22 de Febrero de 2018

Yucatán

Exhibe deterioro obra portuaria

La obra, cuya construcción aún no finaliza, presenta desplomes, resanes y problemas de oxidación en numerosas columnas.

Expertos señalan que los desplomes que registra el Viaducto Alterno se deben a errores en la construcción. (José Acosta/SIPSE)
Expertos señalan que los desplomes que registra el Viaducto Alterno se deben a errores en la construcción. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Exhibe deterioro obra portuariaCompartir en Twiiter Exhibe deterioro obra portuaria

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Aun cuando no se termina su construcción, el Viaducto Alterno al Puerto de Altura de Progreso registra ya serios desperfectos de estructura: numerosas columnas se inclinaron (o se desplomaron), las bases de concreto ya tienen reparaciones y buena parte de ellas presentan problemas de oxidación.

-Este desplome no se trata de diseño, es evidente que hay errores en la construcción, el viaducto tiene desplomes- manifestó el ingeniero José Luis Torres Ortiz, maestro emérito de la Facultad de Ingeniería Civil de la Uady e investigador del CICY.

Las dos primeras fases de construcción fueron asignadas por la Administración Portuaria Integral (API) de Progreso, que dirige Raúl Torre Gamboa, y coincidentemente se entregaron a empresas acusadas de ser favorecidas por funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en obras portuarias en Tabasco y Veracruz.

Se trata de las empresas Constructora y Arrendadora López S.A. de C.V. originaria de Los Mochis, Sinaloa, en asociación con Solar Ingeniería S.A. de C.V., de la Ciudad de México, por un monto de 181 millones 679 mil 621.68 pesos. Las acciones acordadas son la cimentación a base de pilotes y cabezales de concreto reforzado, así como la construcción de las rampas de acceso a base de piedraplén del viaducto alterno cuya longitud será de 2.5 kilómetros.

"Faltó rigidez en la supervisión para decir que la obra no podía avanzar, es notorio que se trata de un trabajo a la ligera"

La segunda etapa se otorgó a la empresa Coconal S.A.P.I de C.V. que tiene sus oficinas en la Ciudad de México, por un monto de 359 millones 515 mil 880.62 pesos.

Esta consiste en la realización de la superestructura del viaducto que consta de trabes de concreto pretensado y loza en la superficie de rodamiento.

En entrevista, el experto José Luis Torres Ortiz declaró que hay varios tramos -de tres columnas tubulares cada uno y a su vez unidas por una trabe de cemento- que están desnivelados y que además presentan resanes y óxido en su edificación de concreto.

En un recorrido se observó que en alguna parte de la obra las tres columnas tubulares están más cercanas unas de otras en la parte inferior y más separadas en la superior.

También en otros tramos los pilastrones están desplomados, incluso en un punto se instaló un andamio para que trabajen los albañiles para resanarlos. De la misma manera, diversas columnas coladas presentan óxido y están desplomadas, y se observa que otras tienen un gran parche de cemento.

“No debería tener tantas reparaciones porque está nuevo. Aquí es evidente que faltó rigidez en la supervisión para decir que la obra no podía avanzar, es notorio que se trata de un trabajo a la ligera, por lo que se ha visto esta obra se trabajó cuando hubo nortes, por avanzar rápido dejaron la obra desplomada, perdieron los puntos de referencia por el movimiento del mar”, dijo Torres Ortiz.

El entrevistado agregó que entre los casos más graves se encuentra el que en algunos casos las columnas y la trabe de concreto no están perfiladas, es decir, no coinciden.

De acuerdo con empleados de la constructora, desde hace un mes iniciaron las obras de resane, y que estos trabajos continuarán al menos durante un mes más.

Asimismo, revelaron que hay ocho trabajadores con turno de 7 de la mañana a 6 de la tarde, de lunes a sábado, con un salario semanal que oscila entre mil 500 y mil 800 pesos.

Los trabajadores explicaron que utilizan resistol para concreto, sílica con cemento y concreto para parchar los desperfectos.

Los trabajadores no utilizan chalecos salvavidas y trabajan en andamios con una base de metal. 

Anomalías deben corregirse: CMIC

Las anomalías en la obra pública deben corregirse y repararse, pues de lo contrario lo que procede es cancelar el contrato, declaró el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Yucatán, Edgar Conde Valdez.

Al hablar sobre los desperfectos que registra la construcción del Viaducto Alterno al Puerto de Altura de Progreso relativos a que numerosas columnas están desplomadas, tienen resanes a base de cemento y óxido en las estructuras, el dirigente empresarial dijo que “si hay algún desperfecto evidentemente lo tienen que arreglar, habría que acudir a ellos para ver en qué condiciones están haciendo esto, son obras muy especiales que pueden tener problemas, pero tiene que haber un contrato de por medio”.

Agregó que en la realización de obra pública hay supervisión para verificar que la estructura proyectada se realice correctamente, y si no fuera así entonces no se podría entregar a la dependencia que lo encargó.

“Vamos a estar atentos, y cualquier situación que amerite nuestra participación estaremos pendientes para ello, estamos para coadyuvar con las autoridades”, apuntó.

“Si hubiera algún desperfecto de desplomes o cosas fuera de lo que marca el contrato que se elaboró, es obligación reponerlo o arreglarlo”, insistió Conde Valdez.

En este contexto, cuestionado sobre cómo se procedería si alguna autoridad emitiera un dictamen sobre los desperfectos, el presidente de la CMIC dijo que “ellos tomarían las medidas y dictarían los procedimientos a seguir, no podemos adelantar juicios, la dependencia tiene la obligación de revisar lo que están haciendo y ellos tendrán los mecanismos para hacer las correcciones que sean pertinentes en ese tipo de obra”.

“Como cámara estamos pendientes de toda la obra pública que se desarrolla en el Estado; el interés de nosotros es conocer lo que ocurra en la industria de la construcción y daremos, en un momento dado, nuestra posición como cámara empresarial, pero esta obra está en manos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y ellos tienen que proceder como corresponda”. 

Historial marcado por el favoritismo

En una década, la construcción de la estructura de control conocida como El Macayo, considerada una de las obras más importantes del Plan Hídrico de Tabasco, consumió mil 82 millones 388 mil 251 pesos, recursos que quedaron en manos prácticamente de ocho empresas que ejecutaron un total de 10 diferentes contratos.

Fue la empresa Coconal S.A. de C.V., la que obtuvo el 36 por ciento del total de recursos de la obra, es decir, signó un jugoso contrato por un monto de 354 millones 726 mil 851 pesos. Es una de las empresas que participó en la construcción del nuevo viaducto de Progreso, en Yucatán, una obra que, curiosamente, presenta anomalías en su edificación.

Esta empresa con sede en el Distrito Federal fue la responsable de realizar el canal de la margen derecha y la cortina de la estructura de control sobre el río Carrizal, y esta obra se debió de terminar el 3 de diciembre del año 2012, y finalmente se entregó con seis meses de retraso.

Este mismo consorcio se adjudicó en mayo de este año el contrato para realizar la 2ª. Etapa de la Obra Viaducto Alterno, con número LO-009J2U002-N4-2015, en el puerto de Progreso.

La obra consiste en la realización de la superestructura del viaducto que consta de trabes de concreto pretensado y loza en la superficie de rodamiento.

Esta segunda etapa del Viaducto Alterno se adjudicó por 359 millones 515 mil 880 pesos con 62 centavos y el periodo de ejecución será del 6 de junio del 2015 al 31 de julio de 2017. 

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) expuso que de 2005 a 2012, trabajaron en El Macayo un total de ocho empresas, siendo la Coconal S.A. de C.V la que se consumió la tercera parte del total de los recursos.

Otras dos empresas: Desarrollo Regional Especializado, Consultores Asociados y Gestión Ambiental Ingeniería y Asesoría e Ingeniería y Verificación Ambiental, se ‘tragaron’ 45 millones 605 mil 296 pesos en supervisión de la obra, que en total fueron cinco contratos.

Según el mismo reporte de la Unidad de Acceso a la Información de la Conagua, la empresa Trituradora Soconusco S.A. de C.V. obtuvo contratos por un monto de 111 millones 162 mil 076 pesos, y se encargó de la realización de la sobre levación de bordo de protección de la margen derecha y su estructura en el río Samaria.

En esos 10 años de la construcción de El Macayo, representó corrupción en distintos momentos durante el periodo de tres presidentes y seis gobernadores (incluyendo interinos), así como tres directores generales de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y cinco locales.

(Con información de Israel Cárdenas, Wilberth Chi y Candelario Robles)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios