23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Yucatán y Francia, unidos por un hombre

El cónsul honorario Mario Ancona Teigell señala que cada vez más franceses quieren vivir en tierras mayas, destaca intercambios de académicos.

"Los franceses están invirtiendo, literalmente queman las naves y se vienen a México y apuestan por tener un futuro en el país”, dice el el cónsul honorario de Francia en Yucatán. (Milenio Novedades)
"Los franceses están invirtiendo, literalmente queman las naves y se vienen a México y apuestan por tener un futuro en el país”, dice el el cónsul honorario de Francia en Yucatán. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Yucatán y Francia, unidos por un hombreCompartir en Twiiter Yucatán y Francia, unidos por un hombre

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Con la convicción de que los seres humanos tenemos derecho a conocer otras culturas, y con el reto de promover la presencia de Francia en Yucatán y viceversa, el cónsul honorario Mario Ancona Teigell destaca que su trabajo de puente entre la embajada, la comunidad francesa y el territorio maya sigue avanzando hacia buen puerto.

En entrevista, reveló que cada año aumenta el interés de los franceses por residir en el Estado, debido a las grandes oportunidades que encuentran en territorio yucateco.

Ancona Teigell además es coordinador del cuerpo consular de Yucatán y trabaja de manera vinculada con la embajada, consulado de Francia y la Alianza Francesa, órgano de difusión de la embajada de ese país.

¿Qué es cónsul honorario?

Un cónsul honorario es diferente al de carrera; en Yucatán tenemos acreditados 14 países, de los cuales dos tienen cónsules de carrera: Estados Unidos y Cuba. En general, el cónsul honorario es alguien del país de residencia; somos mexicanos y tenemos cierta relación con el país que representamos, porque nos gusta la cultura o conocemos el idioma, entre otros factores. Para tener el puesto, el Congreso tiene que otorgar permiso, porque eres mexicano, pero abogando por los intereses de otro país o ciudadanos de otra nación.

¿Cuál es su función?

En mi caso, es un puente entre Francia, la comunidad francesa local residente o temporal, turista, con el consulado general en México, y entre la comunidad yucateca y el consulado, o la embajada de Francia en México.

La embajada y el consulado tienen funciones diferentes; la primera se encarga de la política exterior entre los países, de las misiones culturales y económicas, de todo lo que son relaciones bilaterales.

El consulado ve todo el tema legal de los conciudadanos, en principio por su seguridad, luego por sus documentos, como pasaportes, actas de nacimiento, matrimonio, defunción y estatus migratorio. También las visas para extranjeros que vienen a estudiar y van a vivir, es decir, el funcionamiento legal de un país en otro.

En su calidad de cónsul, ¿cómo considera que percibe la comunidad francesa a Yucatán?

Siempre ha tenido un atractivo muy especial para la comunidad francesa, y Francia en general, por toda nuestra historia y tradición maya; ellos respetan y reconocen la cultura de otros países, gustan de conocer y empaparse de ese conocimiento.

Además, en 1800 y 1900 era más fácil viajar (desde Yucatán) a Europa que ir a México; también hay intercambio comercial, de ahí surge la idea de la Ruta Solidaria del Chocolate, una carrera de veleros que sale del Puerto Saint-Nazaire, en el norte de Francia, y llega al puerto de Progreso, con el mismo camino de los mercantes de aquel tiempo, con esto ya se consolidó una hermandad.

El Paseo de Montejo se construyó en homenaje a los Campos Elíseos de París, aunque la influencia también se dio en el terreno ideológico, por ejemplo, los ideales que generaron la Revolución Francesa para movimientos de liberación en toda Latinoamérica y el mundo.

¿Qué oportunidades distinguen en Yucatán?

Hay una voluntad muy clara del gobierno francés, a través de la embajada, de fortalecer todos los vínculos con la Península de Yucatán. Actualmente, damos seguimiento a un proyecto histórico de intercambio de estudiantes con universidades; tenemos mucha migración de personas que van a cursar maestrías y doctorados en Francia.

Tenemos intercambio en lo académico, lo hotelero y en la gastronomía; hay un convenio entre dos hospitales: el O’Horán y el Hospital Universitario de Marsella. Consolidamos relaciones con el Cobay; el sistema educativo de la UTM es una copia casi fiel del sistema de Francia.

Se firmó hace poco un convenio de cooperación en los ámbitos culturales y educativos, tecnológicos, para apoyo a proyectos de turismo sustentable en las zonas costeras y el manejo de la basura.

Francia tiene mucha inversión en el Cinvestav de investigación a todo nivel y acuerdos con el centro de observación Jack Custeau ubicado en Telchac, donde se recaban datos meteorológicos, de mareas, de toda la cuenca del Caribe que tiene una función no sólo nacional sino internacional. Hay relación con la Uady y otras escuelas.

¿Cuál es la situación en el tema de migración de franceses en Yucatán?

Existe un interés cada vez más grande de franceses que quieren venir a vivir a Yucatán; compran cascos de hacienda para vivir o convertirlos en hoteles boutique. Están invirtiendo, literalmente queman las naves y se vienen a México y apuestan por tener un futuro en el país, en especial en Yucatán; creo que por lo que tenemos, por lo que representa en seguridad. Esto no es un fenómeno privativo para los que se retiran, sino también para jóvenes que abren negocios en el Estado.

¿Cuántos franceses hay inscritos en el consulado?

Hay 180, como no es una obligación inscribirse, la cifra se eleva, generalmente al doble de los que se registran. Hay gente en la costa, en otros puntos del interior del Estado, como zonas arqueológicas, prestando servicios, y muchos están en docencia, universidades y proyectos sustentables.

¿Cuál es la importancia de estar inscritos en el consulado?

El gobierno sabe dónde residen, y si hubiera una necesidad de evacuación o se requiera repartir vacunas, por casos como la influenza, etc, se les puede localizar. La primera prioridad del consulado es la seguridad de los ciudadanos.

Ahora, con la nueva ley, ha habido problema con todos los países, y en el caso de los franceses ayudamos al proceso de regularización de su estatus migratorio, asesoramos para sus trámites para abrir un restaurante, o en algún accidente, todo tipo de problemas que tengan que ver con la ley.

Según los acuerdos entre los países, todo ciudadano tiene derecho a que se informe a su consulado desde el momento que lo detienen por cualquier tema; se atienden problemas de robo de pertenencias, pérdida de un documento oficial.

¿Cómo se desarrolla la comunidad francesa en Yucatán?

Ellos se organizan, como en la página www.quoideneuf.com.mx  (¿Qué hay de nuevo? en francés) se reúnen una vez al mes, para pasarse tips, qué doctor conoce las medicinas de Francia, quién habla inglés o francés, qué abogados son honrados, todos esos consejos se comparten. 

Consulado de Francia

Dirección: Calle 60 # 390 x 41 y 43, colonia Centro
Teléfono: 9301542, 9301500 y 9301516
Horarios de atención: Lunes a viernes, de 9 a 17 horas

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios