20 de Octubre de 2018

Yucatán

'Santa Claus: no quiero regalos; quiero ser una niña normal'

Regina Ferrari de Camacho cuenta que antes de su diagnóstico, a los 38 años, fue suspendida de 13 colegios por problemas de conducta.

Regina Ferrari narró su historia de lucha y superación por padecer TDAH. (Milenio Novedades)
Regina Ferrari narró su historia de lucha y superación por padecer TDAH. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Santa Claus: no quiero regalos; quiero ser una niña normal'Compartir en Twiiter 'Santa Claus: no quiero regalos; quiero ser una niña normal'

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- “Fui diagnosticada con Trastorno por Déficit de Atención muy grande a los 38 años; esto causó que en mi vida tuviera muchos problemas de tipo académico y familiar; desafortunadamente al ser una discapacidad invisible nadie me creía todo lo que me pasaba”, recuerda Regina Ferrari de Camacho.

Esta mujer, quien es la fundadora y presidenta de la Sociedad Mexicana de Déficit de Atención e Hiperactividad (Smdah), fue suspendida de 13 colegios por problemas de conducta y aprendizaje.

“Nadie me creía que se me olvidaban las cosas, que te acuerdas de unas, pero no de todas; todo esto propició una serie de problemas importantes en mi vida; posteriormente me casé, tuve hijas y debí construir muchas estrategias para solventar y solucionar problemas como, por ejemplo, el atender a mis niñas y que no se me olvidaran las cosas”, apuntó.

Mencionó que quería estudiar pedagogía como carrera; sin embargo, cuando iba en el séptimo trimestre de la universidad, de repente se dio cuenta que estaba en Psicología, cosas de esa naturaleza le pasaron muchas veces.

Comentó que es un problema crónico, para toda la vida, donde la inatención, impulsividad e hiperactividad son los tres síntomas más importantes, por lo que es importante que los padres estén al pendiente de lo que sucede con sus hijos.

“Debemos estar al pendiente de lo que sucede con nuestros hijos, porque no existen los niños flojos, necesitamos saber la razón por la cual no está aprendiendo o tiene una mala actitud hacia el aprendizaje, porque el pequeño es curioso, quiere aprender, desarrollarse y crecer; cuando eso no está sucediendo es importante que sus padres lo lleven a hacer un diagnóstico y no lo juzguen”, apuntó.

Asimismo, consideró importante hacer un buen diagnóstico, diferencial e integral; no se trata de llevarlo con el neurólogo y que le den un medicamento, “ya que esto sólo es una más de la ayuda que requiere; es necesario llevarlo al neuropediatra y psiquiatra infantil”.

“Una de las cosas que dicen los papás es que tienen que invertir, que es costoso, y puede ser, pero esto le dará calidad de vida muy diferente a si no hacen nada por ellos, ya que no existirá un control y desafortunadamente estos chicos no suelen caer en cosas adecuadas”, subrayó.

La especialista en Trastorno de Aprendizaje (TA) compartió algunos fragmentos de la “Carta de una niña con TDAH a Santa Claus”, que forma parte de su testimonio de vida y a través de la cual puede llegar a muchas personas para que los niños sean felices.

“Yo soy Regina, tengo cuatro hermanos, todos más chicos que yo.

Sé que eres el encargado de premiar a los niños que se portan bien, que estudian y que obedecen a sus papás y a sus maestros. Pero, eso no me pasa a mí.

Casi siempre estoy castigada, porque me saco muy malas calificaciones. Las maestras me dicen que soy muy floja, pero eso no es cierto y yo creo que tú lo sabes, pero nadie más me cree. 

No quiero pedirte juguetes, pero quiero pedirte que me enseñes con tu magia a hacer bien las cosas, a que mi maestra me felicite y que mis papás se sientan muy orgullosos de mí.

Mi querido Santa, sólo quiero ser feliz, muy, muy feliz, así como yo veo a mis hermanos y a mis amigos de la escuela, quiero ser como los demás”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios