12 de Noviembre de 2018

Yucatán

'Incuba' el Estado a Instituciones de Asistencia Privada

En sólo dos años, la entidad ha logrado reorganizar a la sociedad civil para crear 41 organismos que apoyan a sectores vulnerables.

Las organizaciones ven en la IAP, una opción para conseguir mayor apoyo económico. (Milenio Novedades)
Las organizaciones ven en la IAP, una opción para conseguir mayor apoyo económico. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Incuba' el Estado a Instituciones de Asistencia PrivadaCompartir en Twiiter 'Incuba' el Estado a Instituciones de Asistencia Privada

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Yucatán ocupa el primer lugar nacional en cuanto al número de Instituciones de Asistencia Privada (IAP) creadas para atender a diversos sectores vulnerables de la sociedad, a pesar de que la ley en la materia es la más nueva de México.

La normatividad sobre el tema cumplió en enero pasado tres años de haber entrado en vigor, por lo que ya son 16 las entidades del país que cuentan con una legislación para regular la creación de estos organismos civiles, explicó la directora general de la Junta de Asistencia Privada del Estado de Yucatán (Japey), Berta Alicia Rosado Rodríguez.

En entrevista con MILENIO NOVEDADES, indicó que la evolución de las agrupaciones organizadas como asociación civil a Instituciones de Asistencia Privada, además de permitirles acceder a fondos y recursos nacionales e internacionales enfocados a apoyar labores como la que cada una impulsa, las certifica no sólo ante las autoridades locales, sino federales, porque incluso les permite recibir donativos y hacerlos deducibles.

Indicó que Yucatán fue el último de los 16 estados en aprobar el decreto que crea la ley y a la Japey, pero tiene una normatividad de avanzada, que lidera el Sureste del país.

Yucatán fue el último de los 16 estados en aprobar el decreto que crea la ley y a la Japey

Aunque Campeche tiene su ley desde 1996 cuenta con 21 IAPE; mientras que Quintana Roo, con una ley de 1984, que fue modificada en 1998, tiene 11 instituciones de este tipo.

La Ley de Yucatán se publicó el 20 de septiembre de 2010, y entró en vigor el 3 de enero de 2011, y ha logrado en dos años reorganizar a la sociedad civil para crear 41 organismos de este tipo.

Indicó que la cobertura de los gastos de conformación de la IAP, incluyendo la inscripción notarial, es un reconocimiento del gobierno al trabajo que realizan estos organismos “a favor de los diversos sectores de la sociedad civil por y para quienes menos tienen; son las que trabajan cara a cara con las diferentes necesidades, niños, mujeres, VIH/Sida, cáncer, personas maltratadas, adultos mayores, gente con discapacidad”.

Berta Alicia Rosado destacó el trabajo coordinado del Gobierno del Estado para ofrecer este apoyo y un Consejo Consultivo integrado con hombres y mujeres empresarios que conocen y han trabajado en estas organizaciones civiles, que también tienen como responsabilidad manejar con transparencia todos sus recursos.

Para fortalecer el trabajo que efectúan las organizaciones de la sociedad civil, éstas se pueden institucionalizar, ya que es la única manera de bajar los fondos disponibles.

“Hay fondos nacionales e internacionales que están disponibles, pero las organizaciones se abocan a su tarea y no se dan cuenta”; entre otras muchas que ofrecen apoyo se encuentran Avon, Fundación Banorte, Fundación Scotiabank y Nacional Monte de Piedad.

Indicó que ahora se abren las convocatorias para aquellas que tengan Clave Única de Inscripción (Cluni) y puedan bajar fondos federales del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) en coinversión.

Este Gobierno crea por primera vez un fondo de 10 millones de pesos del Gobierno local; la Fundación del Empresariado Yucateco (Feyac) y Japey está trabajando en la profesionalización del tercer sector.

El primer sector es gobierno, el segundo empresas y el tercero son organizaciones de la sociedad civil; trabajan juntos para atender las necesidades de las personas en sectores vulnerables.

Cartera de apoyos

Para las organizaciones civiles que se han constituido o están en proceso de comenzar a operar como Instituciones de Asistencia Privada (IAP) de Yucatán, la certificación estatal y nacional les genera dos puntos adicionales a favor, respalda el trabajo que realizan y les abre la puerta para buscar recursos nacionales e internacionales.

Valentina Herrero Buchanan, coordinadora del Departamento de Procuración de Fondos y Comunicación del Patronato “Construyendo Sonrisas”, que por años trabajó como AC, y está concluyendo su proceso de conformación como IAP, comentó que ya comienzan a tener beneficios.

Herrero Buchanan comentó que las A.C., de acuerdo al desempeño que tienen con los sectores donde trabajan, obtienen reconocimiento social; también son organizaciones con mucha valía social; sin embargo, ser una IAP otorga un reconocimiento oficial que beneficia a las personas con las cuales trabajan, pero con una certificación oficial que es válida para empresas y organismos nacionales e internacionales que otorgan recursos de apoyo.

Entrevistada sobre la posibilidad que tendrán de gestionar recursos internacionales, comentó que todas las IAP tienen la aspiración de recibir fondos internacionales, la ventaja es el trabajo que realizaron como A.C. porque les otorgó reconocimiento local y nacional.

No obstante, bajo la nueva figura jurídica, ya tienen mayores posibilidades de obtener apoyos nacionales, lo que será benéfico para los 152 beneficiados que ahora tienen, el 90 por ciento de los cuales son de Mérida, y el resto de municipios como Kanasín y Tixpéual, y a veces incluso de Campeche.

Valentina Herrero Buchanan indicó que aunque están en el proceso de constitución, ya comienzan a ver los resultados de la nueva figura; además tienen asesoría de la Japey para ayudarles a conseguir fondos del extranjero y acceder a invitaciones que lanzan empresas nacionales.

Ahora, dijo, tienen más herramientas, si bien el trabajo que las organizaciones civiles les permite ser reconocidas de acuerdo con su funcionamiento, el tener la certificación de la Junta de Asistencia las hace más confiable, lo cual considera válido porque pedirán recursos a personas que no las conocen, pero que confían en el trabajo que realizan instituciones como la Japey.

Ley para ayudar

La reunión de la Coordinación Nacional de Juntas, que se llevará a cabo del 14 al 26 del presente mes, se ha invitado para que participen a los gobernadores de Baja California Sur, Coahuila, Guanajuato, Morelos, San Luis, Chiapas y Zacatecas, a fin de orientarlos sobre la creación de la ley de asistencia privada.

La Junta de Asistencia Privada del Estado de Yucatán (Japey) hizo un análisis de las IAP y documentó la experiencia, con lo que construyó una fórmula importante para que otros estados sepan cómo crear su ley; para lograr esto, indica, tiene que ser por iniciativa del Ejecutivo, sin descuidar al Congreso, y debe estar abanderada por un representante de solvencia social, empresarial y económico. 

Oaxaca es un ejemplo de la falta de acuerdos, ya que en 10 ocasiones lo han intentado, sin resultado favorable.

Desde hace más de 102 años, el Nacional Monte de Piedad apoya a las organizaciones cuya figura jurídica son IAP; en la historia de estas agrupaciones, la más antigua es la Jesús Médico, la cual fue fundada hace más de 400 años por Hernán Cortés, y como IAP tiene 112 años.

La Cruz Roja es otra IAP con gran antigüedad en el país.

Cabe indicar que las empresas o fundaciones no entregan recursos a las agrupaciones si no lo aprueba la Japey, la cual cuenta con un presupuesto anual de dos millones de pesos para trabajar, incluyendo apoyos del pago de actas de constitución a algunas organizaciones; no cobra, a diferencia de otros estados en los que al final del año deben dar una parte al Gobierno.

Cuando una agrupación quiere constituirse en IAP, la junta de coordinación le ayuda a construir su objeto asistencial, a fin de que puedan convertirse en donataria autorizada, de acuerdo con la ley, para expedir recibos deducibles, lo que les permite recibir donativos y dar el recibo deducible y tener Clave Única (Cluni).

La Japey tiene un enlace nacional con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), para que sus actas ante notario sean una sola y estén validadas.

Para obtener la Cluni se requiere una instalación y creación validada por las autoridades estatales y federales, ya que una organización sin recibos deducibles es difícil que pueda operar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios