17 de Octubre de 2018

Yucatán

Nacimientos, imán de Animaya

Las crías de los animales han impulsado 80 por ciento la cifra de visitas.

Cachorra de león, de dos meses de nacida, y sus cuidadoras. (Juan Albornoz/SIPSE)
Cachorra de león, de dos meses de nacida, y sus cuidadoras. (Juan Albornoz/SIPSE)
Compartir en Facebook Nacimientos, imán de AnimayaCompartir en Twiiter Nacimientos, imán de Animaya

Martha Chan/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Las visitas a Animaya, que tiene como principal atractivo los nacimientos, han aumentado en un 80 por ciento; tres juguetonas leoncitas han visto la primera luz en este zoológico.

El jefe del parque, Iber Rodríguez Castillo, informó que desde la construcción del lugar se contempló un área para felinos; sin embargo, con la reproducción satisfactoria de la pareja, la etapa se adelantó.

José Luis y Yumá son los padres de las leoncitas, que llegaron al mundo el pasado 15 de febrero; el macho estaba en el Parque del Centenario y la hembra fue donada por la Unidad de Manejo Animal (UMA) U’Najil Balam, de Quintana Roo.

El veterinario Rodríguez Castillo informó que a la fecha han nacido 34 ejemplares, entre las que sobresalen la jirafa, las tres leonas, un búfalo, muflones, antílopes, venados, monos araña y avestruces, entre otros. El zoológico alberga 253 animales, de 46 especies. 

“Los nacimientos y la Biciruta, realizada cada domingo, han impulsado el aforo de personas, pues de dos mil personas que llegaban al parque, ahora arriban cinco mil”, comentó el funcionario municipal.

Agregó que le impresiona el aumento de paseantes, pues no sólo son los meridanos quienes acuden al recinto animal, sino que llegan del interior del Estado y excursiones de Campeche y Quintana Roo.

“La suma de personas que han acudido a Animaya en el primer trimestre del año es de 73 mil 855”, indicó.
Respecto al cuidado de las felinas, señaló que están a cargo del veterinario Fernando Victoria Arceo; la bióloga, Claudia Ham Vega  y la pasante de veterinario, Viridiana Carrillo May.

Se explicó que dos de las cachorras están con su madre y una sigue en proceso de adaptación ya que  su comportamiento es dócil, al grado que cuando sale a los jardines del parque, muchos niños, jóvenes y adultos han tenido la oportunidad de acariciarla y tomarse fotografía con ella.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios