15 de Diciembre de 2018

Yucatán

Un ciclón la trajo para ayudar a Yucatán

Mujer con liderazgo y espíritu altruista, así es Michelle Byrne de Rodríguez, quien desde hace 32 años vive en Yucatán.

Michelle Byrne de Rodríguez, delegada estatal de la Cruz Roja Mexicana en Yucatán. (Milenio Novedades)
Michelle Byrne de Rodríguez, delegada estatal de la Cruz Roja Mexicana en Yucatán. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Un ciclón la trajo para ayudar a YucatánCompartir en Twiiter Un ciclón la trajo para ayudar a Yucatán

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Su origen es australiano, pero su corazón y misión están en Yucatán. Michelle Byrne de Rodríguez, con 32 años de vivir en tierra maya, está convencida de que el destino le tenía un proyecto de vida en esta zona del mundo.

Un ciclón obligó a su barco a atracar en Progreso, y como turista, conoció la ciudad y el amor de su vida, por lo que decidió fincar su residencia en el Estado.

Su perfil de liderazgo y su personalidad activa la llevaron a ser dama voluntaria en la Cruz Roja de Yucatán hace 25 años, y desde hace 14 años, en uno de los momentos más difíciles de la institución, aceptó la responsabilidad de ser delegada . 

Ahora, a la distancia y con un compromiso por el futuro de la organización, hace un llamado a la sociedad a sumarse para fortalecer a la Cruz Roja. 

Mujer de fe, madre de cuatro hijos, enamorada esposa y luchadora de la vida, Michelle Byrne se ha ganado la admiración de la sociedad por su compromiso, dedicación y lealtad a las acciones que benefician a sectores vulnerables.

Sin dudas

Cuando llegó a Yucatán y tomó la decisión de vivir y aportar a la tierra que eligió como propia, no tuvo dudas, no miró atrás, reflejo de ello es la frase recurrente en su discurso cuando se refiere a México como “nuestra nación”.

“Creo que mis papás todavía no me lo perdonan”, comenta entre risas y completa: “pero saben que soy feliz aquí y han venido a visitarme, ahora me toca a mí visitarlos”.

La belleza del Estado la cautivó, pero las necesidades y carencias con las que se encontró le tocaron el corazón.

No se pudo quedar indiferente, y de inmediato se unió a la Cruz Roja, una institución que le ofrecía el perfil de organización en la que quería ayudar. Como enfermera de profesión se sintió identificada con la causa y comenzó el camino a la titularidad de la delegación.

“Cuando me entregaron la responsabilidad en un evento de la Ciudad de México, en una entrevista me preguntaron qué iba hacer, cómo lo lograría, por qué una extranjera… y yo respondí: vamos a trabajar con ganas, conformaremos un buen equipo de profesionales y lo lograremos; siempre hay que decir que sí, animarse, pensar que sí se puede, no hay que rendirse, y una institución como la Cruz Roja no tiene límites, todos podemos sumarnos, no importa de qué país provengas”, recordó.

En entrevista, rodeada de libros de ortopedia, entre sonrisas y frases contundentes, Michelle destacó que si volviera a nacer y la vida la trajera de nuevo a tierra maya, repetiría la historia. 

“Hay que amar lo que haces, buscar cuál es tu misión, seguirla y ser firme; hemos tenido muchos retos porque es una institución de crecimiento no sólo para mí, sino los cerca de 500 voluntarios, y ser la cabeza y motor de la causa tiene que ver con muchas vidas, por eso procuramos la formación de todos en sus áreas”, explicó.

Líder de nacimiento

Ser líder de proyectos sociales es parte de su vida desde niña; en Yucatán pasó de ser dama voluntaria, a coordinadora, después presidenta, luego delegada, y actualmente es por tercera vez reelecta Consejera Nacional de la institución. 

“Es un crecimiento de poco a poco. Recuerdo que en el colegio, cuando era joven, me convertía en cabeza de grupo de algunas causas. Siempre supe hacia dónde quería ir; podemos tener muchas distracciones, pero no hay que perder el enfoque. No hay que tener miedo al fracaso. Soy pasajera aquí y sólo quiero dar lo mejor de mí en este puesto; mañana estará otra persona que llevará la batuta”, agregó.

Momentos decisivos

Haciendo memoria en los casi 14 años al frente de la delegación, destacó que entre los momentos más duros y angustiantes que ha vivido fue la amenaza de cancelación de funcionamiento de un equipo del Centro Anticanceroso por una pieza que fallaba. Los representantes de la Secretaría de Salud llegaron a las 10 horas y le dijeron que si no resolvía el problema a las 18:00 horas se cerraba el centro dos meses.

Michelle de inmediato instó a su equipo a conseguir la pieza, la encargaron a la Ciudad de México, buscaron al técnico y cumplieron el objetivo a las 17:30 horas. Su mayor temor, dijo, era dejar sin servicio a los usuarios.

Otro episodio fue cuando el huracán “Isidore” impactó Yucatán, y a pesar de que los trabajadores de la Cruz Roja también resultaron afectados, ayudaron a los necesitados. “Yo tenía problemas también, pero mi compromiso era más grande; tenía que dirigir acciones para ayudar a muchas personas”, apuntó.

Actualmente, su trabajo coordinado con un equipo de profesionales comprometidos se traduce en una Cruz Roja fortalecida y con una esperanza de vida amplia. 

Perfil
  • Michelle Byrne de Rodríguez nació el 29 de enero de 1958 en Albany, Australia.
  • Es esposa de Oswaldo Rodríguez Palomeque, con quien tiene cuatro hijos: Mariano, Samantha, Oswaldo y Michelle.
Trayectoria
  • Actual Consejera Nacional de la Cruz Roja.
  • Es fundadora y Presidenta Honoraria del Patronato Peninsular Contra el Cáncer.
  • Es consejera de Pro Natura.
  • Miembro del Consejo de Salubridad y Protección Civil por ser parte de la Cruz Roja.
  • Recibió la distinción “Corazón de Oro” otorgado por la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias.
  • Fue reconocida por el Club Internacional de Mujeres por su trabajo social.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios