16 de Enero de 2018

Yucatán

La unción no es sólo para enfermos en fase terminal

Recuerdan que contrario a lo que se cree este sacramento lo puede recibir cualquier paciente con alguna enfermedad crónica.

La unción es recomendada para  toda persona a partir de los 60 años de edad, al estar en una etapa en la que se es vulnerable a enfermedades. (Archivo/ Milenio Novedades)
La unción es recomendada para toda persona a partir de los 60 años de edad, al estar en una etapa en la que se es vulnerable a enfermedades. (Archivo/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La unción no es sólo para enfermos en fase terminal Compartir en Twiiter La unción no es sólo para enfermos en fase terminal

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Existe la errónea creencia de que la unción de los enfermos se brinda sólo a aquellas personas que están a punto de morir, cuando en realidad es un sacramento mediante en el que cualquier paciente recibe la gracia de Dios para que se fortalezca y anime a seguir adelante, afirmó el Pbro. Efraín Pérez Bojórquez.

El sacerdote señaló que la unción de los enfermos, como su nombre lo indica, es una unción especial que se hace sobre una persona que ha sido vulnerada por la enfermedad.

“La idea de este sacramento se toma de la práctica de sanación y milagros que Jesús hacia cuando estaba en este mundo. De hecho, en los Evangelios vemos que constantemente estaba con los enfermos y curaba a un paralítico, al endemoniado, al ciego”, abundó.

“Este sacramento es la extensión de la acción curativa de Jesús dentro de la iglesia”, señaló el Pbro. Pérez Bojórquez, integrante del equipo diocesano de la Pastoral de la Salud.

En ese sentido, mencionó que se unge al hermano enfermo es para darle la gracia de Dios, aunque dejó en claro que esto no significa que el enfermo se vaya a curar. 

 El objetivo final de este sacramento es hacer llegar la acción curativo del Señor Jesús al enfermo

Especialmente este sacramento se le brinda a aquellas personas que sufren una enfermedad crónica sin importar la edad, manifestó.

Por ejemplo, a un niño con síndrome de Dawn se le puede dar la unción, igual a alguna persona que se le haya diagnosticado cáncer y está en tratamiento, y a toda persona a partir de los 60 años de edad, al estar en una etapa de la vida de vulnerabilidad.  La unción se da cada seis meses.

También se puede ungir a los enfermos que van a ser sometidos a una cirugía. A ellos, antes de la operación se le aplica el sacramento, y evidentemente igual aquellos que están en fase terminal.

Tal vez te interese: Para la Iglesia católica, el aborto es asesinato

El Pbro. Pérez Bojórquez, quien impartió la plática “Salud, salvación”, como parte de la IV Semana de la Pastoral de la Salud,en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima,  indicó todavía mucha gente piensa que la unción solamente se le aplica a quien va a morir.

“A mí me ha pasado que a veces al llegar al hospital, el enfermo me dice ¡padre si no lo llame, todavía no me voy a morir!, pues bien no se le va ungir esperando que se muera.  El sacramento da fortaleza, ánimo. Creo que hay que tener un poco de cuidado y aclarar que no es un paso previo a la muerte”, abundó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios