15 de Octubre de 2018

Yucatán

Fieles oran por los religiosos de clausura

Se celebró ayer la Presentación de María Santísima en el Templo; dan gracias a Dios y rezan por los que entregan su vida a Dios.

En todo el mundo se celebró ayer la Presentación de la Virgen María. Imagen de contexto de una misa en honor a María Santísima. (Milenio Novedades)
En todo el mundo se celebró ayer la Presentación de la Virgen María. Imagen de contexto de una misa en honor a María Santísima. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Fieles oran por los religiosos de clausuraCompartir en Twiiter Fieles oran por los religiosos de clausura

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDa, Yucatán.- La Iglesia Católica celebró ayer, como cada 21 de noviembre, la Presentación de María Santísima en el Templo y por ello también realiza la “Jornada Pro Orantibus”, día en que los fieles son invitados a dar gracias a Dios por aquellos y aquellas que entregan su vida a Dios en los conventos de clausura.

Según la tradición, de niña María fue llevada al templo por sus padres para que integrara el grupo de doncellas que allí eran consagradas a Dios e instruidas en la piedad.

En su portal oficial, el Vaticano señala que según el “Protoevangelio de Santiago”, una fuente cristiana que no está incluida en el Canon de la Biblia, la Virgen fue recibida por un sacerdote que la bendijo y exclamó: “El Señor ha engrandecido tu nombre por todas las generaciones, pues al fin de los tiempos manifestará en ti su redención a los hijos de Israel”.

“El Señor derramó gracia sobre la niña, quien danzó, haciéndose querer de toda la casa de Israel”, añade el texto.

En el siglo VI ya se celebraba esta fiesta en el oriente. En 1372, el Papa Gregorio XI la introdujo en Aviñón y posteriormente el Papa Sixto V la extendió a toda la Iglesia.

En esta fecha también se recuerda la Dedicación de la Iglesia de Santa María la Nueva, en el año 543, y edificada cerca del Templo de Jerusalén.

El 21 de noviembre de 1953, el Papa Pío XII instituyó este día como la “Jornada Pro Orantibus”, en honor a las comunidades religiosas de clausura.

Por ello, el Papa Francisco en el 2014 animó a que sea “una ocasión oportuna para agradecer al Señor por el don de tantas personas que, en los monasterios y en las ermitas, se dedican a Dios en la oración y en el silencio activo, reconociéndole aquella primacía que sólo a Él le corresponde”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios