24 de Septiembre de 2018

Yucatán

El Instituto Patria se dice libre de culpa

La institución educativa asegura que el Arzobispo no le ha comunicado la medida de desligarse del colegio.

El vocero de la Arquidiócesis de Yucatán, Pbro. Jorge Martínez, indicó que el caso del Instituto Patria no se trata de un enfrentamiento sino de una disposición del Arzobispo, que mediante un decreto establece la separación de la Iglesia de Yucatán de la institución. (Foto tomada de Internet)
El vocero de la Arquidiócesis de Yucatán, Pbro. Jorge Martínez, indicó que el caso del Instituto Patria no se trata de un enfrentamiento sino de una disposición del Arzobispo, que mediante un decreto establece la separación de la Iglesia de Yucatán de la institución. (Foto tomada de Internet)
Compartir en Facebook El Instituto Patria se dice libre de culpaCompartir en Twiiter El Instituto Patria se dice libre de culpa

Jorge Euán/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En respuesta a un comunicado leído el pasado domingo en las parroquias de María Inmaculada y Nuestra Señora del Líbano, en el cual la Arquidiócesis de Yucatán se deslinda del Instituto Patria, el colegio dio a conocer una carta en la que manifestó su extrañeza por la decisión del Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega, quien prohibió a sacerdotes y religiosos ejercer cualquier tipo de culto en ese plantel.

Ayer, a la redacción del MILENIO NOVEDADES llegó el comunicado del Instituto Patria, sin nombre de directivos, en el que señala su “extrañeza” sobre el texto que se leyó en las iglesias, “ya que jamás nos fue notificado al instituto y más nos sorprende que el Sr. Arzobispo Mons. Gustavo Rodríguez Vega haya pedido hacer públicos esos juicios sin haber tenido desde su llegada a Yucatán ningún tipo de acercamiento con el Instituto Patria para conocer la veracidad de los hechos, posiblemente haya sido mal informado de la historia del colegio”.

El texto precisa que el Instituto Patria “es una empresa privada e independiente que nunca recibió aportaciones económicas de la Arquidiócesis y nunca desde su inicio estuvo vinculada con ésta, como se les presentó en su momento al Arzobispo Mons. Manuel Castro Ruiz y al hoy Arzobispo Emérito Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzará, quien desde hace unos años empezó con su petición de que se le cediera la propiedad de los terrenos de la escuela sin tener para ello un motivo sólido que lo justificara”.

En cuanto al documento de la Iglesia, firmado por el Arzobispo, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, se establece que el Instituto Patria es una obra de la Arquidiócesis de Yucatán y que para la adquisición de los espacios y la construcción se conformó una asociación civil para cumplir con los requerimientos legales, pero ésta “se niega a poner en manos de la Arquidiócesis dicha obra”.

Al respecto, el vocero de la Arquidiócesis de Yucatán, Pbro. Jorge Martínez, informó que los directivos del Instituto Patria prescindieron de los servicios espirituales de la Iglesia porque se consideran una empresa privada.

Al referirse al comunicado que se leyó en las misas de María Inmaculada y Nuestra Señora del Líbano, señaló que la Arquidiócesis no ha emitido algún comunicado oficial al respecto, sino que se trató de un “aviso parroquial porque muchos feligreses de esas comunidades tienen a sus hijos en el Instituto Patria”.

Indicó que no se trata de un enfrentamiento sino de una disposición del Arzobispo, que mediante un decreto establece la separación de la Iglesia de Yucatán de la institución, finalizando su compromiso original de acompañamiento, enseñanza, asesoría y asistencia espiritual.

Comentó que la Iglesia, siempre impulsada por la caridad, está dispuesta y abierta al diálogo para escuchar a los directivos del Instituto Patria si ellos así lo desean y seguir brindando la guía y los servicios espirituales de la Arquidiócesis.

Indicó que la Iglesia Católica sólo busca que se corrijan las graves fallas en la administración del Instituto Patria, y que la propiedad sea cedida a la Arquidiócesis para cumplir con lo que sus fundadores acordaron; “sin embargo, la institución insiste en su negativa y afirma que se trata de una empresa privada”.

“Ya hice lo que me correspondía”

En reacción al decreto del Arzobispo de Yucatán Gustavo Rodríguez Vega sobre la separación de la Arquidiócesis del Instituto Patria, el Arzobispo emérito Emilio Carlos Berlie Belaunzarán  dijo que respeta la decisión y se limitó a explicar que no puede opinar al respecto porque está fuera de su periodo.  

Entrevistado en el Aeropuerto Internacional de Mérida, con motivo de su viaje a la Basílica de Guadalupe para participar en la Asamblea Plenaria de Obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano,  apenas si se detuvo para dar una breve respuesta sobre el caso.

“Yo ya hice lo que me correspondía. Yo no puedo opinar porque soy Arzobispo emérito, yo ya hice lo que me correspondió cuando fui el Arzobispo de Yucatán y en este momento respeto haga lo que haga el señor Arzobispo [Mons. Gustavo Rodríguez Vega]”, declaró.

Reconocen que el plantel libra un juicio de embargo

Por su parte, directivos del Instituto Patria confirmaron que desde finales de febrero de este año enfrentaban un juicio mercantil, el cual derivó en una orden de embargo, pero el proceso ya concluyó.

A raíz de este polémico caso, ayer se publicó en las diferentes redes sociales la notación de embargo con folio electrónico del predio, donde está asentada la institución educativa, con número 345795, a favor de Rafael José Ramos Delgado.

El juicio es promovido por Rafael José Ramos Delgado, quien obtuvo una orden de embargo contra el instituto por la cantidad de cuatro millones 780 mil 300 pesos y las demás prestaciones reclamadas.

Al respecto, la asociación civil del Instituto Patria recalcó que se llegó a un acuerdo de las partes y en un par de meses se liquidará el adeudo con lo que quedará concluido el juicio mercantil en su contra.

Como se informa en nota aparte el instituto envió un comunicado a los medios de comunicación fijando su postura frente a la decisión de la Arquidiócesis de Yucatán de separarse de la citada institución y prohíbe a los sacerdotes diocesanos y religiosos celebrar el culto en sus instalaciones; sin embargo, el comunicado no hace referencia a este litigio.

Comunicado del Instituto Patria

10 de noviembre de 2015

A la Comunidad Educativa del Instituto Patria y a la Opinión Pública:

Les enviamos el presente comunicado en respuesta al documento leído en dos iglesias el domingo pasado, con respecto al Instituto Patria.

Antes que nada, el Instituto Patria es una escuela que lleva 24 años impartiendo una educación integral a muchos niños y jóvenes; es una escuela que ha egresado a más de 20 generaciones a lo largo de su caminar educativo, lo que representa mil 300 jóvenes en la preparatorias y 10 generaciones que equivalen a 500 personas en la universidad, que hoy en día son gente de bien.

Se ha apoyado con más de 2 mil 400 becas a lo largo de estos 24 años a familias del instituto que lo han necesitado y así podemos enumerar las múltiples misiones del Instituto Patria, que durante 15 años también han apoyado a más de 20 comunidades del interior del Estado, llevando a cabo de igual forma primeras comuniones y confirmaciones, actividades que hoy en día, con mucha pena y de una forma inexplicable se verán interrumpidas por decisión de la Arquidiócesis de Yucatán.

Desde un inicio, la escuela ha sido avalada y sigue avalada por la Secretaría de Educación Pública y la Universidad Autónoma de Yucatán, contando con todos sus permisos y acuerdos. Esto es algo que les brinda y les garantiza a ustedes la formación académica de sus hijos.

Desde su concepción, fue creada con inspiración católica de manera personal por Mons. Alvaro García Aguilar, junto con un grupo de laicos que lo apoyaron. El Instituto Patria es una empresa privada e independiente que nunca recibió aportaciones económicas de la Arquidiócesis y nunca desde su inicio estuvo vinculada con ésta como se le presentó en su momento al entonces Arzobispo de Yucatán, Excmo. Don Manuel Castro Ruiz, y al hoy Arzobispo Emérito Don Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, quien desde hace unos años empezó con su petición de que se le cediera la propiedad de los terrenos de la escuela sin tener para ello un motivo sólido que lo justificara.

La misión del Instituto Patria busca en los alumnos una formación integral donde estén bien cimentados los valores. Es por eso que el Instituto Patria seguirá como hasta ahora lo ha hecho, fomentando e impartiendo los mismos valores que los niños y jóvenes necesitan para responder a las necesidades de nuestra sociedad actual.

Por otro lado, les externamos que al igual que a ustedes, nos causó mucha extrañeza, el comunicado que se leyó en las iglesias, ya que jamás nos fue notificado al instituto, y más nos sorprende que el Sr. Arzobispo, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, haya pedido hacer públicos esos juicios sin haber tenido desde su llegada a Yucatán ningún tipo de acercamiento con el instituto para conocer la veracidad de los hechos, posiblemente haya sido mal informado de la historia del colegio.

Nos pueden impedir el culto religioso en nuestras instalaciones pero no nos puedes privar de la enseñanza y del amor de Dios, ya que el verdadero amor de Dios está en todos lados aunque la Arquidiócesis quiera privar a nuestra comunidad de ello.
Dios dijo: “Donde dos o más personas se reúnan en mi nombre, Yo estaré en medio de ellas”.

De antemano les agradecemos sus múltiples muestras de apoyo, cariño, compromiso hacia el instituto, ya que éste lo formamos todos y somos una sola familia que busca el bienestar de cada uno de nuestros niños y jóvenes. Enviamos este escrito único como medio de información veraz para ustedes y sin la finalidad de hacer polémica sino únicamente de resolver todas sus dudas e inquietudes. Les reiteramos que las puertas del instituto están siempre abiertas para cualquier duda o aclaración.

“Madre María, mi amor en ti siempre confía”

“La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad”.

Atte. Instituto Patria

Comunicado de la Arquidiócesis de Yucatán

Comunicado del Sr. Arzobispo, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, para ser leído en la parroquia de María Inmaculada y en la Rectoría de Nuestra Señora del Líbano en las misas

8 de noviembre de 2015

Estimados feligreses:

Es de todos sabido que por  el impulso de nuestra Diócesis y coordinados por monseñor Álvaro García Aguilar, un grupo de muy distinguidos matrimonios católicos  de esta ciudad se dieron a la tarea de cumplir el sueño anhelado de contar con una institución  educativa que brindara a niños y jóvenes un espacio no sólo de información sino sobre todo de formación en el mayor grado de excelencia para desarrollar en ellos sus mejores capacidades, pero bajo las enseñanzas de nuestra santa madre Iglesia y los altísimos valores que los cristianos estamos obligados a preservar. 

La feligresía, particularmente de la parroquia de María Inmaculada de esta ciudad y no pocos bienhechores junto a sus impulsores, no escatimó recursos tanto materiales como de participación directa en esta iniciativa y al fin se pudo  contar con el Instituto Patria.

Todas las personas e instituciones, incluyendo el Gobierno del Estado, que fijó un precio preferencial al terreno para su venta que ocupa dicho instituto por tratarse de una obra educativa en manos de la Arquidiócesis de Yucatán, pusieron muchos granitos de arena para la adquisición de los espacios y construcción de hoy componen este centro educativo. Dadas las condiciones jurídicas de aquel momento se creó una asociación civil para cumplir con los requerimientos legales.

Algunos de los miembros de esta asociación civil hoy, cuando la ley lo permite, se niegan a poner en manos de la Arquidiócesis de Yucatán dicha obra, viciando de esta manera, la intención de todos los que contribuyeron con mucha generosidad a su creación.

Las muchísimas gestiones que tanto Monseñor Álvaro García Aguilar, su fundador y rector, como la Arquidiócesis de Yucatán, guiada por Monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, han hecho para motivar a algunos asociados que componen dicha asociación civil a corregir las graves fallas en la administración, que lo tienen al borde de perder los terrenos y las instalaciones, así como la reiterada petición a que dicha propiedad sea cedida a la Arquidiócesis -tal como fue la concebida por quienes la crearon- han fracasado.

La Iglesia de Yucatán quiere perpetuar la obra educativa del Instituto Patria y respetar la voluntad de los donantes, por lo cual respetuosa y reiteradamente por no pocos años ha insistido en este trámite de cesión dejando incluso en ellos la administración, y sólo ha encontrado una terca negativa aduciendo que es una empresa privada.

Por tanto, a partir de este momento decreto que la Arquidiócesis de Yucatán se separa total y absolutamente del Instituto Patria, finalizando su compromiso original de acompañamiento, enseñanza, asesoría y asistencia espiritual queda prohibido para cualquier sacerdote diocesano o religioso efectuar cualquier acto de culto en dicha institución o a favor de ella.

Por todo ello, rogamos a todos ustedes sus oraciones, ayuda y consejo par salvar a este querido instituto. 

+ Gustavo Rodríguez Vega,

Arzobispo de Yucatán

(Con información de Cecilia Ricárdez)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios