20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Recinto con sencillez para hablar con Dios

La construcción del templo se llevó a cabo sobre la principal pirámide del asentamiento maya que había en la zona.

El templo fue quemado a principios del siglo XX, pero la imagen de la 'patrona' no sufrió daño, ya que fue resguardada por un personaje misterioso. (José Acosta/ Milenio Novedades)
El templo fue quemado a principios del siglo XX, pero la imagen de la 'patrona' no sufrió daño, ya que fue resguardada por un personaje misterioso. (José Acosta/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Recinto con sencillez <i>para hablar con Dios</i>Compartir en Twiiter Recinto con sencillez <i>para hablar con Dios</i>

Ana Hernández/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- No existen datos precisos sobre su construcción, pero las características arquitectónicas de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción la relacionan con las edificaciones del siglo XVI.

Este recinto, con el paso de los años, ha sufrido diversos cambios y su techo ha sido reforzado de viguetas y fierro.

El templo es de mampostería de una sola nave con piso de ladrillo francés en regular estado y techo de vigas de fierro con viguetillas de madera. Tres puertas dan acceso al público.

Hasta principios de 1700 en la zona de Chuburná existía una humilde capilla de paja que fue mejorada al paso de los años. Los cambios más significativos se dan entre 1729 y 1733, cuando los frailes franciscanos lo dedican a Nuestra Señora de la Asunción, a la cual el Obispo Juan Ignacio Castorena y Usúa era muy devoto.

Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XVII, Antonio Alcalde y Barriga, 28o Obispo de Yucatán y Guadalajara, autoriza la construcción del templo sobre la principal pirámide del asentamiento maya que había en la zona; el recinto fue terminado a finales de 1789 y consagrado a Nuestra Señora de la Asunción el seis de agosto de 1790.

El presbítero Justo Ceballos Uc, quien está a cargo de la iglesia, explicó que la belleza de la construcción radica en la simplicidad propia de la época colonial, pues fueron hechas para ser lugares de encuentro con Dios.

Esta iglesia fue consagrada como parroquia en 1978 por Don Manuel Castro Ruiz, 38o. Obispo y tercer Arzobispo de Yucatán

El inmueble -dijo- refleja el momento de su construcción, ese sitio era el vivero de la capital yucateca; tiene mucha feligresía y ahora es parroquia a la cual pertenecen cinco iglesias.

La imagen central está dedicada a la patrona del templo, la cual es una pieza de madera tallada, tan antigua como la construcción, y fue hecha ex profeso para el lugar; se trata de una pieza de madera de 70 cm de altura, ha sido pintada a mano y tiene cabello sobrepuesto; se celebra en el tiempo de la Asunción el 15 de agosto, como en enero-febrero una segunda fiesta.

Otras imágenes que contiene son dedicadas a la Virgen de Guadalupe, la Asunción, Santa Filomena, San José, al Sagrado Corazón, las cuales ya estaban en la parroquia cuando se consagró el templo.

Con la entrada de Salvador Alvarado como gobernador en 1915 vino la persecución de la religión, la parroquia de Chuburná fue quemada junto con otros 15 templos, entre ellos la Catedral.

Ante las noticias de amenazas de destrucción de templos, se cuenta que un poblador sacó de noche la imagen de la Virgen y la escondió en una cueva donde ahora es la colonia Yucatán.

Ante la desaparición, el pueblo fue convocado en misa para sustituir la pieza; sin embargo, un misterioso personaje dio la noticia de tenerla resguarda y unos días después la devolvió y se colocó en el lugar donde actualmente permanece.

Al paso de los años quedan algunos edificios del siglo XIX, ya muy trasformados a principios del siglo XX, pero la parroquia sigue siendo el inmueble más emblemático y pieza fundamental de Chuburná, el mismo templo del siglo XVII que de manera sobria ve pasar el tiempo con la patrona siempre protegiendo a sus hijos. 

Personaje misterioso 

  • A principios del siglo XX el templo constaba aún con ventanales en los costados, cuya ubicación se puede definir si se observa con atención.
  • El templo fue quemado a principios del siglo XX, pero la imagen de la “patrona” no sufrió daño, ya que fue resguardada por un personaje misterioso.
  • En 1978 se realizaron los últimos trabajos de remodelación y el 16 de diciembre de ese mismo año la entonces capilla se separó de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.
  • Las campanas más antiguas de este templo tienen fecha de 1980 y se desconoce el paradero de las anteriores, aunque se sospecha que las originales fueron robadas durante la Revolución para fundirlas y hacer cañones. Las campanas actuales fueron colocadas por el Padre Jorge Oscar Herrera, en 2013.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios