21 de Octubre de 2018

Yucatán

Darán techo, comida y medicina a indigentes de Yucatán

Sociedad civil y Ayuntamiento de Mérida suman esfuerzos para lo que será el hogar de mendigos, se les dará atención médica y alimentos.

Luis Peniche, el padre Ignacio Kemp Lozano, el Arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán,  Libia Esther Novelo Domínguez, el alcalde Renán Barrera con su esposa, Diana Castañeda, y Sor María Magdalena García Alcalá. (Milenio Novedades)
Luis Peniche, el padre Ignacio Kemp Lozano, el Arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, Libia Esther Novelo Domínguez, el alcalde Renán Barrera con su esposa, Diana Castañeda, y Sor María Magdalena García Alcalá. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Darán techo, comida y medicina a indigentes de YucatánCompartir en Twiiter Darán techo, comida y medicina a indigentes de Yucatán

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Con la convicción de ofrecer un espacio para dignificar a las personas desamparadas en situación de calle, sociedad civil y autoridades municipales suman esfuerzos para comenzar la construcción de la Casa del Buen Samaritano, que albergará a indigentes para darles un hogar, atención médica y alimentación.

Para este fin, el Ayuntamiento de Mérida donó 600 mil pesos y en un acto presidido por el alcalde Renán Barrera Concha, el Arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, el arquitecto Luis Peniche, la presidenta del patronato del Centro de Asistencia y Rehabilitación para Alcohólicos “José Benito de Cottolengo”, Libia Esther Novelo Domínguez, y el padre Ignacio Kemp Lozano, director espiritual y fundador de Cottolengo, ayer se dio el banderazo de inicio. 

La edificación de la primera parte asciende a un millón 490 mil 994 pesos, por lo que se exhortó a los diferentes sectores de la sociedad a sumarse a la causa con donación en efectivo o en especie para lograr la meta.

En la ceremonia del banderazo, la madre María Magdalena García Alcalá, madre superiora de la Casa de Cottolengo, en representación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul, expresó en su mensaje un profundo agradecimiento por la donación y el compromiso de trabajar de manera incansable para ver realizada por completo la obra. 

“Éstos, los que van a vivir aquí, ‘los sin techo’, ‘los sin nadie’, ‘los sin nada’, será como dice Jesús en Mateo 25, son los que te abrirán las puertas del Reino, porque: ‘Tuve hambre y me diste de comer, estuve desnudo y me vestiste, anduve forastero en la calle y me trajiste a vivir y morir aquí’. Gracias a ti, colaborador eficaz de la obra, ya no serán estos hermanos tuyos que habitan esta bella Ciudad Blanca, desechos humanos, como ha mencionado el Papa Francisco.  

"Les darás la oportunidad de volver a tomar lo que perdieron: su dignidad, siéntete feliz de colaborar con esta bella obra, estos son hijos de Dios como tú y yo, vivirán aquí y morirán aquí, ya no en las calles, o en los parques, mordidos por los perros o las ratas y despojados de su dignidad”, expresó.

Abundó que gracias a la colaboración del Ayuntamiento, el patronato y la sociedad en general, desde este espacio anexo al Cottolengo se romperá la cultura de la indiferencia. 

“Me siento agradecido de apoyar a una iniciativa de la sociedad civil, hoy demos un paso más para que esta obra nos ayude a cumplir una sentencia y una frase que siempre hay que llevarla muy cerca: En nosotros está evitar el dolor humano evitable y aquellos que tienen la oportunidad de aportar, lo debemos y tenemos que  hacer y es nuestro compromiso y responsabilidad, buscando dignificar, en lo individual, la condición de la persona humana”, expresó Renán Barrera Concha. 

Regocijo y reflexión
  • El Arzobispo Berlie Belaunzarán se congratuló por la obra e invitó a la sociedad a evitar la cultura del descarte, que se aplica a los bienes materiales y lamentablemente hasta en los humanos, al verlos como algo desechable.
  • Los espacios de la Casa del Buen Samaritano están pensados para la atención y convivencia de sus albergados.

Una labor cimentada en la generosidad y el servicio

El patronato del Centro de Asistencia y Rehabilitación para Alcohólicos “José Benito de Cottolengo”, motivado por la generosidad y su vocación de servicio, encabeza la misión de la Casa de Buen Samaritano, la cual se suma a los servicios que presta la institución desde hace 30 años.

Esta iniciativa de sus integrantes tiene el objetivo de edificar una casa para atender a hombres y mujeres indigentes, con problemas profundos de adicciones y que no cuentan con ningún tipo de ayuda, de esta manera, quieren ofrecer un espacio para que se atiendan o en su caso, tengan un sitio donde “bien morir”.

Para este fin, el sacerdote Ignacio Kemp Lozano, director y fundador de Cottolengo, les brindó tres hectáreas de terreno anexo al centro y allí se desarrollarán 274 metros de construcción. El proyecto de las instalaciones es responsabilidad de los arquitectos Mario González Cáceres, Luis Peniche, José Carlos Lavalle y el ingeniero Armando Rivero Ponce. 

Casa del Desamparado A.C. es la figura oficial de la Casa del Buen Samaritano, la cual en su primera etapa contará con dos módulos de 10 espacios cada uno para el mismo número de hombres y mujeres.

“Estamos emocionados porque estamos viendo cristalizar este sueño, porque siempre hemos querido ayudar a esas personas que no tienen casa y no tienen qué comer porque son seres humanos como nosotros, dignos de nuestro respeto. Porque dentro de cada cuerpo enfermo hay un espíritu, que es parte de un ser superior, que es nuestro Creador”, apuntó Libia Esther Novelo, presidenta del patronato. 

Por su parte, Landy Cáceres Álvarez, vicepresidenta y directora de relaciones sociales del patronato, destacó que este proyecto era una necesidad desde hace tiempo, para complementar el trabajo del Cottolengo. 

“Tenemos que darle sentido a la vida de los seres humanos,  hay que hacer algo por los demás, y ojalá que con este ejemplo otros se sumen y funden algo parecido. En la vida si no se ayuda no tiene sentido. Si el Ayuntamiento está colaborando, tenemos esperanzas que se anime el Gobierno del Estado a apoyar”, apuntó.

Informes
  • Los interesados en cooperar con la causa con donativos en efectivo o especie pueden comunicarse a los teléfonos: 9992276982 y 9995753366, o al de oficina 9234417.
  • Las integrantes del patronato serán los encargadas con el apoyo de la Policía Municipal, de recoger a los menesterosos y llevarlos a la Casa del Buen Samaritano.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios