16 de Octubre de 2018

Yucatán

Los desastres naturales causan pobreza

En 2013 la cantidad de dinero destinado para la reconstrucción fue de 60 mil mdp y los recursos enfocados a la miseria fueron de 66 mil mdp.

Imagen de una calle inundada después de una lluvia intermitente. México enfrenta innumerables amenazas naturales y en Yucatán, hay una en particular: los huracanes. (Milenio Novedades)
Imagen de una calle inundada después de una lluvia intermitente. México enfrenta innumerables amenazas naturales y en Yucatán, hay una en particular: los huracanes. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Los desastres naturales causan pobrezaCompartir en Twiiter Los desastres naturales causan pobreza

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- “Los desastres naturales generan pobreza; esto es casi una ley”, expresó Gabriel Angelotti Pasteur, académico de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), en el Primer Simposio sobre Desastres Asociados a Fenómenos Naturales y Antrópicos (Dafna) 2015.

El profesional, docente de la Facultad de Ciencias Antropológicas, indicó que “este simposio se realiza por varios motivos y uno de ellos es su prioridad ya que México enfrenta innumerables amenazas y, aquí, en Yucatán, hay una en particular: los huracanes, y además –añadió-, está la sequía y los mosquitos que generan enfermedades”.

Angelotti Pasteur enfatizó que para la realización del simposio se contó con la participación de la Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometereológicos (Redesclim) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) conformada por 120 expertos en varias áreas del conocimiento.

“Todos analizamos el problema, es importante saber cómo afecta la vida humana y el bienestar”, expresó ante los participantes del simposio. “Queremos también visibilizar esta situación ante la opinión pública ya que, por lo general, tendemos a olvidarnos de lo que es desagradable y esto es propio de la condición humana;”, dijo.

Durante su intervención explicó que el programa del simposio incluye cuatro mesas de trabajo con 15 ponencias, la mayoría enfocadas al impacto del huracán Isidoro, y al mismo tiempo exposiciones de afiches y libros y un ciclo de documentales y juegos, entre los que destaca uno denominado “Huracanes y palmeras” dirigido a estudiantes del nivel medio superior.

“Es un simposio de pequeñas dimensiones, pero que se ajusta a nuestros recursos y posibilidades”, concluyó.

Por su parte, Raymundo Padilla Lozoya, representante de la Redesclim del Conacyt, señaló que “en la red no decimos desastres naturales porque si lo hacemos estamos acusando directamente a la naturaleza y es esto es una forma de excluir las condiciones sociales que están implícitas en los desastres, es decir, los factores de vulnerabilidad que hacen posible que un fenómeno recurrente, como los ciclones, de pronto sea desastroso”.

“Nos hemos propuesto dialogar y compartir experiencias acerca de un tema que es sumamente importante y me refiero a los desastres, que son resultado de un conjunto de elementos, principalmente, sociales, más que naturales”, expresó Padilla Lozoya y subrayó que “la vulnerabilidad es lo que hace la diferencia para que un simple fenómeno natural se convierta en amenaza y sea potencialmente destructivo”.

Reveló que “en la Redesclim se tiene la propuesta de un nuevo enfoque para analizar estos los problemas que afectan al 80 por ciento de la población del país y que está expuesta a huracanes e inundaciones, fenómenos que más daño causan”.

“Estamos destinando a labores de reconstrucción casi lo mismo que a la atención de los grupos marginados y vulnerables”, precisó y al mismo tiempo señaló que “por el contrario, la cifra para atender, desde un enfoque preventivo, las condiciones vulnerables que propician los desastres fue apenas de 333 millones”.

“Aquí es donde surge la invitación para realizar proyectos preventivos, existe por parte del gobierno federal una preocupación por enfrentar estos problemas”, dijo a los asistentes al simposio y añadió que “es necesario cambiar la consciencia reactiva por una consciencia preventiva y sólo las nuevas generaciones son capaces de hacerlo”.

Finalmente, Celia Rosado Avilés, directora de la Facultad de Ciencias Antropológicas, expresó que para la Uady es un honor recibir a los participantes del simposio y subrayó que “los huracán es una referencia obligada desde que Gilberto reconfiguró las costas, borrando islotes y abriendo nuevas entradas de agua”.

“A partir de entonces, los huracanes dejaron de ser voces en los recuerdos de los abuelos que contaban de otro gigante que, 50 años atrás, hizo desaparecer a la ciudad de Chetumal que para entonces era pintoresco pueblo con casas de madera a la usanza inglesa”, expresó y para concluir dijo que “los ciclones son una realidad, el corazón del cielo se agita y la prevención organizada es el único camino coherente”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios