23 de Febrero de 2018

Yucatán

Vejez, etapa noble y respetable de la vida: Arzobispo

Mons. Gustavo Rodríguez Vega dirigió un mensaje para los adultos mayores con motivo del Día del Abuelo.

El Mons. Gustavo Rodríguez Vega invitó a los fieles a celebrar a nuestros adultos mayores en su día. Imagen del Arzobispo al saludar a una fiel católica. (Archivo/SIPSE)
El Mons. Gustavo Rodríguez Vega invitó a los fieles a celebrar a nuestros adultos mayores en su día. Imagen del Arzobispo al saludar a una fiel católica. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Vejez, etapa noble y respetable de la vida: ArzobispoCompartir en Twiiter Vejez, etapa noble y respetable de la vida: Arzobispo

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.-Con motivo del Día del Abuelo, que se celebra hoy, el Arzobispo Mons. Gustavo Rodríguez Vega dirigió un mensaje a todos los yucatecos que se encuentran en esa condición, en el que pidió rezar por los adultos mayores.

“La Iglesia se une a esta iniciativa de la sociedad civil porque siempre ha valorado la vejez como una etapa noble y respetable de la vida, y en distintas ocasiones se ha pronunciado a favor de la dignidad y cuidado de los adultos mayores”, señaló.

“Su visión está enraizada en la enseñanza de la Biblia, que presenta la vejez como un ‘tiempo favorable’ para la culminación de la existencia humana, permitiéndole de este modo comprender mejor el sentido de la vida y alcanzar la ‘sabiduría del corazón’.

Por eso en el Antiguo Testamento leemos: ‘Ponte de pie ante las canas y honra el rostro del anciano’ (Lev 19, 32)”, indicó. 

“Celebrar a nuestros adultos mayores es reconocer que el presente de cualquier persona descansa en el ser y saber de otros que lo anteceden; es la oportunidad que tiene el ser humano para despegar a la experiencia de la vida y consolidar un futuro porque hay otros que lo aman y lo impulsan a crecer”, dijo.

El prelado recordó que recientemente el Papa Francisco dijo que “nos hará bien pensar en tantos ancianos y ancianas, tantos que están en los asilos, y también tantos -es fea la palabra, pero digámosla -abandonados por los suyos. Son el tesoro de nuestra sociedad”.

“Que nuestros abuelos vivan con paciente abandono los años que el Señor establezca para cada uno, siendo portadores de paz y alegría cristianas en sus hogares y comunidades, siempre dispuestos a dar razón de la esperanza que hay en ellos, por la fe en Cristo, Nuestro Salvador”, señaló.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios