21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Construyeron una iglesia para ¡acabar con las langostas!

Este templo tiene la peculiaridad de haberse erigido para solicitar al santo patrono que protegiera a la población de los azotes de langostas.

La iglesia de San Juan formó parte de los barrios de la Colonia que marcaban los límites de residencia de los españoles del resto de la población. (José Acosta/Milenio Novedades)
La iglesia de San Juan formó parte de los barrios de la Colonia que marcaban los límites de residencia de los españoles del resto de la población. (José Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Construyeron una iglesia para ¡acabar con las langostas!Compartir en Twiiter Construyeron una iglesia para ¡acabar con las langostas!

Ana Hernández/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.-  El templo San Juan de Dios, que se ubica en el barrio del mismo nombre, al sur del Centro Histórico de Mérida, antes de ser capilla fue ermita.

Este templo católico tiene en su historia la peculiaridad de haberse erigido para solicitar a San Juan Bautista que protegiera a la población de los azotes de langostas que arrasaron con los cultivos de 1552 a 1666.

De acuerdo con datos históricos, la ciudad sufrió en 1552, 1616 y 1666 por las plagas de grandes mangas de langosta que devoraron los cultivos; para contrarrestar los efectos negativos y acabar con la plaga en donde ahora está el templo de mampostería, se levantaron previamente al menos dos iglesias “temporales”, hechas de huano y madera, y una modesta capilla.

No obstante, luego de la plaga de langostas se decidió la construcción definitiva y perdurable; fue edificada entre 1769 y 1770 sobre lo que era una capilla del siglo XVI.

A principios del siglo XIX, esta iglesia “cobijó” a los Sanjuanistas; en la sacristía del lugar se reunieron los independistas yucatecos denominados históricamente con ese nombre y que tuvieron un papel importante en la independencia de la Capitanía General de Yucatán de la nación española.

Por ello, esta iglesia juega un papel importante en la historia de Yucatán, ya que sus muros cobijaron a los Sanjuanistas en el proceso de independencia.

El Presbítero actual se llama Juan Castro Lara. Tiene 89 años y 64 de haberse ordenado

Lo conformaban un grupo de criollos yucatecos que se reunían para discutir, entre otras, las ideas independistas, pues tenían intereses económicos y sociales distintos a los de la Corona española de aquel entonces.

Este grupo aspiraba a una mayor participación política, haciéndose eco de las ideas de la Ilustración francesa del siglo XVIII, su fundador fue el sacerdote católico Vicente María Velázquez.

Consideraban que la creación de ejércitos para luchar y ganar una guerra de Independencia no era la mejor opción; sin embargo, no fueron indiferentes ante las crisis del poder de la Corona y sus funcionarios.

En Yucatán, la lucha fue de una intensa acción política y no exenta de peligros, por la persecución política que suscitó su pensamiento y su conducta.

Contrario a los Sanjuanistas era el grupo denominado de los “Rutineros”, que estaba conformado por funcionarios de la Corona, clero, y aristocracia, defensores del statu quo y que eran quienes pugnaban y perseguían a los Sanjuanistas.

En 1810 los Sanjuanistas se reunían con mayor frecuencia para discutir las formas prácticas de auxiliar a la educación de los mayas, meses después se les unieron Lorenzo de Zavala, Luis Alonso Peón, Pedro Almeida y José Matías Quintana, siendo este último padre de Andrés Quintana Roo, esto dio pie a la sociedad de los Sanjuanistas. Se les prohibió en diferentes ocasiones que se reunieran en esa iglesia.

Hoy la situación de la iglesia es diferente, ya casi no hay feligreses, los pocos que acuden a las misas son personas que viven en diversas colonias de la ciudad y que conocen al Presbítero actual, Juan Castro Lara, quien tiene 89 años y 64 de haberse ordenado.

El Pbro. comentó que el barrio cambió, las familias se fueron, sólo queda una que otra y con ellos se fueron los feligreses.

También comentó que en la historia de esta iglesia está el hecho de que el Cabildo de la Catedral y el Cabildo Civil en mayo de 1799 caminaban descalzos desde Catedral a esa iglesia para rezar, poco a poco esta tradición se fue perdiendo. 

Una frontera de la ciudad

San Juan formó parte de los barrios de la Colonia que marcaban los límites de residencia de los españoles del resto de la población.

A un costado de la iglesia de esta zona está el arco que indicaba el fin de la ciudad de los blancos y el principio de los barrios de indios.

Detrás del templo existió un mesón público para los viajeros. Destaca dentro del conjunto el corredor de influencia mudéjar que antecede a la sacristía. Es quizá la última evidencia de la capilla original. 

El parque frente al templo fue una plaza polvorienta con un pozo para el abastecimiento de agua en dicha época, y que comenzó a conformarse como plaza a partir de 1883.

En el costado sur del templo de San Juan Bautista se levantaba una plaza de toros, costumbre que se terminó a partir de 1910, al colocarse la estatua de Benito Juárez.

El dato:
  • La iglesia fue erigida entre 1769 y 1770 sobre lo que era una capilla del siglo XVI.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios