14 de Diciembre de 2017

Yucatán

Turistas pagan caro por un plato de cochinita

A partir del mítico 'fin del mundo', la gastronomía yucateca se convirtió en un filón de ojo para restauranteros.

La industria resturantera de Yucatán encontró en la alta cocina un filón de oro: prepara platillos tradicionales por los que visitantes pagan precios de entre 1,000 y 5,000 pesos. La imagen es de la tradicional cochinita pibil, presentada como platillo 'de lujo'. (Milenio Novedades)
La industria resturantera de Yucatán encontró en la alta cocina un filón de oro: prepara platillos tradicionales por los que visitantes pagan precios de entre 1,000 y 5,000 pesos. La imagen es de la tradicional cochinita pibil, presentada como platillo 'de lujo'. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Turistas pagan caro por un <i>plato de cochinita</i>Compartir en Twiiter Turistas pagan caro por un <i>plato de cochinita</i>

Joel González/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Para sortear los embates de los puestos ambulantes de comida y de la incursión de los camiones de comida (conocidos como foodtrucks), la industria restaurantera meridana encontró en la gastronomía tradicional yucateca un filón de oro: platillos que se cotizan entre mil y cinco mil pesos en el segmento de la alta cocina y tienen gran demanda entre los visitantes nacionales y extranjeros.

Los mejores chefs del país coinciden en que no se conoce Yucatán si no se ha probado el puchero yucateco, las enchiladas con verdolagas, la crema de lentejas, las albóndigas yucatecas y la torta de lechón, y la imperdible cochinita.

Respetando las recetas originales, los nuevos platillos gourmet de guisos locales son productos culinarios de años de creatividad, pasión y dedicación. Chefs del mundo entero quedan impresionados con la comida yucateca cuando la prueban, les resulta exótica, diferente y muy equilibrada.

“En Yucatán siempre ha existido una cultura del buen comer; esto ha ido en aumento a partir del sonado fin del milenio (se refiere al fin del mundo) y la mitología maya, hay un incremento de la popularidad de la gastronomía de la península”; comentó Wilbert Sierra Tintoré, propietario del restaurante Habaneros; quien dentro de su negocio invita a los comensales a degustar de platillos preparados de manera tradicional 100 por ciento fieles a los ingredientes y preparación yucateca.

Turistas pagan altos precios

Agregó que en este tipo de cocina, el consumidor paga por esos platillos en restaurantes exclusivos de la capital yucateca, de mil a cinco mil pesos por platillo. 

Restaurantes exclusivos de la capital meridana ofrecen una fusión de la comida yucateca, que va de los platillos tradicionales condimentados con algún ingrediente innovador salido de la creatividad de cada chef hasta las creaciones vanguardistas como la molecular o cocina-laboratorio, donde los elementos tradicionales se redefinen en concepto y textura; los sólidos se vuelven líquidos y después pasan a vapores.

Estos a diferencia de los anteriores cotizan sus creaciones en verdaderas fortunas las cuales pagan tanto el comensal local como el turista, por el gusto de disfrutar el sabor de estos platillos rediseñados, con grandes presentaciones visuales e ingredientes exóticos.

Así, una cochinita pibil, una crema de cochinita, un frijol con puerco, la chicharra y su castakán y frijol colado, queso relleno o un poc–chuuc, por mencionar algunos, ganan más adeptos cada día.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios