20 de Octubre de 2018

Yucatán

Los desafíos de envejecer

El debilitamiento físico, la enfermedad y la muerte, tanto la propia como la del compañero o compañera de vida y los amigos, agobian a los ancianos.

En unos años en Yucatán la población será mayoritariamente de ancianos. (SIPSE)
En unos años en Yucatán la población será mayoritariamente de ancianos. (SIPSE)
Compartir en Facebook Los desafíos de envejecerCompartir en Twiiter Los desafíos de envejecer

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Platicando con abuelas y abuelos me preguntaron cuál me parecía el mayor desafío que debíamos enfrentar al envejecer.  El envejecimiento, les comenté, trae consigo no sólo uno, sino una gran cantidad de desafíos que son muy diferentes a los que hemos enfrentado en las otras etapas de nuestra vida. 

Para enfrentarlos exitosamente, les dije, son necesarias la fortaleza de carácter y una dimensión más amplia y profunda acerca de la vida humana.

Los grandes desafíos de la vejez, que pueden ser tantos como personas que envejecen, podemos resumirlos en tres:

1.  El debilitamiento físico y la enfermedad. En el envejecimiento, de manera progresiva, nos vamos experimentando físicamente más débiles y, por tanto, más susceptibles a la enfermedad y a la dura –a veces inexplicable- experiencia del dolor humano.

2.  La pérdida de la compañera o compañero de toda la vida, de los seres queridos y de los contemporáneos. Desde pequeños vamos aprendiendo que las personas mueren, pero cuando vamos envejeciendo, la muerte de los más cercanos o contemporáneos, o la de nuestro compañero o compañera de toda la vida, se experimentan de manera muy diferente que cuando éramos jóvenes. Se convierte en una experiencia realmente desafiante, al ser muchas veces interpretada como injusta o inexplicable. 

3.  La propia muerte. Dice Freud que las personas tenemos una doble postura sobre la muerte. La pulsión de muerte, que enfrentamos a lo largo de la vida a través de las pequeñas o grandes pérdidas y la muerte como acontecimiento real. En la vejez, la muerte va pasando de ser una pulsión de pequeñas o grandes pérdidas, para empezar a considerarla como un encuentro real, personal e ineludible con la propia muerte.

Quedo pendiente a cometarios y orientaciones en [email protected] Antonio Alonzo Ruiz, especialista en psicoestimulación y psicoterapia.

Consulta privada: Centro Crehas Mérida 999 340 2321; CEMI, Las Américas 688 2660. www.crehas.org.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios