14 de Diciembre de 2017

Yucatán

Un negocio con alternativa de salud alimenticia

Jóvenes profesionistas se enfocan en el combate a la obesidad, uno de los principales problemas entre los yucatecos

Los jóvenes profesionistas Jorge Coronado Herrera y Mario Alberto Esparza. (Antonio Sánchez/SIPSE)
Los jóvenes profesionistas Jorge Coronado Herrera y Mario Alberto Esparza. (Antonio Sánchez/SIPSE)
Compartir en Facebook Un negocio con alternativa de salud alimenticiaCompartir en Twiiter Un negocio con alternativa de salud alimenticia

Iván Duarte/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Sí se puede comer sano, rico y barato, afirman los jóvenes profesionistas Jorge Coronado Herrera y Mario Alberto Esparza, quienes con menos de 30 años de edad han ideado el negocio perfecto  para combatir a la obesidad, uno de los problemas que más aquejan a Yucatán, mediante sistemas de producción de alimentos muy deliciosos y económicos.

Pese a nacer en dos puntos diferentes del país, la vida los encontró en esta ciudad, donde rápidamente hicieron “click”, al coincidir con un gusto heredado de sus padres, el de la venta directa.

¿Cuál es el objetivo del negocio?
Hace algún tiempo supimos por las noticias que en Yucatán la obesidad era apremiante, por lo que  queremos, mediante esta empresa, mostrarles principalmente a las amas de casa, que sin la necesidad del aceite y grandes gastos se puede comer muy bien en el hogar, dijo Roberto Coronado.

¿Cuáles son sus orígenes?
Mis padres son Jorge Coronado Herrera y Laiger Tamayo Patrón, ingeniero agrónomo y maestra respectivamente, tengo tres hermanos, el mayor es Jorge Germán y 2 menores, Fernando Israel y Daniel Eduardo, desde siempre he tenido el gusto por las ventas y el comercio, gracias a mi padre, que se desempeñó como instructor de ventas de una compañía panificadora durante muchos años, y el gusto por la cocina lo traigo de mi madre, que se dedicó sólo a los cuidados de la casa, explicó Roberto.

En mi caso, dice Mario Alberto Esparza, soy hijo mayor de tres hermanos varones. Mis padres son Mario Esparza Sánchez y Thelma Pérez Mier, originarios de Coahuila y Monterrey, respectivamente.

Desde chico aprendí por parte de mi padre, la cuestión administrativa y financiera, ya que él trabajó por 20 años en una casa de bolsa, donde fue director general, y actualmente forma parte de una financiera. Mi lado comercial y el de las ventas se lo debo a mi madre, quien desde chica trabajaba con mi abuelo en el mercado de abastos, en la compra-venta de frutas como la naranja y la manzana, principalmente. Actualmente, ella se dedica a las bienes raíces.

Con 28 y 26 años, respectivamente, tanto Mario como Roberto encontraron en “Perdura”, el potencial de negocios que al mismo tiempo tiene  un impacto social ya que reeduca a las familias al elegir utensilios de cocina y alimentos que sean benéficos al cuerpo.

¿Cuál es la propuesta que están realizando?
Primero, a base de utensilios de cocina. Que la gente pueda ver que no necesita de productos que son altamente dañinos para el cuerpo, que a la larga, nos genera problemas de salud.

Acudimos a las viviendas, les mostramos a las familias que no necesitan hacer grandes gastos en la comida, pero sobre todo que pueden adoptar una nueva cultura de comer saludable, explicó Roberto.

¿Cómo ofrecen esta alternativa?
Primero que nada, que la gente que cocina vea que se pueden preparar alimentos al vapor,  para ello contamos con un equipo de asesores que acuden a las viviendas para saber con qué recursos cuenta la familia y con base en ello les proponemos un menú para comer saludable, dijo por su parte Mario.

El negocio se basa en la distribución y comercialización de artículos de cocina cuyo paquete básico es de cuatro piezas, que son suficientes para que las familias puedan cocinar los alimentos más saludables, complementó el joven.

¿Cuáles son sus aspiraciones al emprender en este negocio?
Considero que como cualquier joven que emprende un sueño quiere tener éxito, pero que a veces se deja de un lado el beneficio social que se puede generar al emprenderlo, es decir, no necesariamente vamos a pensar en el negocio por el negocio, vemos y creo que cada vez hay más jóvenes que piensan de esta forma en tener su empresa, un negocio propio, pero que no sea sólo para beneficiarte tú como persona, sino para servir a tu comunidad, un producto que ayude y creo que estamos en el canal correcto, dijo Roberto.

Desde el punto de vista comercial, es bueno que la gente sepa que puede comer bien sin necesidad de desembolsar grandes sumas de dinero, y que incluso, puede incrementar la calidad de vida de sus familias. Esta es la idea vendible, pero creo que lo mejor de todo, es que tenemos la certeza de que estamos contribuyendo a la sociedad, dijo Mario.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios