19 de Noviembre de 2018

Yucatán

Más de 18,900 niños pierden 'grasa'

El programa basado en la activación física, deporte, alimentación sana y la participación de los papás está dando resultado.

La activación física es importante para tener una buena salud. (Milenio Novedades)
La activación física es importante para tener una buena salud. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Más de 18,900 niños pierden 'grasa'Compartir en Twiiter Más de 18,900 niños pierden 'grasa'

Iván Duarte/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Con miras a atajar de lleno el problema del sobrepeso infantil, tras tres años de implementar un programa piloto en diversas escuelas, la Secretaría de Educación Estatal (SEE) puso en marcha la segunda etapa de un ambicioso proyecto que espera erradicar el problema en Yucatán en tan sólo cinco años.

Los primeros dos años de este programa se puso énfasis en que tanto alumnos como padres de familia tomaran conciencia sobre la importancia de una buena alimentación; en esta etapa también intervinieron las escuelas, las cuales dejaron de vender productos “chatarra”. El tercer año se puso énfasis en la activación física.

Según datos de la SEE, en el ciclo escolar 2012-2013 trabajaron con 45 mil niños de primaria, de los cuales el 60 por ciento (27 mil) presentó problemas de sobrepeso, de esta cifra, en sólo un año redujeron el problema en 70 por ciento, es decir, 18 mil 900 menores.

Esto significa que de cada tres niños detectados con sobrepeso, dos dejaron de padecerlo, gracias a la aplicación de los Centros de Ejercicio Terapéutico para la Obesidad (Ceto).

De acuerdo con información de la SEE, en el ciclo escolar pasado había unos 160 mil alumnos en educación básica con problema de sobrepeso, lo que significa que si cada año disminuye en 20 mil el número de niños con este problema, en ocho años Yucatán estará libre de la obesidad infantil.

En cuanto a la segunda fase del programa, las autoridades educativas anunciaron que se centra en la activación física, deportiva y psicológica en el menor para que realice actividades sencillas y divertidas.

La segunda fase considera más de 500 escuelas, una tercera parte de la educación básica

Según la plataforma general del programa, durante el año pasado en el pilotaje participaron 339 (Ceto), con un promedio de 260 escuelas.

El objetivo en la segunda fase es extender a 669 Cetos, que atenderán a más de 100 mil niños, no sólo primaria, sino también de preescolar y telesecundarias, así como niveles de educación indígena y especial, considerando más de 500 escuelas, lo que representa una tercera parte de la educación básica de la entidad.

El director de Educación Física de la SEE, Pedro Renán Carrillo Pech, explicó que se trata de una segunda fase en la que el Programa Integral de Apoyo a la Obesidad en Yucatán (Piaoy) entra luego de un “exitoso” pilotaje para concientizar sobre el mal de la obesidad.

“Este segundo paso tiene por objeto combatir el sedentarismo, a través de la activación física como algo necesario en los niños, y está basado en cuatro ejes: la activación física, cultura del deporte, alimentación sana y la participación de los padres de familia para evitar el problema”, detalló el académico.

Tres modelos
  • El coordinador general del Piaoy, Alberto Alcocer Gamboa, señaló que el proyecto se basa en tres modelos básicos para la erradicación de la obesidad; educativo, clínico y de investigación.
  • En el acto de lanzamiento se contó con los directores de nivel como Delio Peniche Novelo, de primaria, así como los de preescolar, educación indígena, ente otros.

Conciencia

Aunque Yucatán se mantiene entre las primeras posiciones a nivel nacional en obesidad infantil, en septiembre pasado las cinco instancias que coordinan el programa de combate a este problema señalaron que había un importante avance cultural al notar un cambio de mentalidad que –aseguran– ha frenado el problema.

Alberto Alcocer Gamboa, responsable del Programa Integral de Atención a la Obesidad Infantil en Yucatán (Piaoy) de la Secretaría de Educación Estatal (SEE), dijo que aunque no se revierten los efectos, existe un considerable avance en la conciencia social.

Ante lo “relativo” de la base de medición en el binomio peso y talla, que es la base de la Encuesta Nacional de Salud, y que omite datos complementarios como la masa corporal, se desarrollaron estrategias paralelas y locales para analizar el caso concreto de Yucatán en este problema de salud.

Neidy Chacón Ojeda y Luis Sosa Jiménez son dos nutriólogos que participan en un muestro aplicado a 122 menores y sus padres de familia, cuyo objetivo es responder a la pregunta, ¿qué otros factores incide en la obesidad?

Ven avances en combate a la obesidad infantil

La primaria “Serapio Rendón”, del municipio de Hunucmá, es muestra de los buenos resultados en el combate a la obesidad infantil, luego de participar durante tres años en el programa de pilotaje implementado por la Secretaría de Educación Estatal.

El profesor Francisco Cordero Angulo informó que cuentan con importantes avances en el combate a la obesidad, ya que al ingresar a los Centros de Ejercicios Terapéuticos (Cetos), hace casi dos años, se detectó a 96 alumnos con sobrepeso.

De esta cifra, indicó, en un año se redujo a la mitad el número de pequeños con este problema.

“De 356 alumnos en el plantel, se detectó que 96 contaban con algún problema de obesidad, ya sea de primero o segundo grado, e incluso mórbida. Para poner en marcha el programa enviamos a estos alumnos a instancias de salud para que determinaran si podían realizar las actividades físicas o requerían primero tratamiento para padecimientos secundarios, como puede ser diabetes, hipertensión, entre otros”, explicó el profesor.

Detalló que el trabajo de pilotaje permitió reducir en un año a la mitad el número de niños de los que fueron detectados con problemas de sobrepeso.

El primer gran reto, dijo, fue contar con el respaldo de los padres de familia, ya que un niño con obesidad regularmente presenta sedentarismo en casa.

“Como maestros de Educación Física implementábamos actividades en un tiempo no mayor de una hora al día, y esto se realizaba tres veces por semana: lunes, miércoles y viernes, lo que no es suficiente”, consideró Cordero Angulo.

Mencionó que las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecen que los niños deben realizar actividades deportivas o físicas en un promedio diario de cinco horas, lo que sólo se puede realizar con el respaldo de los padres de familia.

-Al principio era difícil implementar el programa, ya que se trabajaba con 35 de los 96 niños que fueron detectados con este problema; además, el programa se aplicaba al terminar las clases, ahora, tras el éxito obtenido, se aplica en clase regular, gracias al programa de extensión de horario –detalló. 

A preescolar
  • En breve, el programa será implementado en planteles de educación preescolar.
  • Los ejercicios se realizan de manera grupal, individual y en equipos de números reducidos de integrantes.

Sacan de clases a los ejercicios “de castigo”

La guía de los Centros de Ejercicios Terapéuticos para la Obesidad (Cetos) contiene actividades sencillas y entretenidas para que unos 500 maestros apliquen en sus escuelas, con el fin de erradicar el sobrepeso infantil en Yucatán, señaló el investigador y especialista en el tema Jhonatan Esteve

Proponen que las actividades sean sencillas y entretenidas, con aros, pelotas y cuerdas

En charla en las instalaciones de la Secretaría de Educación Estatal (SEE), el experto detalló que para que los ejercicios no sean aburridos ni como castigo para los menores, los maestros deben valerse de elementos sencillos, como la pelota, aros, cuerdas y bastones.

Al presentar la guía, Jhonatan Esteve, quien es uno de los especialistas que trabajan con los profesores de la Dirección de Educación Física, consideró que estas actividades son prioritarias en el combate a la obesidad infantil, y son los maestros la piedra angular para reducir el problema, así como la colaboración de los padres de familia.

"Esta guía tiene toda la información para que los profesores puedan medir los avances de la implementación del programa, ya que contiene un test para que los maestros, al empezar y al terminar, pueden conocer los alcances reales del plan", dijo el investigador.

“Es un plan de ejercicio integral (el Ceto), el cual mide y evalúa de forma sencilla y divertida en los alumnos la resistencia, flexibilidad, agilidad y fuerza”, apuntó.

También, aseguró, el Ceto cumple una importante misión, que el niño con obesidad gane confianza y mejore su autoestima, al observar que puede realizar actividades como cualquier menor de su edad.

Distribuición
  • El modelo de actividades está impreso y será distribuido a los maestros de Educación Física.
  • Aros, pelotas, cuerdas y bastones son las herramientas de juego que usarán los niños que ingresarán al programa, sobre todo los que sean detectados con problemas de obesidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios