23 de Octubre de 2018

Yucatán

Jóvenes crean tecnología inspirada en la naturaleza

El grupo de emprendedores forman una docena de profesionales que trabajan en laboratorios especializados con enfoque sustentable.

Imagen de los integrantes de Biofractal. 'En diciembre operaremos al cien y venderemos productos. A un año, queremos colocar un producto al nivel nacional, ya tuvimos acercamiento con una marca y tenemos altas expectativas', aseguró Gilberto. (Milenio Novedades)
Imagen de los integrantes de Biofractal. 'En diciembre operaremos al cien y venderemos productos. A un año, queremos colocar un producto al nivel nacional, ya tuvimos acercamiento con una marca y tenemos altas expectativas', aseguró Gilberto. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Jóvenes crean tecnología inspirada en la naturalezaCompartir en Twiiter Jóvenes crean tecnología inspirada en la naturaleza

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Apostando por el potencial de un equipo multidisciplinario dedicado al desarrollo y producción de tecnología biomimética sustentable (estudia a la naturaleza como fuente de inspiración) aplicable al sector industrial y doméstico, con un enfoque sustentable y accesible, cuatro jóvenes ingenieros fundaron Biofractal

Con sus proyectos han obtenido reconocimientos internacionales y a tres años de su creación están en vías de escalar al mercado nacional y ya establecieron contacto con firmas internacionales.

El grupo de emprendedores se fortaleció con ocho elementos y hoy forman una docena de profesionales que trabajan en laboratorios especializados, arquitectura y construcción, materiales y mecanismos; electrónica, biomimesis y sustentabilidad.
Diana Carolina Vega Basto, Shirley Karine Mola Couoh, Jesús Iván Toto Tun y Álvaro Jesús Buenfil Ovando, pusieron los cimientos y con Gilberto Pérez Pérez, Tomás Santiago Núñez, Mariana Peraza Mues, Irvin Aarón Cifuentes González, Diego Efraín Salazar Loría, Carlos Eduardo Cervera Chi, Rocío Guadalupe Bolivar Cimé y Arsenio Arcos Arcos, completaron la estructura. 

De acuerdo  con sus creadores, Biofractal busca romper con la figura clásica de los recintos de investigación y crear un “Laboratorio acelerador” dedicado a la investigación, desarrollo, producción y  comercialización de tecnología inteligente sustentable, con base en la biomesis (tecnología inspirada en la naturaleza).

Provienen de la Facultad de Arquitectura, Química, Medicina Veterinaria y Zootecnia, Matemáticas, Ingeniería de la Universidad Autónoma de Yucatán y del Instituto Tecnológico de Mérida.

¿Cómo nació Biofractal?

Diana: Nace desde hace tres años, en un inicio sólo estabamos Shirley, Toto, Álvaro y yo, y participamos en el concurso Biomecry Student Design Challeng, la primera vez con el producto Chaac-ha, un dispositivo capaz de recolectar agua de lluvia y rocío,  luego de la etapa on line obtuvimos el “Autodesk Sustainability Award” y fuimos seleccionados para la final y viajamos a Boston para la final en la cual obtuvimos el “People Choice Award”.

Al siguiente año participamos de nuevo con el proyecto “Mocan”, un vehículo de carga no motorizado, que incluso puede subir escaleras y obstáculos, todas las propuestas están basadas en la biomesis, es decir está inspirado en organismos la naturaleza. En esta versión del concurso ganamos el primer lugar a nivel internacional.

Iván: A partir de estos reconocimientos y de concursos de emprendedurismo en el estado, vimos una oportunidad, aunque desde antes ya habíamos identificado el potencial, decidimos conformarnos y fundar una empresa de tecnología sustentable.

Los jóvenes además realizaron exposiciones a nivel nacional, incluyendo la exposición “Darwin”, que se realizó en el Colegio San Idelfonso, en la Ciudad de México. Fueron seleccionados entre 20 mejores del Reto Emprendedor 2014, aplicaron al concurso nacional Posible y quedaron entre las 40 mejores empresas del Cleantech Challenge 2015.

¿Cuándo decidieron formar la empresa, de dónde obtuvieron el recurso?

Iván: Afortunadamente por parte de los concursos y otras actividades, ya teníamos cierto capital, además como parte del emprendimiento, pedimos prestadas instalaciones para trabajar, préstamos de familiares y personas que confiaron en el proyecto.

A raíz de eso, hemos avanzado y ya pudimos conseguir las instalaciones en la que estamos actualmente, gracias a eso ya constituimos la empresa, hemos conseguidos clientes internacionales y locales. También seguimos en la búsqueda de fondos como los que aporta el Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología, el Gobierno del Estado y abiertos a la aportación de inversionistas.

¿Cuál es su ventaja competitiva?

Iván: Aunque en la región hay varias empresas que tienen el concepto Bio, nosotros no buscamos ser ni distribuidores ni proveedores de tecnología extranjera como otras empresas, sino directamente queremos hacer la investigación, el desarrollo y la producción de estas tecnologías, aunque estamos por departamentos, nosotros preferimos identificarlos como laboratorios. 

Debido a nuestro método de producción el costo es bajo, por ejemplo tenemos productos cuyo costo es seis veces bajo respecto a la competencia.

¿El factor joven como influyó en la formación de su empresa?

Gilberto: Es muy importante, tiene sus dos lados: la parte débil es que por la juventud careces de experiencia, y los inversionistas quieren apostar a lo seguro.  Pero el lado fuerte es que como emprendedores sabíamos que teníamos que ser persistentes, seguir trabajando porque el tiempo es dinero y hemos crecido mucho, incluso tenemos pre venta y esto revela una demanda del mercado a quien nos enfocamos.

Otro punto fuerte es que nos convertiremos en la primera empresa local y a nivel nacional que tenga este enfoque y desarrollo. 

Iván: Actualmente, por estrategia, estamos concentrados en el mercado industrial para que consuman en volúmenes grandes, pero la visión de trabajo es  impactar también en el mercado doméstico. 

¿Por qué agregaron en su servicio los cursos de electrónica y programación (S-CoolTronics)?

Irving Aarón:  Porque mientras en otras partes del mundo el tema de electrónica y programación es parte de la educación desde niños, aquí se usan herramientas didácticas pero para nivel universitario, por eso queremos cambiar ese paradigma y lograr que niños y niñas se acerquen a la electrónica y programación en los talleres. Queremos hacer conciencia de que la tecnología es accesible para todo público. 

¿Qué viene para Biofractal?

Gilberto: Estamos a unos meses de tener una planta productora para uno de nuestros productos fuertes “Dropma” (repele el agua), del cual ya tenemos precontratos, igual con las tarjetas electrónicas, de la cual ya tenemos contrato. La idea es escalar y cumplir con la demanda. El objetivo es que en diciembre estemos operando al cien y vendiendo productos. A un año, queremos colocar un producto al nivel nacional, ya tuvimos acercamiento con una marca y tenemos altas expectativas.

Hasta este punto del camino, ¿cuáles consideran que son las lecciones más importantes que han aprendido? 

Iván: Como equipo respetar el trabajo de los compañeros, mantener la comunicación y comprender que aunque somos de diferentes perfiles, podemos aprender con una visión multidisciplinaria, así como valores como la perseverancia y disciplina. 
Shirley: La carrera comienza cuando sales de la carrera, es afuera donde aprendes a cómo fundar y manejar una empresa.

¿Algún consejos para sus contemporáneos?

Todos: Que para aprender hay que emprender, se requiere de mucha dedicación, a veces nos quedábamos a dormir en la oficina, implica sacrificios, mucha disciplina y ser congruente con el enfoque de la empresa; si vemos que un producto no es sustentable, no se lanza. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios