21 de Febrero de 2018

Yucatán

Ampliarán investigación del cenote bajo El Castillo de Kukulcán

Esperan que estudios revelen información para el cuidado de la zona arqueológica de Chichén Itzá. Usan método no invasivo.

El cenote fue descubierto por un equipo de especialistas del Instituto de Geofísica de la Facultad de Ingeniería de la UNAM y el INAH. Se buscará información para el cuidado de la zona arqueológica de Chichén Itzá. (Archivo/SIPSE)
El cenote fue descubierto por un equipo de especialistas del Instituto de Geofísica de la Facultad de Ingeniería de la UNAM y el INAH. Se buscará información para el cuidado de la zona arqueológica de Chichén Itzá. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Ampliarán investigación del cenote bajo El Castillo de KukulcánCompartir en Twiiter Ampliarán investigación del cenote bajo El Castillo de Kukulcán

Ana Hernández/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) confía en que la segunda etapa de investigación que el Instituto de Geofísica de la UNAM realizará en El Castillo de Chichén Itzá, no sólo arroje más datos de puntos importantes sobre la existencia de un cuerpo de agua bajo la pirámide, sino que ayude a generar información sobre la conservación de los sitios arqueológicos, señaló el delegado del INAH en Yucatán,  Eduardo López Calzada. 

El viernes pasado se dio a conocer que debajo de la pirámide edificada por los mayas en honor de “Kukulcán”, existe un cuerpo de agua, que se presume es un cenote de 30 a 25 metros de largo con una profundidad de 20 metros.

El cenote fue descubierto por un equipo de especialistas del Instituto de Geofísica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encabezados por René Chávez Segura  y Denisse Argote, respectivamente.

López Calzada comentó que esta investigación fue aprobada por el Consejo Nacional de Arqueología y la información que se reveló fueron resultados de los trabajos de investigación realizados durante 2014. Al equipo se le autorizó una segunda etapa a realizar este año.

Destacó que un punto importante de este trabajo es que el análisis de la termografía eléctrica “se hizo con tecnología menos intrusiva, no se alteró ni se perforó nada, ya que se colocaron 96 puntos conocidos como electromodelos de resistividad”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios