14 de Agosto de 2018

Yucatán

'Capitalizan' el fracaso de los emprendedores

Investigan por qué los negocios mexicanos quiebran y el motivo por el que de 10 empresas nuevas, en una década solo una sobrevive.

Todo inicio de un negocio es difícil, pero no hay que desanimarse. Imagen de una mujer emprendedora en la Expo. (Milenio Novedades)
Todo inicio de un negocio es difícil, pero no hay que desanimarse. Imagen de una mujer emprendedora en la Expo. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Capitalizan' el fracaso de los emprendedoresCompartir en Twiiter 'Capitalizan' el fracaso de los emprendedores

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- “Hasta para fracasar hay que hacerlo bien, el objetivo es aprender”, indicó Leticia Gasca Serrano, directora y fundadora del proyecto FUN (Fuck Up Night) México, el movimiento de emprendedores más importante a nivel global con presencia en Yucatán y en más de 140 ciudades del mundo, dedicado a obtener lo mejor de las peores experiencias. 

Bajo esta visión fundaron el Instituto del Fracaso, grupo de investigación especializado en estudios para comprender por qué los negocios mexicanos quiebran y el motivo por el cual de 10 negocios que inicien este año, se prevé que dentro de una década sólo sobreviva uno.

Con esta base publicaron el “Libro del Fracaso” y replican los estudios en diversos países.

Con miras a hacer del fracaso todo un éxito, este movimiento se promueve en diferentes ciudades como Mérida, con reuniones de emprendedores y empresarios que cuentan sus historias y comparten “el lado positivo” de cometer errores.

En investigación realizada en conjunto con el Instituto de Emprendimiento, Eugenio Garza Lagüera, del Tec de Monterrey, y Egade Business School, encontraron que las cinco causas del fracaso de los negocios del país son: ingresos insuficientes para subsistir, falta de indicadores, nulo proceso de análisis, planeación deficiente y problemas en la ejecución.

“Actualmente hay un boom del emprendedurismo, pero también del fracaso. Cuando te involucras en este mundo hay muchas cosas que no te dicen, como que al iniciar hay más probabilidades de fracasar que tener éxito”, indicó Leticia Gasca Serrano, directora y cofundadora.

No obstante, indicó que no por eso se deben desanimar los emprendedores, pese a que las cifras indican que si en este momento se abrieran 10 negocios en 10 años sólo existirá uno.

Gasca Serrrano precisó que este panorama no es una mala noticia, sino oportunidades para reenfocar la forma de trabajar, es por ello que FUN se ha extendido a más de 140 ciudades de 40 países para promover las mejores prácticas que resultaron de episodios negativos.

Leticia participó en la Expo Feria del Joven Empresario y Emprendedor con la plática “Todo lo que sabes sobre el fracaso es un fracaso”.

“Existen mitos sobre el fracaso, como que contar tu historia te hace más débil, cuando es todo lo contrario”, afirmó.

Mencionó que lo común no es el éxito, “por eso compartimos los hábitos de los fracasados altamente efectivos, porque hay una diferencia entre fracasar bien y mal”.

En este sentido, aconsejó a los emprendedores a tener transparencia total en sus operaciones, considerar a los inversionistas como parte de su familia, recordar que las juntas con inversionistas no son para pretender que todo está bien, sino para ser honestos; desarrollar la resiliencia, la capacidad de recuperarte luego de un mal momento y aprender de tus errores.

La réplica
  • El estudio realizado en México se replica en Colombia, y actualmente el Instituto del Fracaso investiga por qué fracasan en México las empresas tecnológicas y las sociales.
  • En Mérida, el grupo de FUN (Fuck Up Nights) opera desde hace un año y realiza reuniones mensuales con más de 120 participantes en diferentes sedes. 
  • La coordinación de este grupo está a cargo de los emprendedores Israel Cauich Viña y Daniel Pardiñaz Melo.

Resurge en los negocios con “fórmula” reciclada

Por otro lado, Adrián Rubén Sánchez, presidente y CEO ejecutivo 3B Heng Sheng Plastic MX, fundó en China hace unos años una empresa en sociedad con enfoque ecológico; la fórmula era ganadora, el éxito lo tenía en sus manos y un día su equipo lo sacó de su propia compañía por diferencia de caracteres.

Lejos de apagar su sentido emprendedor, lo motivó a crear otra corporación en tres meses, capitalizando lo que había aprendido, las patentes de sus innovaciones y fortaleciendo el modelo de negocios.

Fue así como se convirtió en la competencia de su antigua empresa y hoy es líder en el mercado de biorrecicladoras con presencia en países de América Latina, Europa y Asia.

En entrevista, recordó que su olfato para los negocios lo tenía desde los seis años, cuando tomó los dulces que le regalaron en su cumpleaños y los vendió, con las ganancias reinvirtió hasta que sus hermanos mayores tomaron su negocio, esto como presagio de lo que viviría en su vida adulta. 

En su época universitaria intentó desarrollar una salsa para los enfermos de gastritis, pero no funcionó; luego trabajó en diferentes áreas hasta que en su experiencia durante un postgrado en China encontró en el tema del reciclado una oportunidad de negocio insuperable y de impacto social.

“Para hacer negocios no necesitas dinero, es como si quieres tener una novia, sólo se requiere saber cómo enamorarla, así hay que conquistar el mercado”, consideró.

Mencionó que existen buenas ideas, pero antes de ser grandes empresarios hay que ser grandes comerciantes.

“El reto más fuerte que he enfrentado fue cuando me corrieron de mi propia empresa, la sociedad me dejó fuera, fue con el primer modelo que hicimos, ya tenía muchos patentes, mucho trabajo detrás y el desafío fue preguntarme: qué hago”, explicó.

Pero aunque no tenía material, lo intentó de nuevo, y ahora “veo que está todo; desarrollamos biocolectadores y salimos al mercado, y ha sido un boom de posicionamiento. Todo lo creamos en tres meses y, como en mi caso, te das cuenta que te conviertes en el competidor de tu propia empresa”, recordó.

La empresa está basada en su modelo 3B: biocolecta (colecta residuos botellas, latas de aluminio, pilas, aceite vegetal, colillas de cigarro y zapatos, para separarlos y valorizarlos), biorrecicla (con todo separado, se generan productos con ese material) y bioinnova (se innova, rehaciendo botellas, latas de aluminio, con la ceniza hacen nanoconductores electrónicos, el relleno de las pilas se separa y se usan sus componentes para rellenar los paneles solares de la empresa, el aceite se convierte en biodiésel y los zapatos se reparan y se envían a personas de sectores vulnerables).

“Si lidias con el fracaso, nunca puedes canalizar el éxito en más desarrollo e innovación”, dijo.

Un escudo contra los impactos negativos

Un plan de negocios flexible, el aprendizaje continuo del comportamiento del mercado, la innovación, diversificación, impacto social y contar con estrategias financieras para afrontar las crisis, son elementos que pueden prevenir una quiebra o aminorar los impactos negativos a los que se enfrenta cualquier negocio en desarrollo o consolidación, aseguraron consultores empresariales y de centros formativos de futuros empresarios.

Russel Pool Alonzo, director de finanzas Intor (Inteligencia organizacional), enfocada a la capacitación, desarrollo de proyectos y consultoría, indicó que el fracaso es inevitable, pero la prevención debe ser la constante en un proyecto, con el fin de anticiparse a los problemas, creando procesos de solución.

Bajo la visión de la expansión en mercados, productos y áreas, su corporación alberga seis empresas y una asociación civil para el desarrollo y la competitividad. Además, son organizadores de la Expo Feria del Emprendedor Joven y Emprendedor, que se realiza por segundo año consecutivo.

“Hay que reducir los daños de amenazas de factores que no se controlan, tratar de cubrir esas cuestiones, porque estamos propensos al fracaso; para esto hay que contar con recursos económicos, aliados estratégicos para minimizar el impacto, los ciclos pueden ser positivos y negativos, por eso nunca hay que mantenerse quietos, hay que diversificar, innovar en los productos e incluso en mercados, porque de esa forma, una amenaza no te afectará tanto”, precisó.

Por su parte, Mariel Soberanis León, directora de I Want to Co, quien encabeza un equipo de mentores que sacan a flote proyectos emprendedores, agregó que es crucial contar con un plan de negocios que sea flexible para adaptarlo a todas las circunstancias. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios