22 de Mayo de 2018

Yucatán

Una familia en Mérida, muy parecida a la Torre de Babel

El caso de los Westell: el padre es británico y la madre rusa, pero se comunican en hebreo; sus hijas hablan inglés, aunque prefieren el español.

La diversidad en el idioma, característica en el hogar de los Westell. (José Acosta/SIPSE)
La diversidad en el idioma, característica en el hogar de los Westell. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Una familia en Mérida, muy parecida a la Torre de BabelCompartir en Twiiter Una familia en Mérida, muy parecida a la Torre de Babel

Iván Duarte/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Con apenas 10 años y varios de radicar en Mérida con su familia, Yasmine Westell tiene perfectamente claro que aprender un idioma adicional a su lengua materna será una “llave maestra” en diversos países.

Desde que era muy pequeña dominó el idioma inglés, y luego, al llegar a Mérida, tuvo que aprender español para poder convivir con sus compañeros de escuela.

Pero no es todo, la niña tiene en su familia una clara muestra de lo que es el gusto por aprender otros idiomas.

Su padre Richard Westell es de origen británico, y su madre Vered es originaria de Rusia; esta pareja se conoció en Israel, por lo que ambos hablan hebreo.

El matrimonio compuesto por Richard Westell y Vered Westell tiene dos pequeñas, Yasmine y Alexandra, de ocho años, ambas hablan perfectamente inglés y español.

La menor, al nacer en México, aprendió primero español y luego inglés, precisó la madre.

Yasmine intervino y dijo no recordar si le fue difícil aprender, en su caso, el español, cuando era más pequeña.

Su madre le indicó que fue un proceso natural de aprendizaje, y agregó: “Entre ellas hablan principalmente el español”.

Hebreo, para asuntos de pareja

Pero luego revela: “El hebreo lo hablamos sólo nosotros para tratar asuntos de pareja, es nuestra arma secreta”.

Vered Westell recordó una anécdota referente a la variedad de idiomas que se maneja en su familia.

“En cierta ocasión nos encontrábamos en Nueva York mis hijas y mi esposo. Y entonces en un taxi ellas hablaban en español, mi esposo y yo en hebreo, y cuando nos referíamos al conductor, lo hacíamos en inglés. A lo que el chofer nos preguntó: ‘¿Disculpen, de dónde son ustedes, porque veo que sus hijas hablan entre ellas en español, los cuatro se refieren a mí en inglés y ustedes dos (los esposos) hablan en no sé qué idioma?”, indicó mientras sonreía.

Ambas, madre e hija ven en el dominio de idiomas una puerta de acceso para desempeñarse de manera exitosa en cualquier país.

Yasmine aprovecha e insiste a su madre en que ya es hora de que le enseñe a hablar hebreo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios