18 de Agosto de 2018

Yucatán

Crucifixión de Jesús, un acto de amor y fe

Andrés Medina Chalé se prepara para hacer el papel del Salvador en Acanceh.

Andrés Medina representará a Cristo por tercer año consecutivo, en Acanceh. (Patricia Itzá/Milenio Novedades)
Andrés Medina representará a Cristo por tercer año consecutivo, en Acanceh. (Patricia Itzá/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Crucifixión de Jesús, un acto de amor y feCompartir en Twiiter Crucifixión de Jesús, un acto de amor y fe

Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Ver la crucifixión de Jesús como un acto de amor y fe es lo que pide Andrés Medina Chalé, quien por tercer año consecutivo encarnará ese papel en la trigésima séptima representación en Acanceh, realizado por el grupo apostólico Renacimiento.

Estudiante de mercadotecnia y negocios, desde hace un año comenzó a prepararse física y espiritualmente, intensificando esa labor en estos últimos meses, a pesar de que este proceso no es nuevo para él.

El representar este papel a sus 22 años tiene ventajas debido a que nunca ha sufrido un lesión grave después de concluir la representación, algo que, asegura, es gracias a su madre que cuida su alimentación y le da ánimos.

Para él la responsabilidad de representar al Nazareno no dura un día sino que es constante, ya que para su pueblo es un ejemplo de valentía y bondad, a pesar de que se considere como una personas más de la comunidad.

“Desde el momento que acepté el papel supe que tenía una importante responsabilidad no con la gente sino con Dios porque no soy un simple artista que se disfraza, sino que llevo una encomienda que es una bendición”, indicó.

No es fácil 

Dijo que no solo tiene que soportar los insultos y ofensas de los soldados romanos durante la representación, sino también de sus compañeros de escuela que al saber sobre su participación sufre críticas y burlas.

“En mi escuela me han dicho de todo, tanto gente que me apoya hasta las que se burlan de mí, ahí es cuando comparó la devoción y respeto que se tiene hacia Dios en mi comunidad y en la ciudad es mínima, en algunas personas impera el libertinaje”, señaló.

A pesar de todo ello ser parte de uno de los tesoros (la representación) que tiene Acanceh, la cual se ha venido conservando de generación en generación, para Andrés, sin duda lo llena de emoción y orgullo.

Pide a todos los que asistan a la representación que se llevará a cabo a partir del medio día, que no lo vean “con morbo o show, si no vivir un acto de fe y devoción de ese amor que tuvo por la humanidad Jesús al morir por todos en la cruz”, finalizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios