21 de Enero de 2018

Yucatán

Celebra el Colegio Mérida a una revolucionaria del amor

El Arzobispo de Yucatán resalta los valores que llevaron a Santa Claudina a dedicarse a la educación de niñas y jóvenes.

Con un misa concelebrada por el Arzobispo, el Colegio Mérida recordó a su fundadora: Santa Claudina, de la orden de Jesús-María. (Daniel Sandoval/SIPSE)
Con un misa concelebrada por el Arzobispo, el Colegio Mérida recordó a su fundadora: Santa Claudina, de la orden de Jesús-María. (Daniel Sandoval/SIPSE)
Compartir en Facebook Celebra el Colegio Mérida a <i>una revolucionaria del amor</i>Compartir en Twiiter Celebra el Colegio Mérida a <i>una revolucionaria del amor</i>

William Sierra/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Santa Claudina se preocupó por hacer llegar la educación e inculcar valores a la juventud, y continúa su obra hoy en día, lo cual se puede ver aquí frente a nosotros con ustedes, expresó el Arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, al dirigirse al alumnado y personal docente del Colegio Mérida y a la orden de religiosas Jesús-María, que ayer celebraron a su fundadora. 

Monseñor Rodríguez Vega pidió darle gracias a Dios porque esta fundación trajo grandes bendiciones a México y muy particular a Mérida, desde 1912, y continúa “con ustedes esa historia, en la que cada quien debe ver qué le corresponde. Dios espera la respuesta de cada una de ustedes y de todos nosotros”.

“Él, por medio de su Espíritu, va llevando la historia de la iglesia, de la salvación, de las cosas buenas y de lo malo, sirve también para que florezcan cosas buenas. Hay que fijarnos no más del ambiente difícil y adverso en que vivió Santa Claudina en plena revolución francesa”, explicó.

“Quería la igualdad, fraternidad, libertad para todos. Dios es fundamento de todo cuanto existe, y en esa lucha por la defensa de la fe, muchos murieron en Francia, entre ellos dos hermanos de Santa Claudina, quien vio cómo los asesinaron. Ante ello, muchos pensarán que eso era para que se llenará de rencor, pero no, porque ella llevaba a Jesucristo en su corazón”, recordó.

De hecho, señaló que supo hacer de esos sentimientos tan difíciles el reconocimiento de la voz del Señor que la habló para hacer algo a favor de las niñas y jóvenes de su tiempo, cuando la educación era privilegio de la nobleza.

Religiosas sufrieron la guerra en México

Haciendo un poco de historia, recordó que las hermanas que llegaron a nuestro país y a Mérida no se encontraron con el mejor ambiente, pues les tocó vivir la Revolución Mexicana y después la persecución a la Iglesia.

“Tuvieron que emigrar, pero dejaron parte de su corazón aquí  y  regresaron en cuanto pudieron a continuar esa obra que el Señor les había encomendado por medio del sentir y enseñanzas que Santa Claudina  les dejó”, añadió.

También subrayó que uno de los males más grandes que hoy en día es hacer a Dios a un lado y poner al hombre en su lugar, sobre todas las cosas.

“La vida religiosa en general, y en particular la de la orden de Jesús María está llamada a llevar, a ofrecer esa misericordia entrañable, esa humildad, comprensión que tanto necesita el mundo. Santa Claudina fue revolucionaria, pero del amor, de un mundo que ignoraba a la mayor parte de las niñas y jóvenes de su tiempo, y funda una congregación para atenderlas”, destacó.

El prelado dijo que mediante Santa Claudina la misión de estas religiosas es hacer conocer y amar al Hijo de Dios, Jesús, y a su madre, la Santísima Virgen María.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios