18 de Noviembre de 2018

Yucatán

Videojuegos cambian el chip de los niños

El uso de esta tecnología se convierte en una herramienta educativa que fomenta el desarrollo de las habilidades psicomotoras de los niños.

Al usar el cuerpo para alcanzar los retos, el joven deja el sedentarismo. (Luis Pérez/SIPSE)
Al usar el cuerpo para alcanzar los retos, el joven deja el sedentarismo. (Luis Pérez/SIPSE)
Compartir en Facebook Videojuegos cambian el <i>chip</i> de los niñosCompartir en Twiiter Videojuegos cambian el <i>chip</i> de los niños

Alicia Carrasco/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El uso de los videojuegos ha evolucionado de forma sustancial, al grado de dejar de ser un dispositivo con enfoque meramente lúdico (de juego) para convertirse, en algunos casos, en una herramienta educativa, que fomenta la convivencia familiar o el desarrollo de las habilidades psicomotoras de los niños.

“Lo que hemos visto es que los recientes juegos como el Wii o el Xbox han fomentado la convivencia familiar, ya que cambiaron la cuestión individualista que se manejaba anteriormente, donde el entretenimiento era para una persona”, señaló el sociólogo Luis Guillermo Juárez Ramírez.

El especialista detalló que entre las ventajas que aporta este tipo de tecnología es que permite al individuo no estar sólo sentado en un sofá con un control en la mano, “ahora lo obliga a levantarse y tener algún tipo de actividad física”.

Además, dijo, el juego de alguna manera es compartido con la familia, lo cual ha ayudado a que haya un poco más de integración.

Hoy en día las características de los videojuegos han logrado una interacción completa con el cuerpo humano, lo que puede beneficiar la salud 

Reconoció que existen en el mercado videojuegos en los que las personas tienen que tomar el control, ya que sólo simulan una raqueta de tenis, pedalean una bicicleta o bailan.

Especialistas en salud y en tecnología advierten que “todo exceso es malo, ya que la ludopatía de alguna manera afecta a la sociedad, que no cuenta con una cultura del uso responsable de los videojuegos, lo que también es una realidad”.

No obstante, señalaron que si se da el tiempo justo a todo, algunos videojuegos pueden aportar beneficios a los usuarios, ya que incentivan la inteligencia y algunos mecanismos suponen toma de decisiones de los niños, además de ciertas habilidades psicomotoras o psicomotrices.

“Es importante sugerir a los padres que se involucren en el uso de videojuegos, tanto para jugar con sus hijos como para supervisar lo que realizan, ya que así como hay dispositivos deportivos y de recreación, hay unos muy violentos”, advirtió Juárez Ramírez.

El especialista recomendó el empleo de videojuegos que suponen cierta habilidad de destreza e incentiven la imaginación de los usuarios.

También aquellos en los que sea importante el movimiento del cuerpo, “pues no es fácil que los niños salgan a la calle o al parque, por lo que deben buscar mecanismos para activarse dentro de la casa”.

Beneficios a la salud

Especialistas de ingeniería, diseño y animación digital señalan que hoy en día las características de los videojuegos han logrado una interacción completa con el cuerpo humano, lo que puede beneficiar la salud de los jóvenes.

“Las últimas generaciones de videojuegos han estado enfocadas no sólo a la relación psicomotriz mano-ojo, sino a una interacción con el cuerpo humano más a fondo, no sólo con las manos”, señaló Mauricio Palacios Ruiz, jefe de laboratorio de ingeniería de la Universidad Anáhuac-Mayab.

Comentó que el Wii, por ejemplo, tiene sensores de movimiento, lo que hace que el usuario interactúe con el videojuego de manera diferente, mientras que el Kinect está enfocado al cuerpo humano como control del videojuego.

“Se están adaptando, además, controles de voz para una mayor interacción con el juego”, mencionó.

Agregó que es una realidad que muchos jóvenes aprenden inglés a través de los videojuegos, ya que para avanzar niveles deben comprender las instrucciones, que generalmente vienen en ese idioma, lo que les ayuda también a que sea más fluido su lenguaje.

Además, dijo, la comunidad de jugadores vía internet se comunican principalmente en el idioma anglosajón.

Impacto al desarrollo educativo

Catedráticos de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) señalan que el incluir la práctica de videojuegos en la vida cotidiana de niños y jóvenes fomenta su desarrollo educativo e intelectual.

“Los videojuegos son parte de la cultura y existen diversos tipos de juegos, social, de competencia, de construcción, de retos, entre otros, hay para todo tipo de público y criterios”, señaló el catedrático William Reyes Cabrera.

Explicó que existen juegos para el desarrollo de diversas capacidades, entre ellas para habilidades matemáticas, lógicas, de memoria y del pensamiento.

Indicó que es necesario pensar primero en el tipo de desarrollo de la persona, sobre todo en niños y jóvenes. En el caso de los juegos para infantes, recomiendan los que requieran el uso de colores, diferencias de cosas y tomar decisiones, “ya que no todos son aptos para ellos”.

En caso de los jóvenes, los de estrategias les permiten desarrollar la velocidad del pensamiento, así como el aprendizaje de otro idioma.

Hoy en día, la mayoría de los videojuegos vienen en idioma inglés sin traducciones, pero no todos tienen subtítulos, por lo que los jóvenes se deben esforzar en aprender el idioma.

Dosis de tiempo

Especialistas en pediatría y psicología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señalaron que el uso de videojuegos se debe dosificar durante el desarrollo de los niños, ya que todo en exceso causa daño.

Consideraron que los beneficios de los videojuegos son pocos, pero dentro de las nuevas tecnologías los juegos que podrían dejar mayores beneficios son aquellos en los que se utiliza todo el cuerpo, como es el caso del Kinect.

“Aunque es más beneficioso una partida de ajedrez, se podrían tener beneficios con los juegos que propician el uso de todo el cuerpo, como el caso de Kinect, aunque siempre es más recomendable una actividad donde utilicen su imaginación y participen en grupo”, señaló el médico pediatra Ariel Antonio Pino.

Por su parte, el médico pediatra José Martín Estrella Lugo señaló que un niño no debe pasar más de dos horas viendo televisión o jugando videojuegos, pues también debe llevar una vida activa.

“Después de regresar de la escuela y terminar las tareas, se puede permitir ver entre dos a tres horas de televisión o jugar videojuegos, sin olvidar fomentar una actividad física, además de alimentarse correctamente”, recomendó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios