18 de Octubre de 2018

Yucatán

Una canción la enamoró como Nunca... se casó para siempre

Cuando era niña, Elena Fernández Moral escuchó el tema 'Nunca', una joya de la trova yucateca que la cautivo por siempre.

Imagen de Elena Fernández Moral, Presidenta del Museo de la Canción Yucateca A. C., a quien se le rendirá un homenaje en el marco del programa de 'Serenata Yucatán'. (Jorge Acosta/SIPSE)
Imagen de Elena Fernández Moral, Presidenta del Museo de la Canción Yucateca A. C., a quien se le rendirá un homenaje en el marco del programa de 'Serenata Yucatán'. (Jorge Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Una canción la enamoró como <i>Nunca</i>... se casó para siempreCompartir en Twiiter Una canción la enamoró como <i>Nunca</i>... se casó para siempre

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Nunca, tema escrito por Ricardo López Méndez y musicalizado por Guty Cárdenas, fue la primera canción yucateca  que escuchó Elena Fernández Moral, durante la proyección de una película en su natal España.  

Era una niña, no comprendía la letra, pero era consciente de la emoción que había despertado en su corazón, con los acordes de aquella joya de la trova yucateca. El destino le tenía trazada una ruta a tierra maya. 

Años después, en su juventud conoció a Luis Espinosa Alcalá, cantautor yucateco de quien se enamoró al mismo tiempo que su corazón quedó flechado por su música y por quien decidió hacer de México su patria. 

Elena actualmente es la Presidenta del Museo de la Canción Yucateca A. C. y desde  1967 es promotora cultural de la trova yucateca. Esta organización fue fundada por Rosario Cáceres Baqueiro de Manzanilla, nieta del compositor Cirilo Baqueiro Preve Chan-Cil.

Hoy, en el marco del programa de “Serenata Yucateca” de la Dirección de Cultura del Ayuntamiento del Estado, se le rendirá un homenaje y agradecimiento por su invaluable apoyo y compromiso con el patrimonio musical yucateco.

(Aquí, una versión de 'Nunca' en voz de Malena Durán, acompañada por Los Embajadores de Pepe Dorantes)

De España a Mérida, de corazón

Elena Fernández Moral (oriunda de León, España) adopta a la patria mexicana como propia en 1967 al contraer matrimonio con el compositor yucateco Luis Espinosa Alcalá. 

Pero su historia con la música se remite a su infancia y luego a su época universitaria, cuando conoció a su esposo por los viajes que hacía el artista a su tierra y dos años más tarde decidieron casarse. Su familia, aunque se negaba a desprenderse de ella porque dejaba su casa para viajar a otro continente, permitió que siguiera su corazón.

“Desde que me case, ésta  es mi patria, la nación mexicana es mi nación. En 1967 yo nací como yucateca”, expresó con la misma convicción que decidió venir a Yucatán.

Estudió la carrera de Comercio e Idiomas en el Instituto Mangold, en España, e hizo un diplomado  en lengua y literatura francesa, en Francia; una formación que, sin saberlo, sería una de las herramientas más útiles para su labor de promoción cultural.

Durante el periodo del alcalde Víctor Cervera Pacheco, su esposo Luis Espinosa Alcalá fue regidor de cultura y ella apoyó las misiones culturales con las comunidades francesas con las que se tenían que relacionar. 

Posteriormente, con el entonces presidente municipal Federico Granja Ricalde participó en el primer encuentro de las Méridas del Mundo, en España, en la organización del evento y más tarde con la gobernadora interina Dulce María Sauri apoyó el desarrollo del evento del Festival de las Tres Méridas, teniendo como sede la capital yucateca. 

“Siempre he colaborado con las autoridades, pero como civil, por mi compromiso con la cultura, porque viví con mi esposo la maravilla de la trova yucateca, me sumergí en ese mundo. En casa se reunía con amigos como Pastor Cervera, Coqui Navarro, Chispas Padrón, una persona simpatiquísima, iban tríos como Los Duentes, Los Tres Yucatecos, Los Condes y además como mi esposo tenía un estudio de grabación, con más razón desfilaban muchos artistas en casa”, recuerda sonriente.

El museo, mi casa

“Cuando entro al museo (de la canción yucateca) me siento en mi casa, veo los rostros de los óleos y miro amigos, gente con quien tuvimos historia, mujeres talentosísimas que conocí”, apuntó.

Desde que se creó la asociación ella formó parte de sus difusores, y considera como ángeles custodios de su trabajo a Rosario Cáceres Baqueiro de Manzanilla, nieta del compositor Cirilo Baqueiro Preve Chan-Cil, y Víctor Cervera Pacheco, la primera por ser fundadora y el segundo por ser el funcionario que cedió en comodato el edificio del Museo de la Canción Yucateca A. C., en el año 2000, para que dejara de ser itinerante y tuviera su propio santuario. Su viuda Mirna Hernández de Cervera es actualmente parte del consejo directivo. 

Recalcó que la asociación es sin fines de lucro, se sostiene a través de donativos y el apoyo de autoridades que procuran su operación y mantenimiento. 

“La música es como un bálsamo para cicatrizar heridas que todos de una forma u otra vamos teniendo en el transcurso de la vida, entonces cuando la música suena, algo pasa en el espíritu y esas armonías de la música toman contacto en nuestro interior, y al menos a mí me transforman y me hacen entender que todo es pasajero, estamos de paso y no vale la pena hacer mal a nadie y hacer todo lo mejor que nos sea posible”, reflexionó. 

Altruismo 

Madre de cinco hijos, ha conjugado su trabajo de promoción cultural con el altruista, se ha destacado por sus actividades y obras sociales como integrante del voluntariado de la Cruz Mexicana, en la directiva del albergue Vida Humana Integral (para la atención a afectados de VIH), como presidenta del comité de damas de la Casa de España en Mérida  y coordinadora del equipo de liturgia de la iglesia de San Jorge de Mérida.  

También formó parte del patronato de la Casa Hogar “Luisa María Clark”. 

Asignatura pendiente

Elena Fernández dijo que su compromiso con la promoción de la música está pactado hasta el último de sus días, pero antes quiere resolver una asignatura pendiente que le prometió en vida a su querido Luis Espinosa Alcalá: compilar toda su obra, recuperar cintas para convertirlas en formatos digitales, escanear sus cartas, postales, rescatar su poesía, fotografías y ordenar todo para que este acervo forme parte del patrimonio. 

“Cuando me toque reunirme con mi esposo quiero que pongan música, una de sus canciones que más me gustan: ‘A la peregrina’, una de las menos conocidas pero con una letra muy emotiva”, concluyó.

Perfil y trayectoria
  • Elena Fernández Moral nació el 3 de julio en León, España.
  • Como constante promotora del patrimonio cultural musical yucateco, desde 2011 forma parte del Consejo Directivo del Museo de la Canción Yucateca, Asociación Civil, como Prosecretaria. 
  • Dos años más tarde ocupa la presidencia y es reelecta para el período 2015-2017.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios