16 de Diciembre de 2018

Yucatán

Se abaratan casas en Mérida

Desarrolladores señalan que algunas residencias que hace cuatro años eran inalcanzables hoy, con nuevos esquemas, son factibles de adquirir a un precio más accesible.

Aunque el desarrollo vertical es promovido, continúa la edificación de vivienda horizontal. (Milenio Novedades)
Aunque el desarrollo vertical es promovido, continúa la edificación de vivienda horizontal. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Se abaratan casas en MéridaCompartir en Twiiter Se abaratan casas en Mérida

Jaime Tetzpa/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El mercado de la vivienda en Mérida registra, en opinión de expertos inmobiliarios y desarrolladores, una nueva tendencia en los precios, al grado que las residencias que hace cuatro años eran inalcanzables hoy, con nuevos esquemas, son factibles de adquirir a un precio más accesible que entonces.

La difícil situación económica nacional y mundial ha ocasionado que el mercado inmobiliario baje sus precios, a fin de mantener accesible la oferta hipotecaria a los yucatecos, lo cual abre las puertas a los compradores de adquirir residencias con mejores acabados a precios incluso menores a los de hace cinco años.

Sin embargo, mantienen sus precios en las colonias típicas, las casas con acabados de lujo y, en los complejos residenciales, aquellas que están ubicadas en las esquinas, por tener mayores espacios.

Si bien la ubicación de la vivienda, sobre todo en la parte norte de Mérida, es uno de los principales factores que detonan su costo, los compradores son más exigentes en cuanto a los servicios a que tienen acceso, incluyendo los médicos, comerciales y educativos.

El presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios en Yucatán (AMPI), Antonio José González Chacón, recordó que los precios de la vivienda están determinados por la dimensión del terreno, la ubicación, los servicios con que cuentan las zonas y sus acabados, ya que estos factores determinan el valor por metro cuadrado de la construcción.

Refirió que una casa en el poniente de la ciudad con pisos de cerámica, y otra en la misma zona, pero con acabados de porcelanato y diferentes instalaciones no cuestan lo mismo, aunque en apariencia sean iguales: sala, comedor, baño y dos recámaras, ejemplificó. 

En la ciudad se han ido construyendo torres de lujo, lo que indica que la entidad va en crecimiento, ya que antes no se pensaba que ese tipo de construcciones se realizarían en Mérida

Aseguró que el norte de la ciudad sigue siendo la zona más cara por metro cuadrado de terreno, aunque la Cámara de la Construcción cuenta con un cuadro de valores en el cual el tipo de construcción determina cuánto se puede pedir por metro cuadrado.

“La vivienda económica tiene acabados no costosos, mientras que en la residencial suelen ser de primera calidad. También influyen pisos, paredes, instalaciones, aluminio, grosor de ventanas, puertas, tipo de llaves de baño y todo el mobiliario”, remarcó González Chacón.

Mencionó que una casa con acabados de lujo tiene un precio diferente a una económica con el mismo número de habitaciones, de ahí que un comprador podría optar por una casa con buenos acabados, a otra que tenga incluso un poco más de terreno o hasta una habitación adicional. 

En la actualidad, dijo, hay muchos sistemas de construcción con nuevas tecnologías, lo cual no significa que las casas sean más baratas. Algunos constructores prefieren utilizar materiales que les permitan acelerar el tiempo de edificación, pero eso no influye en el precio final.

Enfatizó que Mérida sigue siendo un lugar económico para adquirir una propiedad, y a diferencia de otros estados del país, tiene la ventaja de figurar en el top de seguridad a nivel nacional.

Si bien existe una tendencia a la baja en la demanda de vivienda, en 2012 hubo una aceleración porque llegó mucha gente foránea.

“Esto indica que Mérida tiene un crecimiento importante, ya tenemos las primeras torres de departamentos de lujo que cuentan con muchas amenidades concentradas en un mismo espacio; antes no existían, e incluso jamás pensamos tener. Sin embargo, desconocemos si habrá departamentos para vivienda económica”, apuntó.

Lento avance

La tendencia habitacional en Yucatán es la construcción del mayor número de casas en menores espacios, manteniendo precio y dimensiones estandarizadas por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) para que puedan otorgar créditos.

Aunque la política nacional está basada en la vivienda vertical, en el Estado tardará mucho tiempo en aplicarse porque las constructoras tienen planes de hasta 15 años para seguir sus desarrollos horizontales, informó el promotor residencial David Balancán Soberanis.

Actualmente, la vivienda está divida en tres rubros: la económica, con predios de cinco metros de frente por 20 de fondo; la media, de ocho metros de frente por 20 metros de fondo, y la residencial, en la que se encuentran lotes de nueve metros de frente por 15 y hasta 30 metros de fondo.

Agregó que la política habitacional tiende a la construcción de condominios para que el crecimiento de la mancha urbana no se extienda y demande mayores servicios, pero en Yucatán la gente está acostumbrada a vivir en espacios amplios, en terrenos grandes. 

“En materia de casa económica se siguen las reglas establecidas por el Infonavit, pero en los fraccionamientos residenciales hablamos de otro concepto, se denomina media, y las características del terreno son de ocho metros de frente por 20 de fondo, que se manejan en fraccionamientos como Los Héroes y Las Américas”, agregó.

Recordó que existen edificios de departamentos en diferentes zonas de la ciudad, pero están en renta o en venta, y no han tenido éxito comercial.

“Quizá algunos tengan éxito si están bien ubicados y satisfacen las necesidades de un público definido, como podrían ser personas que llegan por motivos de trabajo y están un par de días, quizá sea más práctico pagar una renta que un hotel”, indicó.

Respecto a si el costo de la vivienda en los complejos residenciales abarata los predios en colonias como la México, Chuminópolis y García Ginerés, señaló que dicha situación no ocurre, ya que el desarrollo de la ciudad obedece al crecimiento poblacional, no tanto a la búsqueda de nuevas residencias.

Desarrollos urbanos 

Los desarrolladores de vivienda sustentable ofrecen servicios urbanos, vías de comunicación y transporte a los habitantes, pero sobre todo áreas verdes, porque el costo de la tierra ya no permite tener grandes espacios.

Lo anterior es el motivo por el cual las casas que ocupan las esquinas tienen mayor demanda en todos los complejos residenciales de Mérida, que sigue en crecimiento con un promedio de 900 casas vendidas al año en núcleos habitacionales del oriente, poniente y norte de la ciudad, informó el arquitecto Juan Enrique Pérez López, director de ventas del grupo Sadasi en Yucatán.

Explicó que esta preferencia se debe a que muchas personas optan por tener la posibilidad de ampliar su propiedad, construir una terraza o un jardín y disfrutar más del espacio exterior.

“La mejor casa es la que resuelve sus necesidades; en algunos casos, la vivienda en colonias tradicionales son la solución para una persona que no requiere trasladarse grandes distancias o tal vez porque sus familiares viven cerca”, apuntó.

En cambio, los nuevos desarrollos están en función de crear núcleos habitacionales con áreas verdes, transporte, vías de comunicación, zonas de abasto, comercio y servicios porque son las características que configuran un fraccionamiento sustentable.

Subrayó que para muchas personas adquirir una propiedad en un esquina satisface su visión comercial, ya que esto les permitiría construir un local y generar ingresos.

“Sin embargo, es el Ayuntamiento el encargado de vigilar el orden mediante el otorgamiento de la licencias de uso de suelo para que las partes comerciales estén concentradas en las zonas destinadas para ello; de lo contrario, se da la mezcla entre la parte habitacional y comercial, lo cual genera otro tipo de problemas en el vecindario”, señaló.

Respecto a si las construcciones modernas consideran techos más altos, como fue en el pasado, recordó que en las casas coloniales respondían a una necesidad funcional, tener más ventilación.

“Recordemos que en aquella época no había ventiladores, y por eso se daban los techos elevados, ya que se trata de un diseño bioclimático.

Actualmente, la construcción de una casa con techos más elevados representa mayor costo en la construcción, aunque en la vivienda económica está reglamentado a una altura de 2.20 metros a 2.40 metros”, sostuvo. 

Agregó que en la vivienda residencial, los techos pueden ser de 2.40 metros de altura hasta 3.0 metros, pero conlleva otro tipo de gastos.

“Si instala aires acondicionados, deberán trabajar más tiempo para enfriar la estancia y eso se traducirá en su recibo de energía eléctrica, aunque hay aparatos que le ayudarán a consumir menos y representan un ahorro en la economía familiar”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios