19 de Noviembre de 2018

Yucatán

La vida de Jesucristo, una lección de amor

Hay que vivir como Cristo vivió durante sus 33 años, con máximo esplendor y convertir lo ordinario en extraordinario, señala el padre Jesús Caballero Encalada.

Esperanza Nieto, Pbro. Jesús Caballero Encalada, Jorge Barrera y el seminarista Edwin Díaz Batún. (Milenio Novedades)
Esperanza Nieto, Pbro. Jesús Caballero Encalada, Jorge Barrera y el seminarista Edwin Díaz Batún. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La vida de Jesucristo, una lección de amorCompartir en Twiiter La vida de Jesucristo, una lección de amor

MÉRIDA, Yuc.- Dejar a un lado el apego a las cosas materiales y ser humilde aprendiendo a amar todo lo que nos rodea, fue el mensaje del padre Jesús Caballero Encalada en la emisión del Viernes Santo de “Salvemos una Vida”, que se transmite por La Nueva Amor 100.1 de FM.

El programa de ayer fue transmitido desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la colonia Chuburná de Hidalgo, en el norponiente de esta ciudad, y los conductores Esperanza Nieto y Jorge Barrera tuvieron como invitados al presbítero de la Rectoría de esa parroquia, el padre Jesús Caballero Encalada, así como al seminarista Edwin Díaz Batún.

El religioso, con 37 años de carrera sacerdotal, enfocó su mensaje espiritual en el significado de lo que vivió Jesús de Nazaret durante su pasión, muerte y resurrección.

En ese contexto, dijo que para entender el Viernes Santo, uno se debe remontar al Domingo de Ramos, cuando ocurrió la entrada triunfal de Jesús a la ciudad santa de Jerusalén, ya que es la puerta de entrada para todos los católicos que viven la Semana Mayor del año.

“El hombre debe retomar su estatus como rey de la creación”

El presbítero explicó que la vida debe vivirse como Cristo la vivió durante sus 33 años, con máximo esplendor y convertir lo ordinario en extraordinario, lo cual se logra haciendo obras de caridad, siguiendo el ejemplo de humildad que Jesús dio durante esos días.

Abundó que el mensaje de Cristo es el de vivir con pasión y emoción cada uno de los días, así como evitar la cultura de la inmediatez que promueve solo el amor a lo material, pues el hombre debe retomar su estatus como rey de la creación aprendiendo a amar plenamente.
“No hay que escapar del mundo, y se debe evitar echar la culpa a los demás; sabemos y nos informamos mucho, pero en el mundo de la fugacidad actual, en el que no se valora la esencia de la vida, eso hace que cada día sepamos menos”, apuntó.

El Ejemplo de Jesús

En el segundo bloque del programa, el padre Caballero Encalada retomó el ejemplo de Jesús de caminar siempre en el amor, y también narró los ejemplos de humildad que el Hijo del Hombre dio en los últimos minutos de su vida, los cuales interpretó como una lección al mundo sobre la forma óptima de aprovechar la vida.

“No debe uno deprimirse ante la muerte, el hombre es un ser digno, ya que es el único animal que sabe que va a morir, y debe recordar el respeto que debe tener en su existencia”, sentenció.

Al respecto, el conductor Jorge Barrera pidió al invitado recalcar el mensaje a los jóvenes y los matrimonios, a lo que el sacerdote respondió con una parábola en la que mencionó que las nuevas generaciones viven un presente fugaz, como una carrera vertiginosa, sin valorar la esencia de la vida, por ese motivo, dijo, es preciso que tomen en cuenta el ayer para que puedan rectificar sus errores y de esa manera vislumbrar un nuevo horizonte que apunte al futuro lleno de luz.

Luego de la segunda pausa comercial, Esperanza Nieto, quien estuvo en la conducción del programa, pidió al clérigo reflexionar sobre el tiempo cronológico de los seres humanos y la falta de atención a lo espiritual que tienen.
“En este tiempo de gracia y de salvación, cada persona debe encontrar su lugar y no solo el espacio que ocupa en el mundo, puesto que no fuimos tirados a este planeta al azar; venimos al mundo a hacer un lugar, no a ocuparlo como cualquier objeto”, indicó.
Agregó que no es lo mismo sentirse solo que saber que no estás solo; el cuerpo no es un estuche, la persona se forma su cuerpo y el espíritu, el cual le da sentido a su vida, pero solo basado en la fe y tomando en cuenta a Jesús, quien es una encarnación real.

“La vida es como un túnel al que entras, pero de la oscuridad total hay una salida, llega un nuevo amanecer, para eso fuimos creados; la fe está más allá de las matemáticas, porque viene de la voluntad, es necesario creer lo increíble, ver lo invisible y recibir lo imposible”, aseveró el padre.

En el segmento final, el seminarista Edwin Díaz Batún participó con una reflexión basada en el mensaje de Jesús acerca del papel de los jóvenes de hoy en la Iglesia, el cual consideró como muy importante porque son el futuro de la religión y de la propagación del mensaje.

De igual manera, llamó a la sensibilización sobre el significado de la Semana Santa para que no se considere solo como un periodo de vacaciones, sino también para conocer el Evangelio y la vida de Jesucristo.

La Semana Mayor

Como parte de su mensaje final, el padre Jesús Caballero Encalada dijo que el hombre debe tener temor, no así miedo, ya que éste paraliza, en tanto que el temor es la manifestación del respeto y fidelidad a algo superior.

Agregó que uno de los valores más trascendentales que posee el individuo es su palabra, la cual es una promesa que tiene consecuencias.

Recordó que los tres primeros días de la llamada Semana Mayor son dedicados a transformar lo ordinario en extraordinario; el jueves se debe practicar la humildad, lo que no significa bajar el autoestima sino reconocer a través de este valor, que todo lo que se posee se lo debe al Señor.

En cuanto al Viernes Santo, dijo que es el día de la lección de amor, que no debe confundirse con pasión ni emoción, porque cuando se rebasa ese sentimiento genuino se entra a la cultura del “úsalo y tíralo” y hace que el hombre ya no se siente persona, Dios que se hace hombre, sino que se sienta como cosa más dentro del cosmos que lo rodea y la naturaleza.

“El mensaje de Cristo es el de vivir con pasión y emoción cada uno de los días”

“El Vienes Santo es un día de contemplar y darnos cuenta que estamos de paso, de reconocer la grandeza del hombre y de Dios y de mirar al futuro con esperanza”, apuntó.

Finalmente, el religioso explicó por qué ya no se considera al sábado como de Gloria. Dijo que es un día de transición, de la esperanza a la espera de la Resurrección de Cristo, que simboliza la esperanza de la humanidad, y es hasta el domingo que se celebra la Gloria.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios