19 de Noviembre de 2018

Yucatán

Todos los compromisos los vamos a cumplir: RZB

Discurso íntegro del gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, con motivo de su Primer Informe de Gobierno.

El gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, ofrece trabajar hombro con hombro con todos los sectores sociales y económicos. (Luis Pérez/SIPSE)
El gobernador de Yucatán, Rolando Zapata Bello, ofrece trabajar hombro con hombro con todos los sectores sociales y económicos. (Luis Pérez/SIPSE)
Compartir en Facebook Todos los compromisos los vamos a cumplir: RZBCompartir en Twiiter Todos los compromisos los vamos a cumplir: RZB

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Ofrecemos el discurso íntegro que pronunció el gobernador Rolando Zapata Bello el domingo, con motivo de su Primer Informe de Gobierno. 

Un Gobierno democrático tiene dos columnas básicas de legitimidad. La primera es su origen expresado en el voto libre y consciente de la mayoría de los ciudadanos. La segunda es la calidad de su desempeño, es el valor de sus resultados.

En las democracias maduras como la que hoy tenemos en Yucatán, la ciudadanía no sólo quiere Gobiernos que surjan de la voluntad del pueblo, quiere también Gobiernos eficientes y que cumplan sus compromisos.

La ciudadanía exige Gobiernos que cambien la vida de la gente y que hagan que bienestar y democracia por fin sean sinónimos.

Así, hoy me dirijo a todos los habitantes del estado como un Gobernador que, con seriedad y humildad, busca ratificar y fortalecer aún más su legitimidad democrática con base en lo logrado en un primer año de trabajo.

Un año en el que todos los recursos legales, humanos, materiales y financieros de los que dispone la administración pública, fueron enfocados en la búsqueda del bienestar de todos los yucatecos.

Articulación de programas

Y en este punto quiero dejar muy claro que los resultados que hemos alcanzado en este primer año no han sido producto de la casualidad, son resultados surgidos de la articulación de programas, de acciones integrales y la suma de voluntades  a través del diálogo.

Son resultados en los que podemos decir con orgullo que todos los yucatecos hemos puesto nuestra parte, hemos sumado nuestro esfuerzo.

Y con ese mismo ánimo, estoy aquí para rendir cuentas y expresarles con mucho optimismo, pero también con mucha seriedad, que estamos avanzando con paso firme en la ruta del bienestar de nuestro estado.

Antes, con respeto a la ley, he entregado al honorable Congreso del Estado, el texto y anexo que contienen mi Primer Informe de Gobierno.

Todo ciudadano puede acceder a su contenido en la página oficial de mi Gobierno, desde el día de hoy.

Los resultados que la democracia exige, los resultados que el Yucatán del siglo XXI demanda, no son resultados cualquiera. No son resultados en tinta o papel, ni pueden ser resultados abstractos.

Hoy quiero hablarles sobre los resultados que un joven que ha recibido apoyos para continuar su formación puede decir: “a mí sí me consta”.

Hoy quiero hablarles de resultados que empresarios y emprendedores pueden decir: “sí, esos apoyos han cambiado las oportunidades para mi empresa”.

Hoy quiero hablarles de los resultados que los hombres y mujeres del campo pueden decir: “sí, a mí esos insumos, equipos y obras me han llegado”.

Porque de eso se trata este Informe, de revisar lo que hemos hecho juntos y prepararnos para hacer más.

Porque decirlo claro y fuerte: bajo el liderazgo del presidente  Enrique Peña Nieto, que ha emprendido la reformas necesarias para que México se mueva, Yucatán tiene en estos años, el tiempo idóneo para despegar, para cambiar y para escribir una nueva historia y vamos a escribirla juntos.

Y los primeros resultados que someto al juicio ciudadano son los vinculados con los compromisos que hice con ustedes en el camino a la Gubernatura del Estado.

Tengo muy claro, y lo digo con toda responsabilidad, que los 227 compromisos que adquirí son la base pero no son suficientes para construir un nuevo Yucatán pero hay que cumplir todos y cada uno de esos 227 compromisos, por la simple razón de que si ustedes vieran que no honro al pie de la letra lo que prometí, estaría traicionando su confianza.

Yo sé muy bien que si la gente percibe que los gobernantes no hacen realidad sus compromisos cuando buscaban el voto, le haríamos daño al espíritu y al alma de la democracia y yo sé que la democracia es un ejercicio de confianza, de respeto y de verdad.

Por eso, hoy informo que de los 227 Compromisos que firmé, 54 ya son compromisos cumplidos y en 130 más ya tenemos avances para su cumplimiento.

Programas masivos como Bienestar Digital o Bienestar Escolar, obras concretas como el Periférico Sur de Valladolid, la creación del Fondo de Atracción de Inversión Nacional y Extranjera,  la tecnificación de más de ocho mil hectáreas del campo o acciones específicas como la realización de la Semana de Yucatán en México, dejan constancia de la convicción de mi Gobierno por el cumplimiento de la palabra otorgada.

Los compromisos del Gobierno de Rolando Zapata, los compromisos con Yucatán, se cumplirán en su totalidad porque la salud de nuestra democracia y la confianza de la gente que creyó en nuestro proyecto cuando decidió darnos la oportunidad de gobernar, son absolutamente sagradas.

Y el tamaño y la seriedad de esa apuesta no es sólo de palabras, es de recursos; y hoy le informo a la ciudadanía que en el año que ha transcurrido hemos invertido para cumplir los compromisos de nuestro Gobierno, más de cinco mil 600 millones de pesos y en 2014, estamos destinando más de siete mil 260 millones de pesos a ese mismo fin.

Por eso, hoy les anuncio el establecimiento del Observatorio Permanente de los Compromisos por Yucatán,  como parte de un ejercicio de transparencia, en el que todo ciudadano podrá revisar los 227 compromisos de mi Gobierno y su nivel de cumplimiento, desde el día de hoy en la página www.yucatan.gob.mx/informe y de manera permanente en un portal especializado.

Todos los compromisos los vamos a cumplir, ¡porque en Yucatán los compromisos se cumplen!

Al iniciar nuestro Gobierno, guiados por el valor del diálogo y el principio del realismo, definimos en el Plan Estatal de Desarrollo que el objetivo de estos seis años, sería generar bienestar para todos.

Bienestar que permita a los habitantes de Yucatán ser dueños de su destino, tener una vida digna y escribir un nuevo y mejor capítulo en la historia del estado y el bienestar comienza con el empleo.

Nada le importa más a la sociedad, lo mismo en Yucatán que en cualquier parte de México o el mundo, que el dar la oportunidad a cada hombre y a cada mujer de abrirse camino con base en su esfuerzo y su trabajo.

No hay regla más universal y estricta para medir la calidad de un Gobierno, que lo que hace por la economía familiar de los ciudadanos a los que sirve.

Mi prioridad es que mi Gobierno haga la parte que le corresponde, para que existan las condiciones de invertir y que las empresas generen empleos, porque así construimos el futuro y garantizamos el bienestar.

Ese es el principal resultado que nuestra democracia y nuestra gente necesita. 

Así, hoy puedo informar que durante 2013, con base en cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social, en Yucatán tuvimos un crecimiento de 15 mil 186 empleos formales y con prestaciones, el mayor crecimiento anual de los últimos 13 años.

Eso ubicó en 2013 a Yucatán, como el noveno lugar nacional en crecimiento de puestos de trabajo con una variación del 4.2 por ciento por encima del promedio nacional, que fue del 2.6 por ciento.

También, sólo este año se crearon más de mil 400 nuevas empresas registradas.

Y hay muchos jóvenes que pueden decir que sí les consta, ya que en el último año han encontrado empleo porque hay un logro fundamental que habla de mi compromiso con las nuevas generaciones, y es el 17 por ciento de disminución en el desempleo de los menores de 24 años en el periodo que corresponde al Informe.

Y para alcanzar esos resultados, hemos tenido que hacer transformaciones, apuestas e inversiones en muchas áreas, empezando por las micro, pequeñas y medianas empresas.

En 2013, respaldamos 173 proyectos que representan una inversión total de cerca de 550 millones de pesos, en los Fondos PyME, Programa de Estímulos a la Innovación, PROSOFT, FIDEY y el nuevo Fondo para la Atracción de Inversión Nacional y Extranjera.

Una inversión sin precedente en un año, en la que participa el Gobierno federal, el estatal y la iniciativa privada y que va dando resultandos de manera palpable en la conservación de cuatro mil 769 empleos y en la generación de cinco mil 744 nuevos. Mi reconocimiento a la Secretaría de Economía del Gobierno federal, por su gran apoyo.

En Yucatán, las micro, pequeñas y medianas empresas, son el motor que están innovando, están creciendo y está apostando por las tecnologías de la información y esa es una buena noticia para dinamizar la economía y atraer nuevas inversiones productivas.

Desde luego, para consolidarlas, además de esos estímulos económicos, requieren acceso al financiamiento.

En coordinación con NAFIN, a través de fondos de garantía, en 2013 se colocaron en Yucatán cinco mil siete millones de pesos en crédito, 26.28 por ciento más que en 2012 apoyando a más de dos mil 848 empresas, 717 más que el año anterior.

Estos logros han sido posibles con estrategias como la Caravana del Crédito, proyecto emprendido por el Gobierno en conjunto con las cámaras empresariales del estado, a quienes reconocemos su esfuerzo y compromiso con nuestro estado.

Así como el crédito, otra palanca para el desarrollo económico es el ecosistema de la innovación basado en la investigación, que en Yucatán cuenta con un sistema idóneo, que se materializa en nuestro gran Parque Científico y Tecnológico.

Un Parque que en este 2013 consolidó sus servicios de fibra óptica e Internet y en el cual con una inversión de 181 millones se construyeron el Banco de Germoplasma, la Unidad Productora de Semillas Mejoradas de Chile Habanero, la Biofábrica del CICY y la Planta Piloto Procesadora de Alimentos del CIATEJ.

Además, el parque ya está atrayendo inversiones; seis empresas nacionales e internacionales recibieron lotes de terreno para edificar sus instalaciones e iniciar operaciones.                        

Saludo la presencia del doctor Francisco Javier Mendieta Jiménez, director de la Agencia Espacial Mexicana, institución que ya forma parte de nuestro Parque Científico.

Quiero señalar que el empleo de hoy y de mañana requiere tecnología e innovación para elevar la productividad y en Yucatán ya estamos trabajando en ese resultado.

En el plano laboral, con el programa Bécate invertimos más de 54 millones de pesos para que 18 mil yucatecos se capaciten y mejoren sus condiciones de empleabilidad.

Y hemos asegurado la defensa de los asuntos obrero-patronales, con la modernización integral de nuestra Junta Local de Conciliación y Arbitraje. La competitividad es esencial para tener mejor empleos.

En ese punto el turismo es un sector fundamental para alcanzar esa meta y abrir nuevas oportunidades económicas a nuestra gente.

De acuerdo con último reporte del sistema DataTur el número de turistas con pernocta que visitaron Yucatán durante 2013 tuvo un incremento de casi el 12 por ciento respecto al año anterior, lo que significa casi un millón 400 mil turistas con pernocta.

Para esta situación ha contribuido el hecho de que en 2013 la conectividad aérea se haya incrementado en más de seis mil 400 asientos disponibles al mes, en vuelos de llegada.

Y es que hemos apostado y seguiremos apostando al turismo de reuniones, con decisiones como el que ahora nuestra oficina para trabajar ese segmento turístico tenga su sede en la Ciudad de México.

Este segmento turístico ha significado derramas económicas por más de 465 millones de pesos.

No podemos permitir que la falta de oportunidades, la pobreza, las enfermedades, la desnutrición y la marginación desperdicien el talento y capacidad de nuestra gente

Para impulsar el turismo cultural, hemos llevado a cabo dos ediciones del Festival Internacional de la Cultura Maya.

Este Festival, es la estela del diálogo intercultural y las expresiones artísticas erigida y respaldad por el Gobierno federal.

Asimismo, junto con la Secretaría de Turismo federal, fortalecimos la Feria Turística del Mundo Maya “Ki-huic” y nuestro estado obtuvo la mayor promoción turística de su historia, al invertir más de 65 millones de pesos en el mercado nacional e internacional, destacando la campaña “Vivirlo para creerlo”.

Además, estamos invirtiendo más de 100 millones en infraestructura turística con la modernización del espectáculo y recorrido nocturno en Chichén Itzá, en la iluminación de las grutas de Loltún, en el rescate de la imagen urbana de Sisal, y el desarrollo del turismo solidario en Pixilá, comisaría de Izamal.

El turismo ofrece empleo y oportunidades para todos los que se sienten orgullosos de este Yucatán.

Para aprovechar en toda su magnitud nuestras potencialidades turísticas estamos conscientes que tenemos que hacer más por la conectividad, promoción e infraestructura.

Pero tenemos confianza y optimismo porque contamos con el gran apoyo del Gobierno federal, en la persona de nuestra gran amiga Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Turismo.

Otro sector estratégico para nuestra economía son las actividades agropecuarias. En mi Gobierno tenemos el compromiso de tecnificar con sistemas de riego 30 mil hectáreas del campo yucateco.

En este primer año alcanzamos ocho mil 231 hectáreas tecnificadas con nuevos sistemas de riego, además de mil 51 hectáreas donde rehabilitamos sistemas en desuso.

Esta cifra permitió que Yucatán se ubique como el quinto lugar de los estados con mayor número de hectáreas tecnificadas en el país durante 2013.

Así queremos ver siempre al campo de Yucatán: ¡en los primeros lugares!

Reconocemos el gran respaldo de los esfuerzos de SAGARPA, CONAGUA y FIRA para lograr esos objetivos.

También tenemos el compromiso de construir 300 kilómetros de carreteras sacacosechas.  Sólo en este primer año construimos 122 kilómetros, un 40 por ciento de la meta sexenal.

Y creyendo en el esfuerzo de los hombres y mujeres rurales, en el valor de su palabra, se invirtieron más de 50 millones en el programa Peso a Peso, con el que se apoyó a más de 12 mil productores para que adquieran herramientas, insumos y equipo a mitad de precio.

Además, con una inversión conjunta de 54 millones de pesos, que permitió equipar a las unidades productivas con 41 tractores y 169 implementos entre sembradoras de precisión y fumigadoras, se mecanizaron dos mil 800 hectáreas.

En el sector ganadero, se han triplicado los recursos del fondo para mejorar la calidad del hato yucateco; y se han invertido más de 83 millones en equipamiento e infraestructura.

En Tizimín se inauguró una moderna planta de alimentos, se está instalando una báscula electrónica y hemos modernizado el Rastro TIF.

Y en el mar el esfuerzo ha sido el mismo. Apoyamos a nuestros pescadores ribereños con 246 motores marinos ecológicos, con los que ahorran combustible y protegen el medio ambiente.

Y los indicadores económicos nos muestran que sí hay un nuevo bienestar estructural en el campo.

El valor de la producción pesquera del estado se ha incrementado en un 35.1 por ciento con respecto al año previo. La producción de carne de cerdo se incrementó en un 9.6 por ciento. En producción de maíz un 12 por ciento.

Estamos decididos a darle un nuevo rostro al campo yucateco y el Presidente Peña Nieto, nos está brindado todo para hacerlo.

¡Vamos con todo por el campo!

Generar bienestar duradero para todos implica de manera relevante un compromiso de inclusión social. No podemos dejar atrás a nadie.

No podemos permitir que la falta de oportunidades, la pobreza, las enfermedades, la desnutrición y la marginación desperdicien el talento y capacidad de nuestra gente.

La política de inclusión social es una obligación de estado y así la he asumido.

Y la verdadera inclusión, la que sí es duradera, es la inclusión productiva, es aquella en donde los programas activan la dinámica económica al interior de las comunidades.

En ese sentido, desarrollamos una sólida política de créditos y apoyos sociales que impulsa las iniciativas de ciudadanos que quieren salir adelante, especialmente de las mujeres, jóvenes, adultos mayores, personas con discapacidad y grupos comunitarios.

Por eso, este año financiamos dos mil 84 proyectos productivos de micronegocios principalmente de la zona rural, que representaron una inversión de más de 72 millones y que permitieron a más de tres mil 600 personas autoemplearse, emprender y generar empleos en sus comunidades, ya sea con un taller de zapatería, una fábrica de salsas o el desarrollo turístico en un cenote.

Yo creo en la palabra y en la convicción de los yucatecos, que aún en condiciones adversas, quieren abrirse una mejor oportunidad de vida.

Ahora bien, hablando de inclusión social, existe un tema que pretendo que al final de mi Gobierno ya no sea un tema de marginación, sino un tema que se aborde en los capítulos de competitividad económica y posibilidades de desarrollo.

El futuro de los mayas

Felipe Carrillo Puerto lo dijo muy claro: “El futuro de Yucatán pertenece a los mayas.” Y yo trabajo para que ese ideal se concrete y materialice en todo el estado.

En este periodo, con infraestructura básica y en coordinación con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, se han invertido más de 104 millones de pesos en electrificación para beneficiar a 186 mil habitantes de 51 localidades rurales de 37 municipios.

En materia de agua potable invertimos más de 138 millones para ampliar y mejorar el servicio a 49 localidades rurales de 29 municipios.

Pero inclusión no es sólo infraestructura, es también acceso a educación y a la justicia.

En ese sentido, instituimos la asignatura de Lengua Maya en todas las escuelas primarias indígenas del estado, para alfabetizar a los niños en su lengua materna y enseñarles el español como segunda lengua.

También, creamos la Unidad Especializada de Peritos Intérpretes en maya en la Fiscalía y se eligieron jueces mayas comunitarios.

Y ese mismo compromiso de inclusión lo asumo con las personas que sufren de alguna discapacidad por eso implementamos el Programa de Adecuación de Transporte para Personas con Discapacidad, con la entrega de autobuses adaptados, que ya están beneficiando a más de 15 mil personas en siete municipios y organizamos la primera Expo Inclusión.

Otro grupo social que merece un compromiso que yo asumo plenamente como hombre, como padre y como esposo, lo constituyen las mujeres que sufren violencia de género.

Por eso, creamos la Unidad Especializada de la Policía Estatal para la Prevención de la Violencia Familiar y de Género.

Además, ya iniciamos la construcción del Centro de Justicia para las Mujeres del Estado de Yucatán, tenemos un Centro de Atención a la Violencia de Género en el Sur de Mérida y hemos incrementado en un 34 por ciento la atención jurídica especializada a la mujer.

Las mujeres yucatecas necesitan y tienen todo nuestro respaldo.

Hay dos condiciones fundamentales para el bienestar, la salud y la educación y la salud empieza con una buena alimentación.

Por eso, estamos haciendo nuestra parte en la Cruzada Nacional contra el Hambre, con el apoyo de la SEDESOL federal.

Todos los compromisos los vamos a cumplir, ¡porque en Yucatán los compromisos se cumplen!

Saludo al licenciado Joel Climaco Toledo, representante personal de la secretaria, licenciada Rosario Robles Berlanga.

Hemos entregado más de 600 mil aves de traspatio de doble propósito a más de 60 mil familias de 66 municipios y más de cuatro mil paquetes de Huertos Orgánicos de Traspatio en 73 localidades marginadas.

En cumplimiento de un compromiso expreso, establecimos el Programa Nutricional Integral y hoy estamos atendiendo de manera individualizada a casi 15 mil niños de primarias de 23 municipios de alta y muy alta marginación.

El programa establece dotaciones alimenticias personalizadas y seguimiento métrico a través de un expediente único individual.

Además, invertimos más de 180 millones de pesos en el Programa Desayunos Escolares, para que el 95 por ciento de los niños tenga un desayuno que les ayude a estar más saludables y aprovechar mejor sus estudios.

Esas son grandes tareas y en ellas tiene un papel fundamental el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia y aquí agradezco y valoro la labor realizada por su Presidenta, mi esposa Sarita, a quien hoy más que nunca valoro como una mujer extraordinaria y solidaria. Muchas gracias, Sarita, por todo.

Asimismo, celebro la participación constante de las organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas y de investigación, así como organizaciones nacionales e internacionales, en la planeación y contraloría de la política social.

La atención médica de calidad y oportuna es factor clave para el bienestar. Este año, hemos invertido más de 350 millones en infraestructura y equipamiento de salud.

Destaca en este rubro, el reforzamiento de la red de primer nivel, con ampliaciones, remodelaciones y equipamiento en seis centros de salud existentes y la apertura de 10 nuevos centros de salud.

En el Hospital General “Dr. Agustín O’Horán” pusimos en funcionamiento seis quirófanos, estamos equipando la Unidad Oncológica con un acelerador lineal de última generación y remodelando en su totalidad la Torre I, así como la conclusión del área de urgencias pediátricas.

En el 2013, en el Hospital General “Dr. Agustín O’Horán”, incrementamos casi en un 40 por ciento el número de cirugías practicadas en relación al 2012.

Por otra parte, la salud es ante todo, prevención. En ese sentido, este año incrementamos en un 17por ciento las pruebas para detectar oportunamente el cáncer de mama en las mujeres de Yucatán.

Gracias a la participación de la sociedad en campañas masivas y el programa Recicla por tu Bienestar, recolectamos más de cinco mil 300 toneladas de cacharros y nebulizamos más de 34 mil hectáreas, lo que permitió reducir este año la incidencia del dengue en un 52 por ciento.

La cultura de la prevención debe ser permanente y constante entre los yucatecos.

El bienestar que mi Gobierno impulsa, es un bienestar que no se olvida de nadie y que tiene presentes a todos y cada uno de los habitantes de esta tierra.

Por eso considero que la educación es la llave de la movilidad social, de la realización personal, es un elemento estratégico para la productividad y la expansión económica sostenida.

Para pensar en grande, la clave es la educación y por eso a estudiantes y padres de familia, los estamos apoyando con el programa Bienestar Escolar.

Con una inversión de 62 millones de pesos entregamos por primera vez un paquete completo de mochilas, útiles,  uniformes, zapatos y chamarras a 228 mil niños y niñas de educación primaria y 61 mil de educación secundaria recibieron sus paquetes de útiles escolares.

En Yucatán, la inclusión social mejora el aprovechamiento escolar.

Este año, en la prueba ENLACE elevamos en un 16 por ciento el número de alumnos de primaria que alcanzaron el logro bueno o excelente en matemáticas, en un ocho por ciento en español y en un 11 por ciento en matemáticas de secundaria.

Vamos bien, pero hay que acelerar el paso. Por ello, para impulsar el concepto de educación de calidad y equidad, en el nivel básico, en este primer año de Gobierno, pasamos de entregar 20 mil a 27 mil becas económicas.

En un esfuerzo sin precedentes invertimos 174 millones de pesos para que mil 450 escuelas, el 52 por ciento del total, recibieran algún tipo de mantenimiento.

Sustituimos el mobiliario escolar en 336 escuelas de 67 municipios.

Establecimos en la primaria el concepto de aula didáctica digital al equipar tecnológicamente 570 aulas.

En el periodo que se informa pasamos de 75 a 293 escuelas de tiempo completo, que atienden integralmente a niños de 70 municipios del estado.

Saludo con afecto a mi amiga Carolina Viggiano Austria, directora nacional del CONAFE, reconociéndole su gran apoyo a Yucatán y pidiéndole le transmita un saludo afectuoso a Emilio Chuayffet Chemor.

En educación media superior, este año integramos 23 planteles al Sistema Nacional de Bachillerato, esquema que certifica la calidad de los servicios educativos en este nivel.

Y con una inversión de 69 millones de pesos, como una apuesta para abatir la deserción por causas económicas y que los jóvenes sean agentes de cambio en sus comunidades, con el programa Bienestar Digital, entregamos 10 mil computadoras portátiles con contenidos precargados a estudiantes del bachillerato.

También invertimos más de 70 millones de pesos en infraestructura, destacando la inauguración de la Preparatoria Número 10 en Ciudad Caucel.

Un proyecto que en lo personal me llena de satisfacción es la creación del Bachillerato Intercultural a Distancia, un programa que permite llevar el bachillerato a localidades de baja población, distantes y con alto grado de marginación.

Este primer año, establecimos 33 planteles en 28 municipios en los que hoy estudian dos mil 122 alumnos.

En la visión de un Yucatán preparado y listo para competir, quienes deben estar al frente son nuestros jóvenes de educación superior.

Por eso, en tan sólo un ciclo escolar, pasamos de nueve mil a 12 mil becas PRONABE entregadas.

La educación superior, para que sea de calidad requiere infraestructura de calidad.

Por eso, invertimos en este rubro 145 millones de pesos en laboratorios, aulas didácticas, talleres, unidades académicas, bibliotecas y equipo especializado, en nuestras instituciones de educación superior.

Adicionalmente, nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Yucatán, recibió una inversión de 57 millones de pesos para consolidar sus campus, ampliar su oferta e impulsar su modelo educativo.

Mi saludo respetuoso como Gobernador y como universitario al rector de mi alma máter, al doctor Alfredo Dájer Abimerhi.

Todas las escuelas son un tesoro para Yucatán. Mi Gobierno sabrá cuidarlas, porque son los espacios de éxito donde fecunda la semilla del bienestar.

Participar en la economía moderna y global exige estar muy claros de nuestra identidad y de nuestro orgullo por Yucatán. Por eso hay que apostarle a la cultura.

Mi Gobierno ha conformado una Alianza Cultural que involucra a 40 instituciones de educación superior, 10 centros culturales alternativos y cuatro asociaciones civiles y de profesionistas en las tareas de proyección y promoción cultural en Yucatán.

Este año remodelamos integralmente el teatro “Daniel Ayala” e intervenimos con diversas obras el “José Peón Contreras” y el “Armando Manzanero”, para mantener en el mejor nivel nuestra infraestructura cultural.

Adicionalmente, con el Festival Anual de las Artes y eventos como la Primavera Cultural estamos llevando las expresiones artísticas a más de 351 mil yucatecos de todo el estado.

Este año restauramos los 27 murales del Palacio de Gobierno, un legado invaluable de un artista yucateco de excepción, el maestro Fernando Castro Pacheco, cuya memoria honraremos siempre.

Somos un estado orgulloso de su cultura, pero hay que mantenerla viva, actuante y dinámica.

Como dinámica es nuestra apuesta por el deporte.

Para consolidar el deporte social, construimos espacios deportivos en diversos municipios con una inversión superior a los 102 millones de pesos.

Gracias al respaldo de nuestro Presidente Enrique Peña Nieto ya estamos transformando la Unidad Deportiva Kukulcán; con una inversión de 300 millones de pesos estamos construyendo un moderno multigimnasio de más de cinco mil metros cuadrados, un centro acuático de primer nivel, remodelación total del Polifórum Zamná y la modernización de canchas, pistas  y áreas interiores.

Lo anterior nos permitirá actualizar nuestra infraestructura deportiva y estar listos para ser sede de competencias nacionales e internacionales.

Por otra parte, establecimos un amplio programa de activación física en parques de Mérida y 49 municipios del interior del estado y pusimos en marcha Centros de Ejercicio Terapéutico en contra de la Obesidad en 306 planteles educativos.

Mi Gobierno también está comprometido con el bienestar que surge del orden y las transformaciones del territorio y para ello se requiere infraestructura para el desarrollo.

En ese sentido, este año hemos invertido directamente  en obra pública más de tres mil 400 millones de pesos, un incremento del 72 por ciento respecto al 2012.

Adicionalmente a esto, la Federación invirtió directamente más de tres mil millones en acciones de infraestructura.

Una inversión de esa magnitud está transformando el entorno territorial en Yucatán.

Y aquí quiero agradecer a los legisladores federales por su labor para que a Yucatán le vaya bien en la cuestión presupuestal.

Las familias que a diario transitan por los dos mil 800 kilómetros de carreteras en los que se invirtieron más de mil 800 millones este año en obras de construcción, modernización y rehabilitación, pueden decir que ellas “las están aprovechado y les consta”.

Compromisos carreteros

Hemos cumplido 7 de los 16 compromisos carreteros sexenales que asumimos.

Se han construido calles en 44 municipios y estamos materializando obras indispensables para el desarrollo regional como el Periférico Sur de Valladolid, en el que invertimos 132 millones de pesos.

Y en Mérida, en nuestra capital, se han invertido para beneficio de los meridanos más de 353 millones de pesos en vialidades interiores y en el Periférico.

Destaca la solución vial para Ciudad Caucel que ya urgía, con la ampliación de la avenida original y calles laterales, la construcción del Paso Superior de Anikabil y el Arco Norte Vial. Estas tres acciones por un monto de 86 millones de pesos.

Nuestro emblemático Paseo de Montejo y la Avenida Internacional, hoy presentan una nueva imagen con la repavimentación de más de 22 kilómetros en los que se invirtieron 60.5 millones.

Nuestro reconocimiento a la SCT, por su gran apoyo al estado.

La construcción de viviendas son señal de certeza para las familias que las requieren pero también un motor para la dinámica económica.

Este año 15 mil 511 familias yucatecas, obtuvieron un crédito y su correspondiente vivienda nueva, un 14 por ciento más con  respecto al año.

Pero además, para mejorar la calidad de vida de casi 100 mil yucatecos, se realizaron más de 17 mil 500 acciones de mejoramiento de vivienda, tales como recámaras adicionales, pisos de cemento, techos y baños, con una inversión de cercana a los 600 millones de pesos.

Aquí agradezco el gran apoyo de la SEDATU para alcanzar esta cifra sin precedentes, de manera muy especial el apoyo pleno brindado por su titular, nuestro paisano y amigo, Jorge Carlos Ramírez Marín.

En los retos por venir hay que enfrentar el reto del desarrollo urbano y metropolitano. Tenemos que mejorar la calidad urbana y ambiental de nuestras ciudades, tenemos que contar con más espacios y corredores verdes, que sean pulmones para la ciudad. Por eso, hemos invertido decididamente en Mérida con el Paseo Verde.

Un Paseo Verde que con su estructura lineal que abarca más de siete kilómetros y 80 hectáreas, está constituyendo la solución integral a las necesidades de convivencia, esparcimiento y recreación de 460 mil habitantes de la zona Poniente de Mérida.

Un parque urbano que con sus miles de árboles sembrados, kilómetros de ciclopista y andadores, iluminación, áreas de servicios, casetas de policía, calles laterales, entre otras obras, ha representado una inversión de casi 100 millones en su primera etapa y ya es un espacio de identidad para los meridanos.

También, nuestras playas son un gran patrimonio. Para protegerlas, en este momento estamos invirtiendo casi 50 millones de pesos en la recuperación de 6.4 kilómetros de playas de Chuburná a Yucalpetén en Progreso, para beneficiar a 53 mil habitantes de la zona costera y las actividades turísticas.

Necesitamos hacer realidad un estado en donde crecimiento y respeto al medio ambiente sean compatibles.

Por eso, reforzamos el sistema integral de manejo residuos sólidos con acciones de  clausura y saneamiento de tiraderos a cielo abierto y mantenimiento de sitios de disposición final en ocho cabeceras municipales y regionales. Agradecemos al SEMARNAT su gran apoyo para estas obras. En especial, para la viabilidad ambiental de Yucatán, es estratégico el uso y conservación adecuada del agua.

La seguridad es patrimonio de todos, es certeza que nos sirve a todos; porque sólo donde hay seguridad hay bienestar.

Por eso invertimos en 50 sistemas de biodigestores en granjas porcícolas y creamos la primera Reserva Geohidrológica del país, en el anillo de cenotes, de esta forma, aseguramos la calidad y disponibilidad del agua para el futuro.

Estoy convencido que para que el bienestar sea duradero, se deben preservar los recursos naturales y el medio ambiente. Saludo la presencia de Luis López Aguilar, amigo, procurador agrario.

Con todo este volumen de obras en nuestro territorio,  éste es el momento oportuno para hacer una reflexión muy importante.

Una inversión histórica que estamos viendo en obra pública, sólo ha sido posible con el apoyo permanente del Presidente de la República a través de funcionarios de la federación, que han mostrado un enorme compromiso con el estado.

Se le han dado a Yucatán grandes respaldos en los fondos concurrentes de todo tipo para la inversión y el trabajo público.

Yucatán ha iniciado una nueva era de infraestructura y en ese camino no está solo, tiene el respaldo estratégico de las instituciones de la República.

Ese también, es un signo de este año de Gobierno y es una certeza para el desarrollo del estado en los años por venir. Esta tierra hay que heredarla en paz, con seguridad y con armonía.

Precisamente, ése es el sentido de haber establecido la Policía Estatal Coordinada, una fuerza única de acción que, respetando los ámbitos jurisdiccionales de las autoridades municipales y estatales, responde ante cualquier amenaza de forma coordinada.

Bajo este concepto, entregamos 325 nuevas patrullas a los municipios de nuestro estado y también 318 nuevas unidades a nuestra Secretaría de Seguridad Pública, entre ellas 200 patrullas consideradas de última generación por su sofisticado equipamiento.

Con ello, este año incorporamos, 643 nuevas patrullas para vigilar las calles y carreteras de Yucatán, con una inversión de 245 millones de pesos.

También hemos iniciado un amplio proceso de capacitación de los policías municipales para garantizar la eficacia de una auténtica coordinación.

Mi reconocimiento a todos los ayuntamientos del estado, por el trabajo coordinado que hemos realizado en materia de seguridad y en general en todo el quehacer público.

Pusimos en funcionamiento el Centro Integral de Seguridad Pública de Valladolid para la protección de toda la región Oriente.

Y de especial valor es la puesta en marcha este año del Sistema Integral de Monitoreo y Análisis Inteligente.

Basta decir que a lo largo de 15 años, en el estado se instalaron 131 cámaras de vigilancia y sólo este año con una inversión de 136 millones, hemos instalado 306 cámaras más en todo el Periférico de Mérida y en 18 puntos carreteros estratégicos para el estado.

Con esto, ya funcionan en Yucatán 428 cámaras que son monitoreadas permanentemente por personal especializado, para garantizar una vigilancia eficiente.

La inversión en infraestructura, capacitación y equipamiento a nuestros cuerpos policiacos ha sido decisiva, pero no por ello hemos descuidado las tareas de prevención del delito.

Creamos el Centro Estatal para la Prevención Social del Delito y a través de un programa integral de participación ciudadana, más de 195 mil vecinos de 82 colonias de Mérida han participado en actividades para fortalecer el tejido social.

La paz no sólo se gana en las calles, se gana cuando la ciudadanía tiene la certeza de que vivimos en un estado de derecho y de justicia.

Por eso, bajo el concepto de policía científica, dotamos a nuestra Fiscalía con herramientas de vanguardia, como un scanner FARO de escena del crimen en tercera dimensión, laboratorios móviles, una estación remota para identificación de huellas balísticas y una sala de tiro virtual.

Hoy, nuestra Fiscalía es la primera institución de su tipo en el país en ser certificada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Con una inversión de 145 millones, estamos construyendo el Centro de Justicia Oral de Mérida, el más grande de su tipo en el Sureste, el cual deberá iniciar funciones en junio de este año al implementarse plenamente el Sistema de Justicia Penal en Mérida.

Seguridad en las calles y confianza en nuestro sistema de justicia es el binomio que hace de Yucatán un estado de paz, con normas acordes a su realidad y bien aplicadas.

En lo relativo a la actualización de nuestro marco normativo y a su aplicación, expreso mi más sincero reconocimiento a los Poderes Legislativo y Judicial del estado.

En el Poder Legislativo mi administración ha encontrado un cuerpo colegiado plural, diverso, pero siempre maduro y comprometido con Yucatán. A todos los diputados, mi respeto por su labor y mi reconocimiento puntual.

Al Poder Judicial le reconozco su deseo de sumar esfuerzos, de compartir experiencias, de siempre estar listos para que la división de poderes en Yucatán sea un espacio que nos haga más fuertes, más dinámicos. Muchísimas gracias a las señoras y señores magistrados de la judicatura.

En Yucatán, la seguridad se respira, la seguridad se siente y nos consta con el 18 por ciento de disminución en robo con violencia y lesiones dolosas este año.

La tranquilidad también nos consta cuando ocupamos el primer lugar nacional en percepción de seguridad.

 La seguridad que se vive cuando investigaciones como las del Observatorio Hemisférico de la OEA señalan que en Yucatán contamos con muy bajos índices delictivos.

Y aquí quiero ser muy claro: la seguridad la construimos todos juntos, sociedad y Gobierno.

La confianza de los yucatecos en la policía estatal es un valor real que enaltece a todos nuestros elementos policiacos. 

Mi reconocimiento a todos los policías de Yucatán y mi compromiso de garantizarles que desempeñen siempre sus labores en las mejores condiciones.

Trabajar con la pluralidad política que hace sana nuestra democracia y que además es deseable que permanezca.

Pero también, la tranquilidad que hoy se vive en Yucatán solo es posible en la coordinación, en el trabajo conjunto de todos los cuerpos de seguridad en los distintos niveles de Gobierno.

En este punto extiendo mi más sincero reconocimiento al Ejército Mexicano por ser un gran aliado y protector del pueblo yucateco.

En 2013, con motivo del Centenario de nuestro Ejército Mexicano, construimos un parque temático conmemorativo que deja testimonio de la gratitud del pueblo de Yucatán con su Ejército.

Asimismo, mi reconocimiento a la Marina Nacional por brindarnos seguridad permanente en  nuestras costas para todo el pueblo de Yucatán.

Y con ese mismo ánimo, saludo y agradezco la labor de la Policía Federal y de la Procuraduría General de la República. Muchas gracias a estas instituciones.

La seguridad es patrimonio de todos, es certeza que nos sirve a todos; porque sólo donde hay seguridad hay bienestar.

Y casi tan importante como la seguridad es que la gente tenga certeza y tranquilidad sobre la forma en la que trabaja la administración pública que está para servirle.

Como primera acción de Gobierno, di a conocer 15 medidas que conforman el Programa de Ajuste Financiero y Nueva Cultura de Austeridad Pública.

En esa ocasión anuncié que el programa tendría vigencia a lo largo de todo mi mandato, para hacer más eficiente la labor de Gobierno.

Impulsamos reformas al Código de la Administración Pública del Estado, para la creación de la Secretaría de Administración y Finanzas, con la finalidad de unificar el ciclo económico y administrativo del estado.

Establecimos la Agencia de Administración Fiscal, en la cual se están invirtiendo más de 50 millones de pesos en infraestructura y equipamiento, con el objetivo de mejorar la calidad de servicio y ampliar la base de contribuyentes, con la finalidad de fortalecer los ingresos propios del estado. Agradezco a Francisco Javier Mendieta Jiménez.

Durante el 2013 refinanciamos nuestra deuda directa, obteniendo una reducción significativa de la tasa de interés y disminuyendo en siete puntos el porcentaje de afectación a las participaciones del estado.

Lo anterior nos permite destinar en este presupuesto 2014 un ocho por ciento menos de recursos para el pago de servicios por la deuda.

Hoy somos un estado con bajo nivel de deuda: al finalizar 2013, la Secretaría de Hacienda federal nos ubica como el cuarto estado con menor  nivel de obligaciones financieras del país.

Con la captación de más recursos propios y la generación de ahorros presupuestales podemos canalizar más recursos a proyectos de inversión prioritarios y a programas concurrentes con la federación.

Al cierre del ejercicio que se informa, podemos afirmar que las finanzas del estado son estables.

En materia administrativa y financiera hemos establecido como regla fundamental la disciplina, el orden y la eficiencia en el manejo de los recursos públicos.

A un año de distancia puedo afirmar que he vigilado cabalmente la honestidad de mi Gobierno, misma honestidad que exigiré en todo mi mandato a quienes colaboran conmigo.

Es mi objetivo encabezar un Gobierno de rendición de cuentas, transparente y siempre abierto al escrutinio ciudadano.

Son muchos los resultados que estamos consiguiendo, son muy amplias las áreas en las que estamos avanzando.

Son cientos de miles de ciudadanos a los que les consta que vamos por la ruta correcta y a la administración pública que yo encabezo le toca impulsar ese ánimo, le toca estar a la atura de las, circunstancias, le toca estar a la altura de este momento histórico.

Y es mi compromiso no desviarnos ni un milímetro de los objetivos que de verdad le importan a la gente. Vamos por la ruta correcta. Vamos por la ruta del bienestar.

Yucatecas, yucatecos, amigos todos: al asumir el Gobierno del Estado los convoqué, como lo dijo Ermilo Abreu, “a construir la mejor realidad, la realidad que sí es posible” y construir la “mejor realidad posible”, significa trabajar con lo que tenemos.

Trabajar con la pluralidad política que hace sana nuestra democracia y que además es deseable que permanezca.

Trabajar con los recursos públicos que efectivamente están a nuestro alcance y maximizarlos. La “mejor realidad posible” implica también trabajar dentro del marco jurídico e institucional que entre todos nos hemos dado.

Trabajar hombro con hombro con todos los sectores sociales y económicos que hoy tenemos, sobre todo, la “mejor realidad posible” significa trabajar con respeto por cada uno de nosotros, sin importar nuestras distintas opiniones, nuestras preferencias, nuestras edades o cualquier elemento que nos haga diferentes.

Por esa razón, tomando como aval los resultados de 15 meses de trabajo, tomando como punto de partida los resultados que entre todos construimos, tomando como cimiento esta nueva forma de hacer las cosas que estamos consolidando en Yucatán hoy convoco a todas las fuerzas políticas, a los sectores productivos, a las regiones del estado, a sus municipios, a los intelectuales, académicos y analistas, a los hombres y a las mujeres del campo, a los jóvenes, a las madres, a todos y cada uno de los habitantes del estado, a que renovemos y demos un sentido real a nuestro pacto social.

Un renovado pacto social basado en el compromiso compartido, en la confianza mutua, en hablar con la verdad.

Un nuevo capítulo en nuestro pacto colectivo que permita transformar la base y la lógica productiva de Yucatán, uno que haga posible reconstruir los cimientos del bienestar de nuestra tierra.

Y vamos a hacerlo ahora porque el nuevo estado de cosas en Yucatán y en su administración pública de verdad lo permite.

Después de 15 meses de renovación, actualización y fortalecimiento, después de estos meses de encuentro permanente con el diálogo como la mejor forma de construir soluciones y proyectos, después de estos meses de revitalizar la confianza de la gente en los programas, acciones y decisiones de Gobierno; ahora estamos listos para dar un salto en la calidad del desarrollo de Yucatán.

Y para confirmar la visión que le dé substancia y sentido concreto a la renovación del pacto social hoy presento cinco objetivos que impulsaran el crecimiento económico, la generación de empleos y el bienestar social de Yucatán.

Primero, vamos a consolidar la industria del turismo como uno de los sectores esenciales de la generación de prosperidad en Yucatán. Dejemos de ser una potencia turística en ciernes, y demos el salto decidido a ser una potencia.

Segundo, vamos a iniciar además una nueva etapa de reindustrialización del estado. No podemos olvidar que Yucatán fue área de innovación industrial y que aquí generábamos mucho de los bienes que alguna vez fueron esenciales para la economía mundial.

Tercero, vamos a incorporar a nuestro estado vigorosamente en la agenda logística de México porque es momento que dejemos de hablar del potencial económico y productivo de nuestra posición geográfica y empecemos a aprovechar el potencial logístico que ya tenemos.

Cuarto, vamos a transformar el campo yucateco, apostando por la agroindustria para no sólo tener productos primarios de calidad, sino productos con valor agregado porque urge que nos concentremos en un nuevo horizonte agropecuario y pesquero que sí cambie y mejore a fondo la vida de la gente del campo.

Y quinto, hagamos un pacto para impulsar la innovación y las tecnologías de la información y la comunicación porque en la economía de servicios de vanguardia y basada en el conocimiento, Yucatán debe tener una apuesta muy sólida con su tradición histórica. Hagamos realidad una estrategia digital que sea una verdadera palanca para el desarrollo.

Yo concibo cinco años de trabajo duro que hagan realidad un Yucatán con un turismo de negocios vigoroso, con nueva infraestructura de clase mundial, con promoción efectiva, un estado que convierta el patrimonio cultural y natural heredado en verdadera fuente de dinamismo económico.

Un Yucatán que atraiga inversión nacional y extranjera, con una industria ligera amplia que tenga impacto en el Golfo, el  Caribe y Centroamérica.

Un Yucatán que sea el verdadero clúster industrial para el Sureste porque también veo un Yucatán con plataformas logísticas en Progreso y en Valladolid, con cadenas de abasto y redes de proveeduría integradas, con un recinto fiscalizado, con un puerto de altura fortalecido, con carreteras, trenes y aeropuertos que le permitan abastecer la región y exportar al mundo.

Veo un campo yucateco tecnificado, de semilla mejorada, de empacadoras, cuartos fríos y canales de comercialización para la exportación de productos agropecuarios de calidad.

Y veo un Yucatán que con su capital humano, aplica el conocimiento a los procesos económicos, consolida el ecosistema de la innovación y la industria del software.

Esas son tareas claras, complejas y exigentes, pero ante todo posibles, realistas al alcance de nuestra historia, nuestro esfuerzo y nuestros recursos y por esos motivos, en el renovado pacto social que propongo, estoy dispuesto a que se me exija aún más.
 
Porque reconozco de cara a la ciudadanía, que si quiero entregar durante mi mandato una trasformación realista y completa de Yucatán, los grandes proyectos, las grandes obras deben iniciarse o consolidarse de inmediato.
 
El 2014 es el año clave de mi administración, es el año en el que juntos podemos consolidar las columnas que sostengan los avaneces y los resultados, que en los próximos cinco años, cambien el rostro económico de Yucatán. 
 
Por eso hoy les pido que no dispersemos los esfuerzos, que no distraigamos nuestra atención en lo coyuntural o contingente, concentrémonos en lo esencial y trascendente, enfoquemos con mucha precisión y altura de miras nuestro potencial  económico, social y cultural.
 
Y trabajemos con unidad, fuerza y convicción porque nadie en Yucatán quiere un bienestar regalado, todos queremos un bienestar construido, uno que sintamos nuestro, que nos sea propio.

Y precisamente bajo esa visión y esa ética del mérito y el esfuerzo, respetables ciudadanas y ciudadanos de Yucatán, colaboradores, amigos, habitantes de esta tierra, hoy les recuerdo que nos quedan mil 715 días trabajando juntos.

Y yo propongo que los aprovechemos todos y cada uno; propongo que le apostemos al bienestar, porque el bienestar es la diferencia entre lo que no podemos lograr divididos y lo que sí podemos lograr unidos y haciendo un frente común.

Entiendo muy bien mi papel como Gobernador. Sé que tengo enormes responsabilidades no sólo administrativas y políticas, sino también éticas y sociales.

Pero a lo largo de estos 15 meses les he demostrado que mi palabra vale, porque la verdadera palabra, como Canek dice, “no es lo que se dice, sino lo que se hace”.

Por eso con absoluta seguridad les puedo decir que en Yucatán cuando hablamos de bienestar es porque de verdad estamos construyendo el bienestar.

Ese y no otro es el logro esencial de este primer tramo de Gobierno: resultados que desde el presente construyen el bienestar del futuro.

¡Que viva Yucatán!

Muchas gracias.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios