18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Pasa lento por Yucatán la 'serpiente de hierro'

Debido a la falta de mantenimiento y el deterioro de las vías ferroviarias obliga a los maquinistas desplazar los furgones de 15 a 20 kilómetros por hora.

Los trenes han dejado de ser el principal transporte.
Los trenes han dejado de ser el principal transporte.
Compartir en Facebook Pasa lento por Yucatán la 'serpiente de hierro'Compartir en Twiiter Pasa lento por Yucatán la 'serpiente de hierro'

Jesús Mejía/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Imagine que hoy aborda el tren en Mérida y llega a Valladolid en 14 horas, cuando en un taxi o en su automóvil se puede completar ese viaje en hora y media, esa es la realidad del sistema ferroviario en la entidad.

El desmantelamiento de la antigua y poderosa red ferroviaria local es tal, que con frecuencia, entre sus vías enterradas, en sus dos únicos puntos de conexión con poblaciones yucatecas se descarrila algún vagón, como ocurrió el 13 de marzo con el tren que va a Valladolid, como resultado de la falta de mantenimiento y el deterioro de las vías que obliga a los maquinistas desplazar los furgones de 15 a 20 kilómetros por hora. 

Con rieles que datan de hace 70 u 80 años de antigüedad, ya “fatigados” –según el lenguaje de los ferrocarrileros–, los trenes de Mérida a Valladolid, con sus 25 ó 30 furgones, sólo pueden desplazarse en la actualidad a baja velocidad, por lo que emplean de 12 a 14 horas para cubrir ese trayecto.

En su mejor época, hace más de 30 años, el ferrocarril realizaba dicho tramo de 167 kilómetros en poco más de cuatro horas. Salía de Valladolid a las 3:50 horas y llegaba a Mérida a las 8:00 horas. Hoy, las condiciones de las vías son “paupérrimas” por lo que requieren más tiempo para cubrir el trayecto.

Con esta descripción, el secretario de Organización del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, Sección Yucatán, Ignacio Aguilar Ruiz, expuso la situación de los ferrocarriles que aún operan en el Estado, la que calificó como “lamentable” y “mala”.

Con 28 años de experiencia, el operador de locomotoras de hasta cuatro mil caballos de fuerza, con peso superior a las 160 toneladas, comentó que el mal estado de las vías obliga a las locomotoras y a sus 25 ó 30 furgones desplazarse con lentitud, ante el riesgo de descarrilarse, lo que ocurre con frecuencia.

Explicó que la falta de mantenimiento, la “fatiga” y el desgaste que presentan las vías de Mérida a Campeche y Mérida a Valladolid, las únicas en servicio para el transporte de combustóleo, fierros y materiales de construcción, implica riesgos y problemas para los trenes. 

Por eso tienen que ir despacio, agregó el maquinista al referirse también al tonelaje de desplazamiento, tanto de locomotoras como de góndolas, carros-tanques, furgones y cabús y su carga, que supera las tres mil toneladas.

Ferrocarriles Istmo de Tehuantepec, propietaria de trenes y vías, argumenta carecer de recursos para reemplazar o dar mantenimiento a las vías, puntualizó el representante del sindicato que aglutina a cerca de 90 trabajadores. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios