16 de Octubre de 2018

Yucatán

Suelo de la Península de Yucatán, en riesgo de colapso

Especialista considera que en cualquier momento puede ocurrir el hundimiento debido a las características del subsuelo.

En la Península de Yucatán existen amplias zonas de suelos kársticos o calizos que se disuelven formando depresiones o agujeros. (Milenio Novedades)
En la Península de Yucatán existen amplias zonas de suelos kársticos o calizos que se disuelven formando depresiones o agujeros. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Suelo de la Península de Yucatán, en riesgo de colapsoCompartir en Twiiter Suelo de la Península de Yucatán, en riesgo de colapso

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El suelo en la Península de Yucatán está en riesgo de colapsar a consecuencia de las oquedades formadas por la disolución del subsuelo, advirtió el especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Francisco Bautista Zúñiga.

Afirmó que en cualquier momento puede ocurrir otro derrumbe de carreteras, tal como sucedió en una carretera de Quintana Roo el año pasado, o bien serios daños en casas y edificios, ya que dicho fenómeno geológico provoca la inestabilidad estructural.

Remarcó que el mayor riesgo está en Yucatán, específicamente en el centro, noreste y poniente del Estado, que corresponde al “anillo de cenotes”, que se formó como parte del Cráter de Chicxulub, hace 65 millones de años.

En la Península hay amplias zonas de suelos kársticos o calizos que se disuelven formando depresiones o agujeros.

Reiteró que los también llamados sumideros naturales representan un peligro para la población, pues ocasionan derrumbes en carreteras, mientras que en zonas urbanas afectan la estabilidad estructural de casas y edificios.

Sin embargo, tienen una función importante en el ecosistema al ser lugares de recarga de los acuíferos.

Incluso, en su interior hay ríos o arroyos de agua dulce, por lo que son una reserva natural necesaria de conservar.

El especialista del Instituto de Investigaciones en Geografía Ambiental (CIGA) de la UNAM mencionó que recientemente se elaboró un mapa en el que se determinó la cantidad de depresiones que se encuentran en el Estado, registrando seis mil 717 “sumideros”, en un área de 454 kilómetros cuadrados.

“Estos son solamente los que se han detectado, pero seguramente existen muchos más”, tanto en esta entidad, como en Campeche y Quintana Roo, donde es similar el tipo de suelo.

Necesario prevenir 

En Yucatán hay un porcentaje muy alto de riesgo de colapso, sobre todo en el centro, noreste y oeste del Estado

Al respecto es importante que el gobierno conozca este mapa de depresiones, lo mismo que las asociaciones civiles, la academia, los empresarios, los constructores y la población en general, para mejorar la calidad de vida de las personas al disminuir los riesgos de derrumbes.

“Es necesario que los ingenieros que construyan las casas conozcan el tipo de suelo en que éstas se van a localizar y si se encuentran en zonas que pueden derrumbarse, se generen nuevos tipos de edificación”, subrayó.

En el caso de inmuebles es necesario que se incluyan cimientos que no se localicen superficialmente sobre la roca, sino que sean profundos, además de que se incluyan pilotes que los soporten con mayor firmeza.

Es decir, dependiendo del área de riesgo en donde se encuentre la edificación debe de darse un distinto sostén.

Para la construcción de carreteras no solamente debe tomarse en cuenta que éstas sean rectas para acortar las distancias de traslado, sino que deben de estar sobre los mejores suelos y sitios sin agrupaciones de depresiones kársticas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios