12 de Diciembre de 2017

Yucatán

El Acuaparque: de sitio problema a joya verde

En el lugar, familias y jóvenes conviven y hacen ejercicio. Antes era un refugio de malvivientes que asolaban la colonia.

Lo que era terreno baldío se convirtió en zona verde de esparcimiento con aves. (Milenio Novedades)
Lo que era terreno baldío se convirtió en zona verde de esparcimiento con aves. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook El Acuaparque: de sitio problema a <i>joya verde</i>Compartir en Twiiter El Acuaparque: de sitio problema a <i>joya verde</i>

Alicia Carrasco/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.-  Al vencer el contrato de renta del Acuaparque los propietarios ponen a la venta el vasto terreno con un precio base de más de 27 millones de pesos.

La extracción de material pétreo hace más de dos décadas en un banco de materiales ubicado en el oriente de Mérida, que generó incluso la formación de un ojo de agua artificial, dio pie a la formación de lo que ahora se conoce como el Acuaparque de Vergel.

Los terrenos, propiedad de la constructora Fábrica de Materiales para la Construcción Solís Medina, S. de R.L. de C.V (Famaco), fueron utilizados de acuerdo con los permisos para la extracción de materia prima para la construcción de calles y casas; al agotarse la materia prima, el sitio fue abandonado.

No obstante, el crecimiento habitacional en el suroriente de Mérida generó que el exbanco pétreo quedara en medio de colonias y fraccionamientos, y al paso de los años se convirtiera en refugio de malvivientes que asolaban esa parte de la ciudad.

Ante las solicitudes ciudadanas, el entonces alcalde Patricio Patrón Laviada buscó una solución y logró que los propietarios, por medio de José Luis Solís Medina, autorizaran convertirlo en un espacio de recreación.

En 1997 se firmó un contrato a 15 años, fijándose una renta mensual simbólica, así comenzó la construcción del Acuaparque. 

Sin embargo, en la administración de 2010 no se renovó el convenio, el cual establece en una de sus clausulas que si las partes no lograban un acuerdo después de dos meses de suspensión de pago, el contrato se anulaba.

Las actuales autoridades tuvieron conocimiento de la situación, y dado que en alguna administración pasada hubo una situación similar, se intentó conciliar que el municipio mantuviera la renta, pero al no lograr los propietarios una respuesta de la administración de Renán Barrera Concha decidieron la venta del predio.

Los dueños del terreno precisaron que hablaron con el Alcalde sobre un acuerdo de compra, pero luego de dos años, al no recibir una respuesta concreta, abren ahora la posibilidad a otros interesados en el Acuaparque.

Sin pagar dos años
  • El costo mensual de la renta del Acuaparque que no se pagó durante los dos últimos años sería decidido por los propietarios del espacio, en caso de llegar a un arreglo con el Ayuntamiento, pues el contrato previo está vencido.
  • Los propietarios del lugar están a la espera de recibir propuestas  por el predio.

Idóneos para áreas verdes

Con el crecimiento habitacional en Mérida, en algunas zonas donde operaban bancos de materiales se formaron parques hundidos, mientras que otros espacios fueron adecuados para actividades recreativos, entre ellos:

El Parque Ecológico del Poniente fue creado en los 90 durante la administración de Patricio Patrón Laviada y constituye una de las áreas verdes de mayor importancia en la ciudad; en el sur de Mérida hay dos áreas de este tipo, uno se ubica cerca del Centro de Rehabilitación Social (Cereso), en la colonia San José Tecoh, y otro en la Emiliano Zapata Sur I.

El parque hundido de Brisas es de los parques de menor extensión de este tipo, tiene accesos para bajar al fondo y puentes que cruzan “el hueco” de la excavación; en el Parque Arqueoecológico de Xoclán, en el poniente de la ciudad, se localizan una aguada y vestigios de la cultura maya.

Otro gran espacio aprovechado como área recreativa es el parque zoológico Animaya, ubicado en Ciudad Caucel.

Y el valor comercial
  • El valor catastral es de  27 millones 117 mil 848 pesos con 52 centavos, por lo que su valor comercial podría alcanzar más de 30 millones de pesos.
  • En  2013 este parque se convirtió en sede de la segunda Carrera del Patito de Hule en Mérida.
  • Este lugar antes era conocido como “la aguada de Vergel”, pues se encuentra cerca del grupo de fraccaionamientos llamado “Los Vergeles”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios