19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Desaparece costumbre de cultivar flores para los muertos

Vendedoras de flores se quejan de que las ventas 'ya no son las de antes'.

Las vendedoras de flores en los cementerios tienen sus mejores días de ventas con la festividad de Fieles Difuntos, pero aseguran que  las ventas 'ya no son como antes'. (José Acosta/SIPSE)
Las vendedoras de flores en los cementerios tienen sus mejores días de ventas con la festividad de Fieles Difuntos, pero aseguran que las ventas 'ya no son como antes'. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Desaparece costumbre de cultivar flores para los muertosCompartir en Twiiter Desaparece costumbre de cultivar flores para los muertos

William Sierra/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Los panteones de Mérida se convierten en estas fechas en fuente de ingresos para muchas personas, principalmente albañiles, que se dedican a recorrer los camposantos ofreciendo sus servicios, y también grupos de niños y jóvenes que, a cambio de alguna propina, limpian las tumbas y desyerban el área.

Veteranas vendedoras de flores, ubicadas en la avenida principal del Cementerio General, coinciden en que las épocas pasadas fueron las mejores, pues las familias acostumbraban al acudir a recordar a sus difuntos pasar antes por una veladora y sus ramos de flores para que la “tumba no se viera triste”.

“Era durante todo el año. No como ahora, que sólo se acuerdan de sus difuntos una vez al año, luego los tienen abandonados”, dice María Palomo, quien forma parte de una tradición familiar de vendedoras de flores, que inició hace más de 50 años su madre.

Mencionó que los cambios se pueden notar hasta en la variedad de flores que se venden hoy en día, como gladiolas, pompones, tejanas, margaritas, entre otras, que las traen por lo general de la Ciudad de México y Chiapas.

“Antes lo común era encontrar las llamadas ‘amor seco’, ‘abanico’ y cempasúchil, entre otras, que las cultivan en Kanasín. Ahora hay que comprar las flores de otros lugares, y por eso sale más caro al pagar el costo de traslado”, señaló la oferente.

Guadalupe Grajales, quien tiene más de 60 años dedicados a vender flores en el cementerio, labor que antes hicieron su madre y abuelita, lamenta que ya no se acostumbre tanto, como antes, a respetar estos días. De hecho, a los jóvenes no les llama la atención venerar a los difuntos, son “muy irrespetuosos”.

Un servicio de limpieza de tumbas, generlamente realizado por niños, cuesta 40 pesos, en promedio

“Me ha tocado ver cómo algunos hijos traen a su madre, ya mayor de edad, prácticamente empujándola, diciéndoles: ‘Camina más rápido, prende tu veladora, reza y ya nos vamos porque tengo otras cosas qué hacer’”, explica.

En la entrada del cementerio y en las principales calles del camposanto, varios niños y jóvenes se acercan a las personas que visitan a sus difuntos a ofrecer sus servicios de limpieza de tumbas o desyerbe.

La mayoría no es la primera vez que realiza esa labor, como José Pérez Pacheco y Víctor González Pérez, quienes han limpiado tumbas en los últimos tres años, y en los días “buenos”, el 1 y 2 de noviembre obtienen unos 200 pesos.

“Hoy (por lunes 31 de octubre) está frío el día. No hemos sacada casi nada de dinero, llevamos unas tres horas aquí, pero ya mañana creo que nos irá mucho mejor”, comentan ambos jóvenes, de 15 años de edad, vecinos de la Melitón Salazar, y estudiantes de la Escuela Secundaria Técnica 66 de la Santa Rosa.

El pago depende ya sea lo que el cliente quiera o acuerdan un precio que puede ser hasta de 40 pesos  por limpieza.

Otros más pequeños, Atzel, de ocho años, y Kevin, de 10, también lamentaron que no habían limpiado ninguna tumba, y eso que llegaron apenas los retiraron de la escuela en la primaria, a las 11 de la mañana.

“No hubo clases solo fuimos por lo del Hanal Pixán y nos retiraron”, expresaron y subrayaron que no les da miedo estar en el cementerio limpiando tumbas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios