14 de Diciembre de 2017

Yucatán

Fortalecen la visión humanista del Síndrome de Down

El objetivo de Cedidown es brindar rehabilitación clínica y terapéutica individualizada y grupal para la inclusión social de los niños.

En la organización Cedidown IAP, Centro de Intervención e Inclusión de las personas con el síndrome de Down y sus Familias, se promueven las técnicas más recientes para que el niño alcance su máximo potencial. Imagen de los integrantes de la asociación. (Milenio Novedades)
En la organización Cedidown IAP, Centro de Intervención e Inclusión de las personas con el síndrome de Down y sus Familias, se promueven las técnicas más recientes para que el niño alcance su máximo potencial. Imagen de los integrantes de la asociación. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Fortalecen la visión humanista del Síndrome de DownCompartir en Twiiter Fortalecen la visión humanista del Síndrome de Down

Cecilia Ricárdez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- “No son niños eternos, tienen los mismos derechos que todos para ser felices y plenos”, expresan padres de familia con hijos con síndrome de Down, quienes se unieron para aportar al tema, importando modelos educativos y capacitando a profesionales.

De esta manera, la causa se convirtió en su proyecto de vida: la organización Cedidown IAP, Centro de Intervención e Inclusión de las personas con el síndrome de Down y sus Familias, donde se promueven las técnicas más recientes que ayudan a que el niño alcance su máximo potencial posible. 

Con Angelina González Guerrero y Marisol Ferráez nace la asociación, que luego se consolidó como Institución de Asistencia Privada  con el trabajo de Josefina Larraín Lagos, actual presidenta; Beatriz González Rodríguez, tesorera; las consejeras Eva Esquivel Baqueiro y Susana Rodríguez Ramírez. Posteriormente se sumaron Yoshimar Gamboa, director, y Gladys Copado Silva, administradora, quienes a pesar de no ser padres con hijos con esta condición se enamoraron de la causa.

Tras seis años de trabajo, cada día se fortalecen como una Asociación Civil sin fines de lucro, integrada por profesionales con una visión humanística que nace de la inquietud de proveer a las familias de personas con síndrome de Down rehabilitación clínica y terapéutica individualizada y grupal para así contribuir en su desarrollo individual e inclusión social (familiar, educativa y laboral).

Se definen como un centro ejecutor de proyectos que favorezca la socialización de la información de primer nivel de la investigación, así como la igualdad humana y la defensa de los derechos humanos.

Como parte de las actividades de procuración de fondos, este domingo 17 de abril, a las 12:00 horas, 12 jóvenes de la organización participarán en una pasarela inclusiva en la Hacienda Chichí Suárez con prendas de Creápolis. Los boletos están disponibles en sus instalaciones y el día del evento. Interesados pueden consultar en su página de Facebook.

Del amor nace un proyecto de vida

La historia de Cedidown nació con los hijos de sus fundadores, su condición inspiró a los padres a buscar lo mejor para ellos y compartirlo con los demás.

En entrevista, Josefina Larraín Lagos, Beatriz González Rodríguez, Eva Esquivel Baqueiro, Susana Rodríguez Ramírez, Yoshimar Gamboa  y Gladys Copado Silva, recuerdan el camino recorrido y los logros obtenidos.

Josefina evocó a Evangelina González, también madre de familia, quien impulsó el Congreso de Síndrome de Down enfocado en la Inclusión Educativa y encausó las voluntades de los papás para organizarse. 

“Con este primer evento vimos la necesidad de un centro para capacitar a maestros y profesionales, faltaba algo para las familias. Fue entonces cuando Evangelina y  Marisol Ferráez, educadora especial, fundan Cedidown 2010”, apuntó.

Eva enfatizó que trabajan como un centro impulsor de proyectos que abarca todos los ámbitos de la inclusión, social, educativo y familiar, para una atención integral, así como un acento en la capacitación de maestros, padres de familia tanto de la organización como de la entidad.

Alimento al corazón

“El enriquecimiento más grande es tener en mi familia un miembro con síndrome de Down, es un gran aprendizaje para valorar cada detalle de la vida, la capacidad de las personas. La solidaridad te permite ser también solidario con los demás, crear los beneficios para nuestros hijos, para que se desarrollen, vivan en un ambiente inclusivo y eso siembra en mi comunidad la posibilidad de no solo mi hijo sino todas las personas que tienen alguna discapacidad, sean aceptados por el valor de ser por sí mismos”, reflexionó Susana.

“Yo no soy mamá con hijo de síndrome de Down, pero me enamoré de la causa y al ver el trabajo de las mamás no pude quedarme indiferente y hasta mi familia se ha involucrado”, agregó Gladys.

“Para mí la condición no es un problema, tengo un hijo feliz y estoy feliz con mi hijo, he podido reconocer que ser diferente puede aportar a veces hasta de una forma mejor,”, indicó Josefina.

Cambios y retos

La organización fue pionera en traer a Mérida a los profesionales en métodos de lecto-escritura y enseñanza de matemáticas para niños con síndrome de Down, para romper con los paradigmas sobre la capacidad de aprendizaje de las personas con esta condición.

Han ofrecido jornadas y congresos, atienden a 36 alumnos y cuentan con lista de espera, ya que la capacidad del espacio para atenderlos actualmente está limitada, no obstante trabajan fuertemente para procurar fondos que eventualmente permitan hacer crecer el número de beneficiados. En este sentido, invitan a la sociedad a sumarse al proyecto con donaciones en efectivo, especie y voluntariado. 

Hicieron un llamado al sector empresarial para abrir sus centros de trabajo para dar su voto de confianza a los jóvenes con esta condición, ya que aquellos que se desarrollan con un acompañamiento profesional en su formación, pueden incorporarse a la vida productiva y aportar. 

Urgieron a los padres de familia a que procuren la atención temprana, desde el primer mes de vida, para que niño alcance su máximo potencial posible.

Trayectoria
  • La asociación Cedidown generó una guía de salud preventiva para acompañar a los padres en el proceso para la atención de sus hijos.
  • El Centro acepta a los niños desde antes de cumplir el primer mes de vida hasta 17 años.
  • La organización procura fondos con eventos y aplicación a convocatorias de apoyo de instituciones públicas y privadas. 
  • Trabajan en coordinación con la Secretaría de Educación del Estado para promover la capacitación y la inclusión de los niños en las escuelas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios