12 de Noviembre de 2018

Yucatán

Trazan los mayas la Mérida del siglo XXI

En Yucatán es común que en zonas de construcción se descubran vestigios mayas, en mayor o menor medida.

Ahora los desarrolladores de vivienda efectúan estudios arqueológicos al terreno que desean comprar. (SIPSE)
Ahora los desarrolladores de vivienda efectúan estudios arqueológicos al terreno que desean comprar. (SIPSE)
Compartir en Facebook Trazan los mayas la Mérida del siglo XXICompartir en Twiiter Trazan los mayas la Mérida del siglo XXI

Patricia Piña/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El desarrollo habitacional de Mérida está regido por antiguos asentamientos mayas, incluso esta cultura parece seguir trazando la distribución habitacional, ya que sus vestigios representan un plus o una fuerte afectación económica para los empresarios que invierten en nuevos fraccionamientos.

Ante esta situación, ahora los desarrolladores de vivienda efectúan estudios arqueológicos al terreno que deseen comprar.

El presidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), Carlos Medina Rodríguez, precisó que algunos fraccionadores han resultado afectados debido a que en el área donde pretenden construir complejos habitacionales existen vestigios mayas importantes, lo que les representa una pérdida económica, tanto por el tiempo que tarda el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en liberar el terreno, como por la donación de espacio que deben hacer.

Vestigios por todos lados

“Es común en Yucatán que en el área que se quiera construir, por pequeña que sea, siempre se presenten hallazgos de vestigios mayas, en mayor o menor medida”, indicó.

Detalló que para el fraccionador los vestigios representan iniciar un proceso de investigación que efectúa el INAH, el cual determina la importancia de lo encontrado y, en su caso, emite la carta de liberación correspondiente al terreno, la cual debe ser entregada a la autoridad municipal para tener los permisos de uso de suelo y construcción.

En años pasados, explicó el empresario, era común que el empresario adquiriera un terreno para luego solicitar al INAH el estudio de prospectiva que determina si existen basamentos importantes, de lo contrario, se hacía la liberación inmediata.

No obstante, en algunos casos se localizaron importantes vestigios, lo que derivó en la pérdida de recursos para los inversionistas, ya que se negó la construcción en la zona.

Estudio previo

“En la actualidad, antes de adquirir un terreno, los desarrolladores optamos por contratar los servicios del INAH para que efectúen el estudio previo al acuerdo de compra, con lo que sólo invertimos la cantidad que la dependencia pide por el trámite e investigación, lo que nos sale más económico”, precisó.

Comentó que en algunos fraccionamientos donde el hallazgo es importante el empresario tiene que donar el terreno marcado por el INAH para que sea la dependencia la que realice estudios más profundos. Además, el desarrollador debe proporcionar a la autoridad municipal y estatal el 30 por ciento de la superficie que servirá para la edificación de escuelas y áreas verdes.

“Existen puntos de la ciudad representativos, como el fraccionamiento Del Parque y Villa Magna del Sur, donde lo encontrado por el INAH fue importante, por lo que el empresario tuvo que dejar el área como patrimonio, además de su aportación para la creación de áreas verdes; en esos casos pudo haber existido una pérdida económica importante para el fraccionador”, señaló.

Por el contrario, apuntó, en casos donde lo encontrado es poco relevante es aprovechado como un plus para la venta de viviendas, al ser los basamentos mayas un atractivo para quienes buscan una propiedad.

Peritaje

Cualquier persona, física o moral, que adquiere un terreno y desea edificar una zona residencial o plaza comercial debe contar con un permiso de construcción del Ayuntamiento en donde se encuentre el predio, como indica la Ley de Protección al Patrimonio Cultural de la Nación.

Para ello, el interesado debe solicitar al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que realice un peritaje, el cual consiste en inspeccionar el terreno y determinar si existen vestigios prehispánicos.

Eduardo López Calzada, delegado del INAH, explicó que se debe presentar una solicitud en la cual se especifican la ubicación del predio, los planos y sus dimensiones.

Se asigna un arqueólogo para que realice el estudio y, en caso de encontrar vestigios, se determina la forma en que deberá preservarse dicho bien.

Luego, el arqueólogo elabora un informe que se envía al Consejo Nacional de Arqueología en México, que decide si el proyecto puede realizarse sin afectar el área de interés.

Sin datos precisos
  • El Ayuntamiento de Mérida es la instancia encargada de emitir los permisos de construcción de zonas habitacionales. No obstante, las autoridades municipales no cuentan con la información precisa de las zonas en donde hay asentamientos y vestigios mayas.
  • La zona que cuenta con el mayor número de asentamientos mayas es el poniente de la ciudad, donde en los últimos años se ha registrado un gran desarrollo habitacional y comercial.
  • En algunas ocasiones, durante el estudio de los terrenos, se han encontrado entierros mayas, ofrendas y metates.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios