19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Albañilería, 'una chamba dura'... pero alguien tiene que hacerla

Los que se dedican a la industria de la construcción aguantan horas debajo del sol y muchas veces sin prestaciones. Hoy se festeja su día.

Los albañiles ganan en promedio unos mil 500 pesos semanales por una jornada desde las 7:00 hasta después de las 17:00 horas. (Notimex)
Los albañiles ganan en promedio unos mil 500 pesos semanales por una jornada desde las 7:00 hasta después de las 17:00 horas. (Notimex)
Compartir en Facebook Albañilería, 'una chamba dura'... pero alguien tiene que hacerlaCompartir en Twiiter Albañilería, 'una chamba dura'... pero alguien tiene que hacerla

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- En Yucatán se calcula que unas 25 mil personas trabajan como albañiles, muchos en jornadas que superan las ocho horas con temperaturas arriba de los 40 grados, y que demandan una convicción y voluntad humana mayor a la de otros oficios conocidos.

Franklin Ku Ché es alarife desde hace más de 14 años y aunque tuvo un inicio complicado, como todos aquellos que deciden incursionar en la albañilería. Hoy es jefe de obras, un auténtico “maestro albañil” como le llaman sus compañeros de trabajo, el que encabeza, el que enseña las artes del oficio.

Franklin mencionó que es uno de los más de dos mil socios del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción, que tiene un contrato, recibe un sueldo semanal y está dado de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Empero, el trabajo es igual de duro con o sin contrato, comenta en entrevista con Notimex.

“Nos procuran un mejor ambiente, respetan nuestros horarios de comida y nos ponen baños portátiles para hacer nuestras necesidades fisiológicas, son privilegios que no todos los compañeros de oficio tienen, muchos trabajan sin seguro social, no tienen más que su fuerza de trabajo”, comentó.

Para Franklin y sus compañeros de obra, la jornada empieza a las 07:00 horas y se prolonga por lo regular hasta después de las 17:00, con la paga que en promedio es de unos mil 500 pesos a la semana, aunque no todos ganan igual.

Única opción

Junto a Franklin, quien tiene el grado de maestro albañil, hay ayudantes, carpinteros y plomeros, que tienen una distinta remuneración por sus respectivos trabajos, todos bajo sus órdenes.

Mencionó que sin duda, el trabajo de albañil es un trabajo duro y difícil, pero también es una realidad que para muchos como él, puede ser la única opción para poder tener un empleo.

Y es que la industria de la construcción es una de las que más empleos genera en esta entidad; la delegación de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción reportó unas 25 mil plazas hasta finales del año pasado.

“A mí me gusta mi empleo, tengo ese privilegio, pues no a todos les gusta ser albañiles, mi caso es distinto y me siento muy afortunado por eso”, señaló mientras realiza el revocado de una de las paredes de la obra.

“Hay que saber aguantar, pasas muchas horas debajo del sol, y el sol te pega, te curte, sientes como se calienta tu cabeza, y pues te tomas un poco de agua, te secas el sudor y a seguirle con la mezcla, a cargar bloques, es una chamba dura, pero pues ahora sí que alguien tiene que hacerla”, precisó.

Un recreo

La obra en la que trabaja el entrevistado lleva más de un año, está enclavada en Paseo de Montejo y debe cumplir ciertos requisitos y demandas del Instituto Nacional de Antropología e Historia, pues es una zona considerada como patrimonio histórico.

Por ello, los propietarios decidieron contratar a albañiles afiliados a la Confederación de Trabajadores de México que tienen una mayor experiencia y cuya calidad profesional está comprobada.

“Ojalá más personas contrataran a los socios, eso ayudaría a que más albañiles puedan ser sindicalizados y tener mejores condiciones de trabajo”, expuso.

Franklin y sus compañeros se preparan para la hora de la comida, un momento importante para ellos, “ahí aprovechamos para platicar, aclarar dudas, vacilar, divertirnos un rato, es una especie de recreo, como cuando fuimos a la escuela, es un momento que nos da impulso para terminar la jornada”.

La plática giró en torno a los festejos a la Santa Cruz que se realizarán como cada año este tres de mayo.

“Todavía no sabemos si se va a festejar aquí en esta obra, eso también lo checa el contratista, pero definitivamente es un día especial para nosotros, pues ese día es como una especie de cumpleaños, ahí te das cuenta que cumples un año más en este oficio, espero festejar todavía muchas Santa Cruz”, finalizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios