida”. Y recordando palabras del Papa Francisco, mencionó que las mujeres no son para ser golpeadas o para lavar platos, tampoco son un adorno, son personas dignas a las que hay que respetar.

En ese sentido, señaló que uno debe defender su propia persona, no permitir ser víctima de acciones hirientes físicas o verbales, “denuncien el acoso sexual, las lesiones que pueden poner la vida en peligro”, insistió la invitada.

“El bullying es reflejo de una mala formación familiar, ya que son patrones que se repiten”

Agregó que la Casa de la Justicia de la Mujer, que está en la Fiscalía, precisamente está realizando un trabajo importante al protegerlas. Cuenta con refugios donde pueden estar sin que las localice el agresor y a veces van hasta con sus hijos.

Al hablar sobre el porqué la asociación que coordina lleva el nombre del sacerdote Yermo y Parres, recordó que este religioso procuraba mucho a las familias, intercedía por las sexoservidoras y defendía al desprotegido. De hecho, señaló que del ejemplo de ese sacerdote surgió su vocación como abogada para luchar contra la injusticia, y con la asociación, la cual ya tiene 30 años. En Halachó, añadió, también están promoviendo un espacio para adultos con discapacidad o enfermos.

Entre otras situaciones de violencia en la familia, citó el caso del hombre o mujer “doble cara”, es decir, aquel que ante la sociedad es una persona modelo, pero cuando está solo con su pareja la agrede.

Al respecto, refirió que recientemente se le acercó una mujer de buena posición económica, ella y su pareja con carreras profesionales. Su esposo aparenta ser un hombre bueno, pero en realidad es todo lo contrario, pues cuando no estaban sus hijos, la agredía procurando golpearla en zonas del cuerpo donde no se vieran con la ropa puesta.

Pese a ello, no decía nada, sin embargo, en una ocasión el esposo le lanzó una vitrina y ella quedó debajo, lo cual fue visto por su hijo de 14 años, quien se fue encima del papá, que inmediatamente alegó que su madre tenía la culpa, que no había hecho nada. En una visita, le aconsejó a la mujer que no permita ese tipo de agresiones y más ahora que su hijo lo había visto, pues esto podría terminar por ser un patrón de violencia.

También subrayó que toda violencia verbal o psicológica se puede denunciar, y se detecta con las variaciones en la conducta.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios