21 de Septiembre de 2018

Yucatán

De cada 10 niños, 3 padecen déficit de atención

Son más propensos al fracaso escolar, embarazos y adicciones. Secretarías de Salud y Educación se unen para detectar el TDAH.

Todos los niños en algún momento de la vida son impulsivos o incluso hiperactivos, la  diferencia es que quien padece TDAH afecta de forma significativa la vida familiar, social, escolar y/o laboral de la persona. (Milenio Novedades)
Todos los niños en algún momento de la vida son impulsivos o incluso hiperactivos, la diferencia es que quien padece TDAH afecta de forma significativa la vida familiar, social, escolar y/o laboral de la persona. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook De cada 10 niños, 3 padecen déficit de atenciónCompartir en Twiiter De cada 10 niños, 3 padecen déficit de atención

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Ante el daño que desencadena el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en el entorno escolar y familiar del niño, las secretarías de Salud del Estado (SSE) y la de Educación del Estado (SEE) inician una alianza de trabajo con miras a la detección oportuna y la aplicación de estrategias para mejorar el desarrollo de los infantes.

La jefa de vinculación institucional de la Secretaría de Salud del Estado (SSE), Leonor Albor Villanueva, indicó que tres de cada 10 niños en un salón de clases de educación básica pueden presentar déficit de atención.

La alta incidencia de dicho trastorno genera que en las escuelas particulares se tomen medidas y traten de controlar la situación para que un salón de clases no haya más de dos niños con TDAH, a fin de que sean bien atendidos.

La especialista precisó que este trastorno no es nuevo, pero antes no se detectaba, ya que se tomaba como la falta de límites o de atención de los padres.

Hoy se sabe que es una situación que va más allá, como una función donde los menores no pueden tener control, ni estar quietos el tiempo que quisieran, ni decidir a dónde atenderán y en qué momento.

De tal forma que cuando el maestro no identifica que sus alumnos tienen TDAH, el ambiente escolar puede verse “caotizado”, limitado en tiempos, porque muchas veces son niños que tienden a hacer chistes, son simpáticos, se paran, hablan e interrumpen la clase, lo cual impide incluso terminar con los programas educativos.

“En primera instancia surge como una situación de necesidad escolar cuando se observa que se ven afectados los salones de clases, tanto para ellos como para sus compañeros y maestros; luego la afectación es familiar y se forma una ‘bola de nieve’, porque se hace cada vez más grande hasta alcanzar distintos entornos sociales”, mencionó.

Cada pequeño  necesita una estrategia diferente de atención, señalan especialistas

La psicóloga comentó que después de años de trabajo en el tema y viendo cómo aumenta el requerimiento de atención de estos pequeños, se hizo hincapié que el TDAH también implica en casos de fracaso escolar, deserción, embarazos no deseados, mayor probabilidad a las adicciones e incluso la delincuencia.

“Esto nos hace tener más encendido un foco rojo y trabajar en prevención, en la manera en que estos niños sean detectados y tratados a tiempo evitaremos posibilidades de depresión, suicidio, ansiedad y adicciones, entre otras problemáticas”, puntualizó.

La especialista expuso que tienen un vínculo de trabajo interinstitucional con la SEE, dependencia con la cual tienen diversos proyectos para trabajar y hacer un seguimiento puntual del tema.

Comentó que en ocasiones los maestros quisieran que les den “recetas de cocina” para trabajar con estos pequeños, pero no la hay, cada niño necesitará una estrategia diferente.

Albor Villanueva refirió que el déficit de atención, por lo general, no viene solo y puede tener una variedad de transtornos desde conductas, problemas de aprendizaje, de ansiedad y de lenguaje, y cuando se hace esta combinación se debe personalizar la atención.

Agregó que el maestro debe tener creatividad, acercamiento y propiciar una relación favorable con los padres, la cual a veces se ve resquebrajada cuando el papá no entiende que es difícil para el maestro enseñar al pequeño y el profesor no comprende que el papá no mal educa al niño, sino que no sabe cómo actuar. 

“Pero cuando logramos este embone tanto padres, maestros, terapeutas y psicólogos, entonces el niño funciona muy bien, porque no es una enfermedad, sino un trastorno donde el menor es normal, con una creatividad importante donde la limitante puede ser su movimiento, conducta y concentración”, destacó.

Por tanto, se propone que haya una planeación del día, mayor organización y comunicación, estar de forma continua corroborando que las instrucciones que dieron para los niños las haya captado. 

Capacitación
  • En una primera acción las secretarías de Salud y Educación, a través de una conferencia y un seminario, capacitaron a unas 800 personas acerca del TDAH.

Sensibilización e inclusión, clave en educación infantil 

Por otro lado, el director de Educación Primaria de la Secretaría de Educación del Estado (SEE), Delio Peniche Novelo, señaló la necesidad de sensibilizar a los profesores y a los padres de familia para dar una mejor educación a los niños con Trastorno con Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

“Ese obvio que un niño con estas características necesita atención especializada, en esos casos los maestros deben poseer herramientas y competencias para trabajar con él, lo cual permitirá que el ambiente en el aula sea realmente cordial y pueda adquirir los conocimientos planteados”, apuntó.

Algunos de los menores presentan problemas de aprendizaje, de ansiedad y de lenguaje

Mencionó que parte de la política educativa es la integración, por lo que esos menores que en cierta forma a veces son rechazados, en el caso particular de la SEE, se cuenta con una política de inclusión que abarca el déficit de atención.

“Lo que tenemos que hacer es sumar el binomio de profesor-padre de familia y sensibilizar también a los tutores que no tienen niños con estas características para que sean tolerantes y en un clima de cordialidad todos por igual puedan adquirir los conocimientos”, indicó.

El director del Departamento de Psicología de la Universidad Anáhuac-Mayab, José Alejandro González Novelo, dijo que el TDAH es una problemática a la que se enfrentan los maestros todos los días y muchas veces los niños son incomprendidos porque en la escuela y en la casa piensan que son traviesos y desafiantes.

Son menores muy activos

El TDAH es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos.

Se da con mayor frecuencia en los niños que entre las niñas, en una proporción de cuatro a uno.

Lo padecen tanto niños como adolescentes y adultos de todas las condiciones sociales, culturales y raciales.

Sus diferentes nombres en la historia
  • Síndrome del niño hiperactivo
  • Disfunción cerebral mínima
  • Inmadurez neurológica
  • Reacción hiperkinética de la infancia
  • Niños problema
  • Período del Daño Cerebral Infantil
Subtipos de desorden

El trastorno se divide actualmente en tres subtipos, de acuerdo con las principales características asociadas al desorden:

  • La inatención: es un impedimento crónico para mantenerse concentrado el tiempo suficiente y concluir una actividad que para el sujeto resulte aburrida y repetitiva.
  • La impulsividad: es la dificultad para medir las consecuencias de nuestros actos, reflexionar antes de actuar, con el fin de no lastimar a los demás.
  • La hiperactividad: es un movimiento continuo -sin propósito-, entre otros, la manipulación de objetos, de pies y manos; necesita levantarse varias veces e incluso comer y trabajar parado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios