23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Equipo de élite con fino olfato contra el crimen

La SSP de Yucatán cuenta con 17 binomios especializados en localización de drogas, explosivos, armas, cadáveres, rescate, guardia y protección.

Los canes son entrenados de seis a ocho meses para que desarrollen su máximo potencial. (Milenio Novedades)
Los canes son entrenados de seis a ocho meses para que desarrollen su máximo potencial. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Equipo de élite con fino olfato contra el crimenCompartir en Twiiter Equipo de élite con fino olfato contra el crimen

Luis Fuente/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Los perros policía no tienen dueños, tienen compañeros. Can y agente son un equipo y se protegen el uno al otro. Muchos conocemos historias de perros que dieron la vida por su binomio y de tener la oportunidad, lo harían una y otra vez, ya que lo más importante para ellos es la lealtad.

No hay que olvidar que aparte de ser el mejor amigo del hombre y ofrecernos su compañía y su amor, también ayudan a la Policía a mantener las calles a salvo de los delincuentes.

La sociedad tienda a olvidar la importancia de tener perros en las corporaciones policiacas, pues gracias a ellos se resuelven casos con más rapidez y eficiencia que un humano, ya que su olfato, músculos, rapidez y fuerza resultan imprescindibles para las operaciones más peligrosas, como la detección de explosivos.

Estos animales tienen características que les hacen idóneos para esta labor de suma importancia, por lo que no cualquier raza puede ser perro policía. En la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Yucatán se utilizan pastores  alemán, holandés y belga, que de acuerdo con los expertos son los mejores para integrar la unidad canina.

Además, la corporación cuenta con un Doberman golondrino, especializado para guardia y protección.

El responsable de la Unidad K-9 de la SSP, teniente Jorge Hernández Martínez, indicó que estos canes se caracterizan por ser de talla grande, fuertes, rápidos y con un olfato impecable que los hace idóneos para su función en el cuerpo de policía.

Actualmente, la Unidad K-9 de la SSP cuenta con 17 binomios especializados en la búsqueda de drogas, explosivos, armas, cadáveres, rescate de personas vivas, y guardia y protección.

Los canes son entrenados, en promedio, durante seis a ocho meses, y a partir de los dos años de edad quedan listos para el trabajo y son “jubilados” al cumplir nueve años de vida, independientemente de la situación física en la que estén.

Los perros se caracterizan por ser de talla grande, fuertes, rápidos y con un olfato impecable que los hace idóneos para su función

La selección de los futuros perros policía se hace desde los tres meses, luego se les entrena en obediencia básica y a partir de los ocho meses son adiestrados mediante juegos con pelotas que contienen aromas compatibles con estupefacientes, olores de personas y cadáveres; con ello, el olfato de los animales se desarrolla al máximo.

“Cuando ya están listos para enfrentar a la delincuencia, los perros son capaces de encontrar cantidades mínimas de droga, explosivos, dinero no declarado, cuerpos y personas, al grado de que pueden localizar algo escondido en un estacionamiento atestado de automóviles guiados sólo por su olor”, precisó.

Hernández Martínez señaló que los canes son considerados como atletas de alto rendimiento, pues son alimentados con “comida Premium”, reciben atención psicológica y son revisados por médicos especializados de manera constante, a fin de que siempre estén en óptimas condiciones.

Para sensibilizar el olfato de los perros se utilizan “seudoaromas” de cocaína, heroína, metanfetaminas, mariguana y componentes químicos, los cuales son impregnados en el juguete preferido del oficial canino.

De este modo, continuó el agente, lo que el perro piensa cuando se le da la orden de búsqueda es encontrar su juguete, que tiene el aroma específico de lo que en realizad se quiere localizar: explosivos, armas, drogas, personas vivas o cadáveres.

Señaló que una situación importante en el adiestramiento de los perros es que ellos se diviertan, que piensen que es un juego lo que hacen, ya que de esa manera se maneja mejor el estrés en el que puedan caer ante una situación complicada.

Para ello, también se les pone a entrenar en condiciones de ruidos para que los canes se acostumbren a esas situaciones, no se distraigan y sólo actúen a la orden de su binomio. 

Se les enseña a no ser agresivos, pero siempre estar alertas a su entorno y en momento dado se les da la orden de someter a un sospechoso con la palabra “tráelo”.

El papel de los canes en la Policía es muy importante y muchas veces pasan desapercibidos  en las investigaciones y detenciones.

En sus instalaciones ubicadas en el sector sur, en la colonia San Antonio Xluch, en el sur de Mérida, los perros reciben entrenamiento diario sobre cada una de sus especialidades, y también acondicionamiento físico que incluye una carrera de ocho kilómetros. Esto lo hacen con el manejador que se les asignó. 

De reacción
  • La unidad canina es un cuerpo de élite en la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, cuyo valor es “incalculable” por el éxito que dan en la captura de narcomenudistas y detección de drogas, en menos de tres minutos.
  • La SSP de Yucatán es la primera entidad policiaca del Sureste en contar con destacados reconocimientos para la unidad canina, capacitada como grupo élite de reacción.

Certificados por EU

Personal adscrito a la Unidad Canina de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) recibió la certificación de Overseas Security Advisory Council (OSAC), con el aval de la Oficina de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y de Eagle Eyes Security, por el curso Tácticas Especiales para Grupos de Reacción K-9.

Con ambas certificaciones, el binomio canino de la SSP asciende a un rango internacional de capacitación de alto nivel en el ámbito policiaco, pues en trabajo conjunto con los perros, los agentes recibieron una formación durante 300 horas en el uso y manejo de armas, técnicas de sometimiento y evasión, detenciones e inserciones de alto riesgo y planificación estratégica.

Con este logro la corporación de Yucatán se convierte en la primera entidad policiaca del Sureste en contar con este reconocimiento para la unidad canina, capacitada como grupo élite de reacción.

En total fueron 14 policías estatales que recibieron la certificación.

Equipo de respuesta en caso de desastre

Por otro lado, a través del curso básicoPerros de búsqueda y rescate”, impartido por la escuela regional K-SAR de la Sub-región 1 de América, la Cruz Roja Yucatán contará con la primera generación de binomios (hombre/mujer y perro) de búsqueda y rescate para fomentar la capacidad de respuesta en caso de desastre.

El coordinador de Socorros de la Cruz Roja Mexicana, Delegación Yucatán, Gabriel Chi Moo, señaló que participan 17 integrantes de ese instituto y ocho invitados.

Mencionó que con esta labor se busca una interacción operativa en caso de emergencia y trabajar de forma coordinada con gente de la Marina, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la Policía Municipal de Mérida (PMM).

Ayer, en el inicio de las actividades en la sede del centro, Chi Moo resaltó la importancia de vincular a estos organismos, sobre todo en las cuestiones operacionales, y que se conozcan los protocolos, “porque en la Cruz Roja se hacen cosas que a lo mejor ellos no aplican”.

Mencionó que no participan perros de estas instancias, aunque posiblemente la Policía Estatal lleve a uno; la idea es que después de este curso se fomente la idea de que cada instancia tenga sus propios perros de búsqueda y rescate en el Estado.

Explicó que los perros son de cada voluntario de la Cruz Roja, ya que la idea es no generar gastos y costos a la institución, y de esta manera trabajen con ellos y que estén preparados para cualquier situación de emergencia.

“A nivel país sí existen unidades de este tipo, pero en el Estado no hay perros de búsqueda y rescate”, refirió.

La intención es, dijo, que el día de mañana estos binomios puedan desempeñarse de la mejor manera posible y con el más alto nivel.

En derrumbes

  • Los binomios de rescate pueden participar en la búsqueda de personas vivas en estructuras colapsadas.
  • La Cruz Roja panameña y la mexicana participaron en un derrumbe que hubo hace dos años en Panamá con perros de búsqueda y rescate.

Tecnología, aún sin la efectividad canina

Mientras tanto, el instructor de formación de perros de búsqueda y rescate de la escuela regional K-SAR de la Sub-región 1 de América, Willy Alberto Badillo Monge, señaló que a los canes se les debe dar un valor muy alto, ya que a pesar de los avances tecnológicos todavía no hay que iguale el olfato canino.

“Hay cámaras, sensores de movimiento, de sonido y muchos equipos, pero no se logra igualar a la nariz del perro, de ahí la importancia de este entrenamiento; además, evitamos arriesgar a personas al meterlas en estructuras donde pueden haber más víctimas”, enfatizó.

El experto señaló que el perro se convirtió en una herramienta de trabajo “y sabemos que podemos perderlo, pero también ayudan para no perder vidas humanas”.

Mencionó que es la primera ocasión que viene a Mérida y es la tercera vez que están en el país para ayudar a la formación de más canes de rescate.

“Lo que se busca es formar tanto al guía como al perro en búsqueda de personas vivas sepultadas con intervención en estructura colapsada y en campo abierto”, apuntó.

El curso básico tiene una duración de tres días en el que se verá el lado teórico y práctico, y al final (el domingo) se desarrollará un simulacro en donde intervendrán los canes que serán certificados, de tal forma que si logran pasar la prueba podrán estar preparados para operaciones en la Sub-región 1.

Explicó que este trabajo comenzó en Panamá, donde está la escuela de la Sub-región, luego siguió Costa Rica, que adoptó la misma insignia, la cual se utiliza ahora para toda la Sub-región.

“En toda la zona se adopta la misma metodología de entrenamiento, lo que nos favorece; la certificación se hace a nivel de Sub-región, por lo que los perros y guías podrían intervenir en cualquiera de los países a nivel de Cruz Roja en un evento real”, detalló.

Explicó que realizarán la evaluación a unos 15 perros, a fin de decidir si puede continuar o no con el proceso. 

Países americanos

  • Nicaragua, Honduras y ahora México son los países que le prestan atención al entrenamiento de perros de búsqueda y rescate.
  • Sin embargo, México es donde tomó fuerza en los últimos dos años y a corto plazo se prevé haya varios estados con esta especialidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios