20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Testigo de asalto en joyería de Mérida sufre 'amnesia'

El velador dice que no vio quiénes lo atacaron pero dice que sí conoce a los detenidos.

La diligencia se desahogó en el Juzgado Primero Penal. (Milenio Novedades)
La diligencia se desahogó en el Juzgado Primero Penal. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Testigo de asalto en joyería de Mérida sufre 'amnesia'Compartir en Twiiter Testigo de asalto en joyería de Mérida sufre 'amnesia'

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Evidentemente atemorizado, el velador de Plaza Mercado se careó con cada uno de la ahora conocida “Banda de los Eloteros” y acabó por afirmar que no vio a ninguno de sus atacantes, pero dijo que sí los conoce.

Esta banda la conforman José Guadalupe Notario Morales, Joel Ismael Chel Sánchez, Erick Francisco Jiménez Pantoja, Amílcar Tilán Collí, José Israel Pam Chalé y J.E.C.P., de 16 años de edad.

Se encuentran en calidad de prófugos de la justicia y con una buena parte del botín, José Antonio Carrillo González (a) “El Abrelatas” y Alexis Vargas Collí (a) “Alex”.

Marco Antonio Flores Campos, sin recibir asesoría legal y solo por sus propios medios, se enfrentó cara a cara con los sujetos que presuntamente lo golpearon, ataron y de paso le robaron, para luego hacer de las suyas en la joyería “El Baúl de Raúl”, de donde obtuvieron como botín un lote de aproximadamente mil alhajas, la mayoría de las cuales se recuperó.

Esta diligencia se desahogó en el Juzgado Primero Penal.

Dijo que conoce a todos los ahora procesado, porque desde hace dos meses acuden a dicha plaza comercial a llevar sus huacales y mesas.

Pero tanto fue su nerviosismo o temor de que algo le ocurriera, que “confundió” el día en que sucedieron los hechos, pues se aferró en afirmar que tres de los implicados llegaron el sábado con sus cosas y se fueron, pero que no los vio salir.

Los hechos ocurrieron la noche del domingo y hasta las primeras horas del lunes se descubrieron.

Es más, dijo que no vio quién o quiénes lo sometieron, sólo oyó unas voces y se desvaneció por un fuerte golpe en la cabeza y que cuando recuperó el conocimiento estaba atado de pies y manos, además de que le habían vendado los ojos y tapado la boca.

Curiosamente, los candados de los accesos a este centro comercial nada más se pueden abrir por dentro, por lo que no se descarta que la o las personas que cometieron el atraco conocían perfectamente los movimientos del velador.

Lo más lamentable es que con esta declaración, es posible que estos violentos sujetos se salgan con la suya y evadan la acción de la justicia, no obstante que se encontraron sus huellas digitales y se les decomisó parte de lo robado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios