12 de Diciembre de 2017

Yucatán

El ataque de un perro que les cambió la vida

Habitantes de Seyé están bajo vigilancia sanitaria por un can con rabia que agredió a varias personas y animales domésticos.

Lina Aké y su nieta fueron atacadas salvajemente por el perro con rabia, en Seyé. (José Acosta/SIPSE)
Lina Aké y su nieta fueron atacadas salvajemente por el perro con rabia, en Seyé. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook El ataque de un perro que les cambió la vidaCompartir en Twiiter El ataque de un perro que les cambió la vida

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El martes pasado Lina Aké y su nieta Paola vivieron el capítulo más impactante de sus vidas cuando en un día común, en su tranquilo Seyé, fueron atacadas sorpresivamente por el perro de una comadre de Lina. El animal estaba infectado de rabia.

Esta señora, de unos 65 años, que regresaba a su casa tras acudir al hospital de Acanceh, narra que a eso de las cinco de la tarde se dirigían en triciclo a invitar a sus amistades a la novena en honor a la Virgen de Guadalupe, actividad que realizan cada año.

Su nieta manejaba el triciclo y ella iba en la parte delantera del vehículo cuando en la calle 37 entre 30 y 32 ocurrió la escena que cuenta como si la estuviera viviendo.

“No sé de donde salió, se le abalanzó a mi nieta y le mordió el brazo izquierdo, no la soltaba, no sabía qué hacer, grité pidiendo auxilio, nadie respondió y me bajé rápidamente.

Como pude agarré al perro con las dos manos, estaba fuerte, no podía lograr que la soltara, logré zafarlo pero giró y es cuando me mordió la mano derecha”, recordó.

Los dueños del perro no hicieron nada

A pesar de sus súplicas al dueño del perro que se encontraba viendo la escena, que ocurría frente a su vivienda, éste entró a su casa y no hizo nada, fueron dos jóvenes los que acudieron a ayudarla, golpearon la cabeza del perro con piedras y al fin la soltó. Su comadre salió de su casa, dijo que llevaría un machete para auxiliarla pero nunca regresó.

De esta manera, ya con el perro medio inconsciente, los jóvenes que la auxiliaron corretearon al animal y al conseguir más apoyo la llevaron junto con su nieta al hospital de Acanceh.

“En el hospital llegaron unos médicos que nos informaron que habían matado al perro para analizarlo por rabia, porque dos días antes mordió a su dueño. Me asusté mucho, pero me dijeron que nos pondrían el tratamiento de inmediato y estaríamos bien”, refirió.

En este momento el temor aún está presente, pero Lina prefiere pensar que lo que ocurrió es un mal recuerdo y que están bien, en total le aplicarán cinco vacunas completas, una cada cuatro días en el hospital de Acanceh.

En el pueblo las brigadas de la Secretaría de Salud del Estado (SSE) están activas, pasan casa por casa poniendo en marcha estrategias de control. Sin embargo, se han topado con la negativa de algunas personas, que a pesar de que sabe lo que ocurrió, en muchos casos ponen trabas para que vacunen a sus perros y les hagan pruebas para evitar la rabia.

Vigilancia sanitaria en Seyé

Tras la noticia del ataque de un perro con rabia en Seyé, el pasado martes 25 y que alertó a la población yucateca, el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán, Jorge Méndez Vales, indicó que a las personas que fueron agredidas se les realizó el procedimiento adecuado y se encuentran bien.
 
“Recibieron atención inmediata, se les aplicó el esquema de inmunización y por norma las instituciones reportamos a la Secretaría de Salud este evento, como cualquiera que ponga en riesgo a la comunidad y reconocemos la inmediata respuesta que se tuvo para desplegar el cerco sanitario y darle el seguimiento, la coordinación entre las instituciones está funcionando muy bien”, puntualizó.

Los pacientes afectados corresponden a dos mujeres y un hombre, a quienes se les suministró el esquema correspondiente de inmunoglobulina humana antirrábica, toxoide tetánico y el inicio de antibióticos.

Hace tres meses, el perro mató un zorrillo y desde el lunes dejó de comer y beber agua, y estaba amarrado

También se identificaron cuatro habitantes que fueron determinados como contactos por vivir en el domicilio del animal agresor, que ya han sido vacunados.

“Ninguna persona está hospitalizada, todos recibieron atención inmediata, curación e inmunización, que ese es el tratamiento y por supuesto seguimiento”, puntualizó.

El secretario estatal de Salud, Jorge Mendoza Mezquita, indicó que se han dado casos esporádicos de rabia en animales en años anteriores, lo que no se había dado es la agresión de un perro infectado a humanos. Sin embargo, ante la actuación inmediata de acuerdo con las normas vigentes la posibilidad de que puedan tener rabia es remota, porque ya se les está dando la medicación correcta.

Destacó que por eso es muy importante tener vacunadas a las mascotas, en este caso el perro no estaba vacunado, el último antígeno que se le aplicó fue en 2011. 

Se investigó que el can peleó con un zorrillo, animal que seguramente tenía rabia y se la transmitió, comenzó a presentar síntomas y posteriormente agredió a su dueño y a dos personas más.

El perro, conservado en hielo

El perro que agredió a pobladores del municipio de Seyé fue sacrificado, conservado en hielo de acuerdo con los protocolos, y la muestra obtenida se turnó al Laboratorio Central Regional de Mérida.

La muestra tomada a este animal resultó positiva a inmunofluorescencia directa; fue enviada al Instituto de Referencia Epidemiológica (Indre), instancia que deberá confirmar y tipificar antigénica y secuencialmente este material.

Al resultar positiva la prueba se integró una comisión con cinco médicos: dos del IMSS e igual número de la Jurisdicción Sanitaria No.1 y un trabajador de la Jurisdicción Sanitaria No.3. 

El operativo terminaría en unos 20 días, y hasta el momento han sido capturados 17 animales, 15 perros y dos gatos que estuvieron en contacto con el can enfermo, que están bajo vigilancia.

El perro peleó con una mofeta o zorrillo

  • El perro con 10 años de edad que carecía de la vacunación antirrábica vigente. Su última aplicación fue en 2011.
  • Hace tres meses, el can dio muerte a un zorrillo y desde el lunes dejó de comer y beber agua, estaba amarrado de acuerdo con datos recabados por las autoridades sanitarias.
  • El martes 25 el animal escapó. Al tratar de evitarlo, uno de sus propietarios fue agredido en el brazo.
  • Posteriormente el perro ingresó a varios domicilios causando heridas a dos personas más, y a otros siete perros. Las brigadas trabajan sobre 12 canes y un gato por contacto, además de otro felino que sufrió el ataque.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios