20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Trabajo arduo a favor de la salud mental

La autovaloración de la persona, el amor de sus seres queridos y sentirse parte importante de la sociedad alejan los pensamientos suicidas.

Mariliz Escalante, Salvador González y Alis García durante la transmisión del programa 'Salvemos una Vida'. (Jorge Acosta/SIPSE)
Mariliz Escalante, Salvador González y Alis García durante la transmisión del programa 'Salvemos una Vida'. (Jorge Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Trabajo arduo a favor de la salud mentalCompartir en Twiiter Trabajo arduo a favor de la salud mental

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La autovaloración de la persona, el amor de sus seres queridos y sentirse parte importante de la sociedad son los elementos que pueden alejar los pensamientos suicidas en las personas, es la premisa del proyecto y programa radial Salvemos una Vida, que en la emisión de este viernes dedicó la transmisión al tema del suicidio y las alternativas que existen en Yucatán para prevenirlo.

La conducción estuvo a cargo de Alis García y Mariliz Escalante, quienes compartieron micrófonos con el invitado del día, el doctor Salvador González , director general del Centro de Atención Integral y Rehabilitación de Personas con Problemas de Salud Mental y Adicciones (Caiyrad).

El tema de ayer se desarrolló a propósito del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, promovido por la Organización Mundial de la Salud, que se conmemoró anteayer y cuyo lema en este año es  “Tender mano y salvar vidas”.

Estudios de la OMS, señalan casi 800 mil personas se quitan la vida anualmente, destaca que según sus registros, en 2012 el suicidio fue la segunda causa de muerte entre personas de 15 a 29 años, lo que revela la necesidad de atención urgente a la población joven.

“El suicidio es ya considerado un problema de salud pública. El deseo de no seguir viviendo está presente en muchos momentos en la población, especialmente en grupos vulnerables como los jóvenes y también en los adultos mayores”, apuntó el Dr. Salvador quien exhortó a la sociedad a informarse y no evitar el tema cuando se presentan intentos suicidas en la familia.

Alis García agregó que no basta con estar dispuesto a abordar el tema, sino prever cómo se actuará en consecuencia, ya que es un tópico sensible que no se saca a luz por mera curiosidad, sino porque se tiene un deseo genuino de ayudar.

Las bajas de estado de ánimo pueden derivar en depresión grave y se puede considerar una enfermedad mental

“Pero hay que tener tacto  para hablar del tema de una manera que no sea invasiva. Por ejemplo preguntar: ¿te sientes triste?, ¿has tenido el pensamiento de no seguir viviendo?, ¿has llegado a sentir que la vida no vale la pena vivirla? Eso nos permite identificar el problema en etapas tempranas, para tener la posibilidad de ayudar a la persona a cambiar su percepción de la vida.

Al nivel de consulta, cuando la persona ha tenido un intento de suicidio, hablamos abiertamente con el paciente y se le pregunta directamente ¿por qué te quieres suicidar? Porque eso mueve emociones”, añadió el especialista.

El doctor Salvador reconoció la labor de la asociación “Salvemos una Vida”, porque en 20 años ha trabajado arduamente en la prevención del suicidio, ofreciendo una alternativa de ayuda para fortalecer la salud mental, emocional y hasta espiritual.

“Al ser un problema multifactorial, todos tenemos algo de responsabilidad y aquellos que se encargan del tema tener preparación, llámese psicólogos, terapeutas, psiquiatra, persona de la sociedad civil. Se debe saber escuchar a la persona, a veces mis compañeros doctores no lo hacen y lo importante es hacer sentir acompañada a la persona”, opinó.

El experto abundó que uno de los factores más relevante en el historial de un potencial suicida es la depresión, muchas veces derivada de una familia disfuncional, desintegrada, que carece de valores, amor y de fe en sí mismos y en la esperanza.

“Estamos en un proceso de descomposición social donde todos tenemos que ver en el proceso depresivo. Esto puede ser desde por antecedentes, si en la familia hay personas que se han suicidado, pero el 60 ó 70 por ciento de los casos en los jóvenes provienen  de familias desintegradas. Ayuda creer en algo, en una fuerza superior que nos protege y ayuda. Pero es necesario hablarlo, desmitificar el tema, no hay que ocultarlo y sobre todo pedir ayuda”, subrayó.

Agregó que los familiares de un suicida deben estar atentos y no ignorar el problema, porque alguien que ha sentido las ganas de quitarse la vida no debe estar solo y en silencio, estos son factores de riesgo.

“Yo no puedo permitir que alguien que me dice que ha intentado quitarse la vida se vaya de mi consultorio, no lo dejo salir hasta que junto con su familiar o acompañante logremos algo para que se maneje el tema. En teoría no puedo hacerlo, pero tampoco puedo dejarlo ir, y que me entere que 24 horas después se suicide y no pude hacer nada al respecto”, opinó.

Mariliz Escalante y Alis García añadieron que lo principal es ayudar con amor, con manifestaciones de afecto y buena comunicación, porque aunque la persona esté rodeada de otros si no tiene muestras de cariño honesto se puede sentir solo y llevar esos espacios con otros elementos que conduzcan incluso a la adicicón.

“Cuando los jóvenes están en una situación de crisis, fácilmente le abren la puerta a las drogas, que les proporcionan un bienestar pasajero, una huida de su realidad y cuando termina el efecto se enfrentan a la crudeza de su vida, y es ahí donde vienen los pensamientos suicidas, porque creen que no vale la pena vivir en un entorno disfuncional, además con las drogas pierden la dimensión de los problemas, entran a una etapa de falta de conciencia clara”, alertó el Dr. Salvador.

Indicó que las bajas de estado de ánimo pueden derivar en depresión grave, se puede considerar una enfermedad mental, porque implica cambios químicos en el cerebro.

“Al igual que una enfermedad de cualquier parte del cuerpo,  debe ser tratada por un experto, un psicólogo o un psiquiatra. La gente debe cambiar su percepción, atenderse no significa que estén locos. Con Salvemos una Vida desde hace 20 años estamos trabajando para cambiar la imagen de desprestigio de las personas con problemas mentales, porque nadie está exento de padecer un problema de salud mental”, aportó Alis García.

Concluyó aconsejando a los radioescuchas a descubrir sus dones y encontrar lo que verdaderamente los llena y para lo que son buenos, porque estos elementos ayudarán a fortalecer su espíritu en los problemas, para poder enfrentarlos en vez de hundirse.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios