22 de Septiembre de 2018

Opinión

Sifanpai, el Kung Fu de los Vagabundos

En Mérida, en el barrio de San Cristóbal, se ubica una original academia de artes marciales chinas denominada Sifanpai.

Compartir en Facebook Sifanpai, el Kung Fu de los VagabundosCompartir en Twiiter Sifanpai, el Kung Fu de los Vagabundos

En Mérida, en el barrio de San Cristóbal, se ubica una original academia de artes marciales chinas denominada Sifanpai, el Kung Fu de los Vagabundos, cuyo líder, el maestro José Manuel Parra Burgos, mantiene la tradición pero en constante evolución.

En ese lugar se entrenan técnicas de los estilos base del linaje del Sifu Parra, Hungar, Choy Li Fat, Wushu moderno y Shaolin, quien nos explica que los Sifanpai surgieron durante la revolución de los bóxer en China llevada a cabo entre noviembre de 1899 y septiembre de 1901, contra la influencia foránea en el comercio y la política.

Eran monjes de Shaolin, que aunque considerados sagrados, solían ser atacados por los ladrones que sabían que la gente les daba dinero y comida. Entonces, para defenderse, desarrollaron un poderoso arte marcial que incluía todo lo que en un combate les pudiese haber faltado para su defensa.

En los años 90 el maestro Parra Burgos investigó la historia de los Sifanpai y se identificó a tal grado con ellos que decidió llamarle a su escuela: Sifanpai, el Kung Fu de los Vagabundos, porque se define como un viajero en busca de más y mejores técnicas para incluir en su currículum marcial, pero con la condición de que sean chinas. Siempre informa a sus alumnos los orígenes de cada estilo.

Una de las frases de vida de este maestro de artes marciales chinas es: “un entrenamiento real para un mundo real”, añade que por una parte le gusta la filosofía de combate que tenía Bruce Lee, pero no es su fan porque “desconoció al kung fu”, pero todo su estilo es ¡kung fu!

De carácter alegre, José Parra invita a la población en general a acercarse a las artes marciales chinas ya que hay para todos, desde niños hasta personas de la tercera edad, combate, proyecciones y Tai Chi, aunque aclara que ésta última no la tiene todavía en su repertorio pero sí está en sus proyectos.

A sus 41 años, Parra Burgos gusta del combate y eso lo trasmite en sus clases y vida, tranquilo en sociedad, pero no rehúsa un desafío y si es necesario se defiende de forma contundente; en sus palabras, más que para probar su estilo, es para examinarse asimismo.

Eso quizá le viene de familia pues su papá José Benigno Parra Bacelis fue boxeador y peleaba en la arena “Beto Barato”, su tío Manuel fue cinta negra de taekwondo. De hecho, es el único en Yucatán que en la actualidad promueve el kumite del kung fu, mejor conocido como Sanda.

José Manuel es oriundo de Progreso y comenzó entre los cinco y seis años de edad entrenando karate en los estilos Shorin Ryu y Shotokan, así como taekwondo, hasta llegar con el maestro Manuel Muñoz –en ese entonces presidente de la Asociación de Wushu de Tabasco- quien reconoció su talento en las artes marciales chinas y le otorgó el grado de banda negra, empezando así la historia de Sifanpai, el Kung Fu de los Vagabundos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios