19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Son los yucatecos buenos lectores... pero no de libros

El Estado se distingue por ser un gran productor de obras, pero muchas quedan embodegadas sin llegar a los estantes de librerías.

Textos publicados por editoriales yucatecas tienen poca demanda en el Estado. (Milenio Novedades)
Textos publicados por editoriales yucatecas tienen poca demanda en el Estado. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Son los yucatecos buenos lectores... pero no de librosCompartir en Twiiter Son los yucatecos buenos lectores... pero no de libros

Alicia Carrasco/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Yucatán se distingue por tener una población lectora, pero no de libros, sino de material informativo y… ¡de cómics!

Esta realidad ocasiona que en el Estado, que cuenta con una buena producción de libros, muchos ejemplares queden embodegados sin llegar a los estantes de las librerías, ya que la gente que compra estos textos prefiere adquirir obras clásicas, de autores reconocidos o de moda.

Tal situación confirma que México es un país de libros, pero no de lectores de literatura, es decir, hay buena producción, el problema radica en que lo que se publica localmente no interesa a los consumidores, ya que la mayoría prefiere comprar periódicos o revistas, y pocos adquieren textos de arte e historia.

“El circuito de comunicación de esta industria no está cerrado, sino roto, ya que se publica para guardar los libros, situación que no es la adecuada para la difusión y maduración de una cultura y una sociedad”, indicó Irving Berlín Villafaña, director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida.

El funcionario consideró que la televisión, los medios digitales, los lenguajes multimedia y los teléfonos celulares han ocasionado que la lectura unívoca, de un solo medio, se haya reducido.

Esta variedad, dijo, genera que la gente “lea” en otros lenguajes, no sólo el escrito, sino también visual y sonoro, lo que contribuye a enriquecer su cultura.

Es importante indicar que el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) difundió el año pasado los resultados de la encuesta nacional de hábitos, prácticas y consumo culturales, la cual fue realizada entre el 24 de julio y el 5 de agosto pasados, con entrevistas a 32 mil personas mayores de 13 años, mil en cada Estado y en la Ciudad de México.

La investigación reveló que en México, en los últimos 12 meses, sólo 27 por ciento de la población ha leído un libro; 43 por ciento no conoce una biblioteca, 24 por ciento no tiene libro en casa. Y de los que leen el periódico entre uno y siete días a la semana, que son 60 por ciento, sólo dos por ciento dijo leer por internet.

Este último dato sobre la preferencia de leer periódicos concuerda con un sondeo realizado por MILENIO NOVEDADES, el cual reveló que de cada 10 personas, cuatro gustan de la lectura informativa, un número igual opta por adquirir novelas o historias de moda, mientras que otros prefieren acudir a medios electrónicos para enterarse sobre diversos temas.

Sobre este asunto, la coordinadora general de Desarrollo Cultural de Municipios de la Secretaría de la Cultura y las Artes de Yucatán (Secay), Marisol Ceh Moo, señala: “Hemos descubierto que hay mucha gente que lee… He podido vislumbrar que hay personas que comparten con los niños este hábito. Hay círculos de lectura que se están formando”.

La funcionaria afirmó que un buen porcentaje de jóvenes yucatecos tienen el hábito de la lectura.

Yucatán, dijo, es uno de los estados más avanzados en cuanto al fomento a la lectura, pues tanto la Secretaría de Cultura como la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), así como diversas instituciones y asociaciones culturales y educativas cuentan con programas y actividades que promueven el acercarse a los libros.

Pero los programas oficiales no son los únicos en fomentar este buen hábito, ya que representantes de editoriales locales señalan que tanto el cine como la televisión incentivan a las personas, sobre todo a los jóvenes, a interesarse por comprar textos de películas o series famosas.

“Cuando se estrenó la película Los juegos del hambre, los jóvenes empezaron a adquirir la trilogía completa. Igual sucedió con el caso de El Señor de los anillos y Crepúsculo, de manera que el gusto por la lectura y la tendencia en las ventas va aunado a los estrenos en el cine y lo que pasen en la televisión”, consideró la supervisora de una librería del centro, Ayari Manzano García.

Los textos clásicos, dijo, son los que más se venden, pues son títulos que vienen dentro de los programas de las escuelas y los maestros los exigen en sus clases, de manera que en época escolar o en semestres se agotan.

No sucede lo mismo con los autores locales, cuyas ventas no rebasan siquiera los 100 libros al mes, lo que deja, en muchos casos, a la literatura yucateca embodegada en las librerías.

Ligan tipo de lectura con nivel  económico

El hábito de la lectura, sea de periódicos o libros, está estrechamente relacionado con los niveles socioeconómico y educativo, señaló la catedrática Marcela Montero Mendoza.

Señaló que en Yucatán existe una gran cultura de lectura de periódico; no obstante, se debe analizar si implica contenido de calidad.

Por este hábito de lectura del periódico, en Yucatán han salido tantos grandes y pequeños formatos, dirigidos a sectores socioeconómicos más bajos, que les interesa secciones como deporte, espectáculos y nota roja, dijo Montero Mendoza, quien cuenta con una Maestría en Orientación y Consejo Educativo.

“En Yucatán tenemos una cultura de lectura del periódico, pero no podemos decir que suceda lo mismo respecto a los libros”, indicó.

La catedrática explicó que la tendendica de lectura va a la baja, “antes nos quejábamos de los alumnos de secundaria, ahora los universitarios tampoco quieren leer”.

Consideró que los alumnos de un nivel socioeconómico bajos son los más ansiosos de conocimiento, ya que los de un nivel más alto no suelen leer, porque tienen otras distracciones, como la tecnología. “Si tienen dos horas libres al día prefieren utilizarlos en medios electrónicos”.

“Creo que el fomento del libro será cada vez más difícil, y obviamente el internet y los libros electrónicos son una gran opción para las clases alta y media alta”, indicó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios