19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Sordo y ciego quiere 'abrirle los ojos al mundo'

Le niegan el acceso con su perro guía en restaurantes, plazas comerciales, tiendas...; la ley.

José Iván Caballero Casares dice que el no dejarle entrar con su perro guía es como pedirle a un paralitico que deje su silla de ruedas afuera de un negocio. (SIPSE)
José Iván Caballero Casares dice que el no dejarle entrar con su perro guía es como pedirle a un paralitico que deje su silla de ruedas afuera de un negocio. (SIPSE)
Compartir en Facebook Sordo y ciego quiere 'abrirle los ojos al mundo'Compartir en Twiiter Sordo y ciego quiere 'abrirle los ojos al mundo'

Coral Díaz/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A pesar de que su historia se difundió en el Estado y generó grandes expectativas, José Iván Caballero Casares, el primer sordo-ciego en Latinoamérica que ha recibido un perro guía, ha sido rechazado para entrar con su mascota a diferentes lugares (restaurantes, plazas comerciales, tiendas, entre otros). 

Como se recordará, este joven de 32 años padece el síndrome de “Usher”, un trastorno heredado que involucra la pérdida del oído y vista de manera progresiva, y ha salido a dar su testimonio a través de diferentes foros con la finalidad de que la gente conozca su historia y se genere mayor apertura para esta gente, lo que al parecer continúa siendo una lucha continua.

De esta manera ayer convocaron a los medios de comunicación  para exhortar a los empresarios a ser más sensibles y hacer valer los derechos de las personas con discapacidad, indicó la hermana de José Iván, Fabiola Caballero Casares.

“El se ha enfrentado a que no dejen entrar al perro guía en varios establecimientos, cadenas de papelería, cafeterías, restaurantes, y siente impotencia, enojo, sobre todo discriminación”, apuntó.

Dijo que en un restaurante el dueño les dijo que el perro se podía quedar afuera y que él pasara, pero esto es lo mismo que pedirle a una persona que acude en silla de ruedas que deje su silla afuera y que pase.

“Esto es imposible, los ojos de mi hermano son “Pría”, su perra guía, y sin ella no puede desplazarse, es lo que le permite el desplazamiento”, refirió.

Mencionó que hay leyes en donde instancias como la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) que pueden hasta clausurar el establecimiento por no permitir la entrada a personas con discapacidad.

Asimismo, en la Ley de personas con discapacidad hay apartados donde se señala que en lugares públicos y privados, el transporte público debe permitir el acceso.

“Estamos ‘picando piedra’, porque hasta él lo dice, que en seis meses que tienen a ‘Pría” está aburrido en casa, porque no puede desplazarse como se debe cuando él es muy independiente, va a tomar cursos de masaje en el centro, pero al querer hacer otras cosas se le está privando”, subrayó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios