11 de Diciembre de 2017

Yucatán

Sacan del abandono a salineras de Dzemul

Tras 20 años en el abandono, una asociación trabaja en las charcas con capacidad de producción de cientos de toneladas.

La salinera cuenta con más de 100 pozas con capacidad de producción de cientos de toneladas de sal de mar. (José Acosta/Milenio Novedades)
La salinera cuenta con más de 100 pozas con capacidad de producción de cientos de toneladas de sal de mar. (José Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Sacan del abandono a  salineras de DzemulCompartir en Twiiter Sacan del abandono a  salineras de Dzemul

MÉRIDA, Yuc.- Tras más de 20 años se trabaja en la reactivación de la salinera de Dzemul; las charcas que se observan desde la orilla de la carretera de ese poblado que entronca con la “costera” son parte de un complejo de más de 100 pozas con capacidad de producción de cientos de toneladas de sal de mar.

Unas 30 personas que conforman la Sociedad Cooperativa “Meyah Ta’ab” SC de RL de CV de Xtampú, Dzemul, trabajan en la extracción de la sal, que pasa por varios procesos, los cuales requieren fuerza física y habilidad de las manos, incluso del lavado para obtener un producto que finalmente es envasado en sacos de 25 y 50 kilos para su conservación.

Kathy Aké Ku, una de las mujeres que labora junto con su esposo y a su hermano, señaló que en busca de apoyos les indicaron la posibilidad de reexplotar las salinas que tenían más de 20 años sin actividad comercial.

Aunque algunos son pescadores, explicó, aceptaron el reto y hace menos de dos meses comenzaron a explotar comercialmente la zona, una vez que obtuvieron el permiso de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Explicó que cada charca tiene un potencial de producción diferente; por ejemplo, en algunas se obtienen alrededor de 20 toneladas, pero en otras llegan a las 40.

 

Afectaciones de la lluva

Como hace poco comenzaron a explotar el lugar, la ausencia de lluvias en mayo les permitió trabajar bien la zona, pero ahora la labor se complica, no sólo porque las precipitaciones afectan la producción de sal, sino porque tardan más tiempo en extraerla; además, si se moja, deben lavarla para continuar el proceso de secado.

“Cuando llueve, si el producto se moja, hay que lavarlo de nuevo para que quede listo; luego se deja secar al menos tres días con sol y comenzar el proceso de embolsado”, explicó.


Un requisito del comprador de Mérida, donde ahora venden la producción, es que la sal no esté húmeda, para que pueda entrar a la bodega.

Kathy Aké señaló que las charchas se ubican cerca de la carretera costera, desde el entronque hacia Progreso, avanza varios kilómetros. El problema con el sitio es que el abandono en el que estuvo por más de dos décadas afectó los bordes, permitiendo que la arena se introduzca.

 

Ante ello, pretenden realizar una limpieza de la zona a fin de lograr una mayor producción salina.
Cabe indicar que en Yucatán es común encontrar charcas salineras en la costa, que generan producciones pequeñas; la mayor industria salinera se ubica en “Las Coloradas”, bajo la coordinación del Grupo Roche, ya que comercializa miles de toneladas a los mercados nacional e internacional.

Datos

  • La extracción del producto se realiza durante la tarde, noche y madrugada, principalmente.
  • En la zona sólo hay dos charcas que no se tocan, son las que tienen un mayor color rosado, porque ahí viven las artemias que consumen los flamencos.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios